Teorías sobre el estrés
El estrés es un concepto frecuentemente asociado con la salud que no tiene una definición sólida y por eso se entiende por medio de diferentes teoría
facultad de psicología · psicología clínica y de la salud
jue. 25 de mar. 2021
0

La respuesta de un individuo frente a un factor externo estresante puede ser interpretado por la mente humana de diferentes maneras. De esta reacción espontánea dependen varios componentes biopsicosociales que pueden ser explicados desde la psicología general enfocada en el estudio del comportamiento de los seres humanos.

El estrés es un concepto frecuentemente asociado con la salud. Sin embargo, al igual que el propio concepto de salud, no hay una única definición que satisfaga todas las perspectivas. Por este motivo, existen tres formas posibles de entender el estrés: como estímulo, como respuesta y como interacción.

Teorías basadas en el estímulo

El estrés se concibe como estresor. Es decir, un estímulo que genera determinadas demandas en el individuo. Por lo tanto, desde esta perspectiva, el estrés se ubica fuera del individuo y las situaciones son en sí mismas estresantes en función de sus características. Existen algunas características estimulares que pueden hacer que determinadas situaciones sean normalmente más estresantes que otras: mientras más intenso sea el estresor y más tiempo esté expuesta la persona a él, mayor será su respuesta.

De acuerdo con el origen del estímulo, existen diferentes tipos de estresores:

  • Ambientales: estímulos físicamente perceptibles del entorno como la temperatura (temperaturas muy altas o muy bajas), el ruido, la iluminación o el hacimiento. Pueden tener un impacto sobre la salud de los individuos, incluso aunque estos no sean conscientes.
  • Suceso vital estresante: eventos en los que se produce un cambio en la vida del sujeto, quien debe hacer algo para reajustarse a la nueva situación y seguir viviendo. Suelen tener menor ocurrencia. Pueden ser positivos (casarse, comenzar un nuevo trabajo) o negativos (divorciarse, perder el trabajo). También pueden ser estresantes en la medida en que genera una sensación de incertidumbre o vulnerabilidad.
  • Cotidiano: también conocidos como microestresores, son pequeñas molestias del día a día (coger un atasco, perder el autobús, entre otros). Son estresores psicosociales que ocurren con mayor frecuencia y por ello su influencia sobre la salud es mayor.
  • Excepcionales: hacen referencia a crisis o catástrofes. Tienen un carácter inesperado e impredecible y están completamente fuera del control del individuo. Este tipo de estresores incluye desastres naturales y violencia interpersonal de gran intensidad.

Teorías basadas en la respuesta

El estrés se concibe como Síndrome General de Adaptación. Es decir, un conjunto de reacciones fisiológicas del organismo que se producen ante un estímulo estresante. Su fin es restablecer el equilibrio perdido o adaptarse a la situación. En este sentido, la respuesta de estrés es generalizada (afecta a todo el organismo) e inespecífica (no es característica de ningún estímulo concreto). Se puede dividir en tres fases:

  1. Alarma: se produce inmediatamente después de que el organismo percibe el estresor o la amenaza. Se trata de una reacción rápida y su función es movilizar los recursos del cuerpo para afrontar y superar la situación. Comienza con la activación del sistema nervioso simpático. También se libera adrenalina y noradrenalina, encargadas de dotar al organismo para enfrentarse a la situación o escapar de ella (respuesta de lucha-huida). Si pasado un tiempo se pone fin a la situación estresante, el organismo vuelve a la normalidad.
  2. Resistencia: se produce cuando la situación estresante permanece o es muy recurrente, a pesar de los esfuerzos del organismo por luchar contra ella o escapar. En esta fase, el cuerpo intenta adaptarse al estresor, por lo que la activación sigue siendo más alta de lo normal, pero inferior a la de la fase de alarma. El organismo va adquiriendo resistencia al estímulo o agente al que se está intentado adaptar, pero en contrapartida, dispone de menos recursos para adaptarse a nuevos estresores que puedan surgir.
  3. Agotamiento: se produce cuando la situación estresante permanece o es muy recurrente. Reaparecen síntomas característicos de la reacción de alarma y si el estrés continúa, la aparición de una enfermedad o problema de salud es probable. Incluso la muerte en casos extremos.

Teorías basadas en la interacción

El estrés se concibe como la relación entre el estímulo estresante y la respuesta dada por un individuo. Estas teorías reconocen que hay situaciones que son estresantes en sí mismas pero, al mismo tiempo, se considera que el grado de estrés experimentado por un individuo depende no solo de las características de la situación, sino también de sus características personales (diferencias individuales).

Se pone el foco, por tanto, en la interacción entre las características del estímulo y las del individuo. Se proponen mecanismos intermedios entre el estímulo y la respuesta (variables mediadoras) para explicar por qué diferentes personas experimentan distintos grados de estrés ante una misma situación estimular. Se plantea la valoración cognitiva como mediador entre estímulo y la respuesta de estres por medio de tres fases:

  1. Valoración primaria: surge en el momento en que el sujeto entra en contacto con el estresor y se produce una primera evaluación de las demandas que le plantea la situación. La persona puede considerar dicha situación como benigna-positiva, estresante o irrelevante.
  2. Valoración secundaria: el sujeto considera en qué medida tiene los recursos suficientes para responder a las demandas de la situación estresante y enfrentarse a ella. La fuerza y el contenido de la reacción emocional dependen de en qué medida considera el sujeto que la situación es amenazante y si tiene o no los recursos necesarios.
  3. Reevaluación: es un ajuste de las valoraciones previas con base en nueva información del ambiente. De este modo, lo que inicialmente se había interpretado como una situación benigna, posteriormente puede evaluarse como estresante o viceversa.

Modelo procesual del estrés

Pretende explicar el estrés considerando un gran abanico de factores implicados que interaccionan constantemente entre sí en un proceso dinámico. De este modo, incluye la evaluación cognitiva como uno de los factores determinantes de la respuesta de estrés, pero también incorpora otros componentes:

  • Demandas psicosociales: son los agentes externos causantes del estrés. Pueden ser sucesos vitales, estresores cotidianos y estresores excepcionales. El aspecto diferencial en este modelo es que considera que la cantidad y el tipo de demandas sociales que una persona puede tener está influida por sus características personales y estatus socioeconómico.
  • Evaluación cognitiva: valoración que realiza el individuo sobre las demandas psicosociales (daño/pérdida, amenaza o desafío) y sobre su capacidad para hacerles frente. Representa un mediador entre las demandas y la respuesta de estrés. En este modelo, la interpretación de la situación se ve influida por las demandas psicosociales y las características personales del individuo.
  • Respuesta de estrés: reacciones fisiológicas (activación del sistema simpático, liberación de catecolaminas y cortisol), emocionales (ansiedad, depresión, entusiasmo) y conductuales a una situación estresante. Estas respuestas se ven influidas por la evaluación cognitiva, pero también por las características personales y factores sociales (como el apoyo social o el nivel socioeconómico).
  • Afrontamiento (coping): esfuerzos conductuales y cognitivos que emplea el sujeto para hacer frente a las demandas externas y al estado emocional desagradable asociado. Las acciones de afrontamiento que se pueden llevar a cabo tienen que ver con las propias demandas externas, la evaluación cognitiva que se haga de ellas y las características personales del individuo. Dentro de estas últimas, se pueden mencionar los estilos de afrontamiento, que son disposiciones a afrontar situaciones estresantes de una determinada manera.
  • Características personales: relativamente estables en el individuo y diferencian a los individuos entre sí como los rasgos de personalidad, estilos de afrontamiento, autoestima, factores hereditarios, entre otros. Influyen en el tipo de demandas psicosociales con las que se encuentra un individuo, su evaluación cognitiva y en las estrategias de afrontamiento que se ponen en marcha.
  • Características sociales: incluye el apoyo social y el tamaño de la red. Estas características tienen una influencia directa sobre el estatus de salud de los individuos, al tiempo que modulan el impacto del estrés sobre la salud. Es importante resaltar que importa más el apoyo social percibido que el que efectivamente puede recibir un sujeto.
  • Estatus de salud: es la última fase del modelo procesual del estrés y resultado de la interacción de las fases anteriores. Se ve directamente influida por las respuestas de estrés que la persona tiene y por las características sociales a las que está expuesto.

Factores psicosociales en el estrés

Los prestigiosos programas de TECH Universidad Tecnológica están dirigidos a lograr consolidar los conocimientos y desarrollar las técnicas que se emplean en el ámbito de la Psicología.

Con la realización del Máster en Intervención Psicológica en los Trastornos de Personalidad y Psicosis y el Máster en Investigación en Psicología estarás preparado para realizar evaluaciones e intervenciones efectivas, en aspectos del comportamiento y la actividad de las personas, que influyen en la promoción y mejora de su estado general de salud.

Aprovecha también la oportunidad de estudiar el Máster en Psicología General Sanitaria y especialízate en un área de alta demanda, a través de este programa académico, de la mano de la última tecnología educativa 100% online.  

Artículos relacionados

1 /

Compartir