El concepto de vejez en la historia
Es importante comprender los ires y venires del papel de la vejez en la sociedad desde la edad media hasta el siglo XX, ya que ello nos permite comprender al anciano hoy.
facultad de psicología · geriatría para psicología
lun. 06 de jun. 2022
0

El concepto de vejez ha variado a lo largo de la historia. En algunas épocas ha tenido gran importancia y en otras ha tenido poca. Es importante comprender los ires y venires del papel del anciano en la sociedad, ya que hoy más que nunca necesita de un acompañamiento profesional. En este artículo daremos un repaso de este concepto en la historia reciente.

Concepto de vejez en la edad media

En la edad media, la fuerza física era esencial para combatir en la guerra. Por ello, la vida de los ancianos no valía nada, ya que estos no pueden luchar. Juventud, en esta época histórica, es sinónimo de tener fuerza física, y se es viejo cuando comienza su debilidad. Por lo tanto, no es tanto la edad lo que define la juventud o la vejez, aunque hacia los cuarenta años las fuerzas ya no eran las mismas.

Si se tienen en cuenta las dificultades de ese momento para mantener una buena nutrición, no estar en campo abierto, protegerse de las enfermedades etc., los ancianos no eran muy numerosos. En el único sitio donde se puede llegar a anciano con más probabilidad es en la Iglesia, ya que no combate en la guerra, ni tiene que estar en trabajos muy duros. Están bien alimentados, por lo que hay muchos monjes y obispos que alcanzan edades avanzadas.

Los viejos en este contexto solo pueden sobrevivir si la familia lo mantiene. Sera más allá del siglo VI cuando ancianos ricos se iban a los monasterios a retirarse y a que fueran cuidados a cambio de sus fortunas, sería la primera versión de una residencia de mayores.

Concepto de vejez entre el s. XI y el renacimiento

Se tiene que ir hasta el siglo XI para poder encontrar un contexto distinto para los viejos. En esta época la guerra no es ya lo fundamental, ahora lo que realmente importa es el comercio. Ya hay ciudades grandes que van conformado una mayoría de personas que viven en lugares más aceptables, y comen todos los días varias veces. Será el principio de lo que se denominó burguesía. El mejor proyecto para el viejo es el comercio, ya que es capaz de acumular riquezas y tener mayor posibilidad de sobrevivir.

En este momento histórico el poder suele estar en los ancianos, bien por recibir acreditaciones como nobles o bien por ser grandes comerciantes. Las epidemias mataron a muchos jóvenes y niños, siendo el desequilibrio demográfico en este momento histórico a favor de los mayores. Esta mayor proporción de viejos produce un cambio de la mentalidad social. Ahora la sociedad se agrupaba en familias muy amplias donde había varios componentes de otras familias que habían sufrido la muerte de muchos de sus miembros por dichas epidemias.

Curiosamente el viejo conecta varias generaciones, ya que como no había pruebas escritas para saber si una tierra pertenecía a uno u otro, el viejo podía testificar y hacer de notario de a quien pertenecía la hacienda. La Iglesia encuentra en el anciano a la autoridad moral, por lo que los considera muy útiles para parar el fervor de los jóvenes. Los casamientos entre hombres ancianos y mujeres jóvenes fueron muy habituales, ya que había pocas mujeres, por morir al parir o por las epidemias. Y si al principio de la edad media los artistas solo colocaban al viejo como un escenario ruin, hacia el siglo XV era normal que se les retrataran ya que hacían labores de mecenazgo con los artistas del momento.

Concepto de vejez en el renacimiento

Con el renacimiento de nuevo el culto a la juventud resalta nuevamente, siendo la vejez una especie de preámbulo de la muerte y de la decadencia. Se intenta no obstante prolongar la juventud a través de los descubrimientos del momento de la medicina, la alquimia e incluso la magia. Erasmo, por ejemplo, hace una crítica despiadada a la vejez en su obra “El elogio de la locura”. Así, se encuentran novelas como “El lazarillo de Tormes”, donde se describe una gélida critica al mayor que le hace pasar las de Caín al pequeño lazarillo. Está presente en Luis Vives, o en Tomás Moro una gran defensa del mayor y de su dignidad y sabiduría.

La mujer para esta época esta exaltada, pero siempre que sea joven. En cuanto envejece, esta es el símbolo de la fealdad y del desprecio. En la época, de alguna manera la pregunta era si el reconocimiento y el respeto eran por la capacidad económica del anciano o por una emoción de cariño hacia él. Al igual que al final de la Edad Media, el comercio prolifera y se concede al anciano mayor valor que en los siglos anteriores. De hecho, Corneille dibuja ancianos como hombres con todos los sentimientos expresados y que la edad no les apaga.

Entre la burguesía en auge, enriquecida por el comercio, se reconoció la autoridad de las personas de edad, más cuanto más se acercan a la revolución industrial y financiera del inicio del capitalismo, que junto con el despotismo ilustrado se fue anclando en la sociedad la beneficencia. En esta época industrial de nuevo la edad significa no ser mano de obra rentable, y se les quita a los campesinos mano de obra para las empresas industriales volviéndose a un periodo no muy positivo para la tercera edad.

Concepto de vejez en los siglos XIX y XX

En el siglo XIX y, sobre todo, en el XX, la vejez es tratada con realismo. Suceden cambios sociales en los que aquel que era empresario podía salir adelante, pero quien había sido campesino o mano de obra y no tenía ahorros lo pasaba realmente mal. De nuevo, los avances tanto técnicos como científicos del siglo XX van colocando al anciano en un lugar de protección ya que comienzan los primeros derechos reconocidos como es la jubilación.

El cambio ideológico, muy determinado por los movimientos sindicales, alcanzó una buena representación. Ser longevo en las sociedades demócratas comienza a ser importante ya que es un voto tan cualificado como el del joven. Se crean leyes y normativas que ayudan al anciano y se comienza a tener en cuenta la vejez como algo que pasará en unos años, y por lo tanto todos tienen que pasar por ella.

Esta jubilación a veces produce desordenes psicológicos en esta época, en la que el jubilado ya representa una parte de la sociedad que gasta mucho y da poco a la sociedad. La tecnología hace que el conocimiento del mayor no sea tan necesario, ya que lo importante es la competitividad y la producción. Y para conseguir esa adaptación necesitan una permanente evolución en tecnología, ya que es dicha tecnología la que realiza el avance, y no tanto el ser humano.

Vejez en el siglo XXI

Las rápidas transformaciones tecnológicas y culturales, junto con fenómenos como el aumento en la esperanza de vida, han dejado a la población anciana en unas condiciones muy desfavorables para su bienestar psicológico. Es por ello que cada vez cobra mayor importancia el papel del psicólogo geriátrico, para dar un acompañamiento integral en sus vidas y lograr mejorías en la salud. Si tienes interés en aprender las últimas novedades en este campo, en TECH Universidad Tecnológica tenemos para ti el Máster en Psicogeriatría: un programa completo, exhaustivo y multidimensional.

En la universidad más grande del mundo te ofrecemos programas similares que pueden interesarte. Es el caso del Máster en Psicooncología, dirigido especialmente al tratamiento óptimo de pacientes oncológicos, y el Máster en Psicofarmacología para Psicólogos, que integra los conocimientos en farmacéutica en su quehacer para mejorar la salud biopsicosocial del paciente.

Artículos relacionados

1 /

Compartir