Conceptos básicos en adicciones
La divulgación de los conceptos básicos en adicciones tiene como objetivo definir de forma clara y concisa los procesos más frecuentes.
facultad de psicología · adicciones
vie. 18 de jun. 2021
0

Con el fin de familiarizar a los especialistas en el tratamiento de las adicciones, la divulgación de su vocabulario habitual tiene como objetivo definir de forma clara y concisa los procesos más frecuentes en este ámbito. De esta manera nos aseguramos de que las personas sepan la diferencia entre cada uno de los conceptos básicos que encierran esta disciplina.

Uso

Por uso se entiende simplemente el consumo. Es la utilización de una sustancia sin que existan repercusiones médicas, sociales, familiares, personales, etc. Se estará hablando en estos casos de consumos aislados, ocasionales, en forma de episodios que no causan tolerancia ni dependencia.

Hábito

Por hábito se entiende la existencia de una costumbre de consumir una sustancia. Existe un deseo de consumo, pero no se experimenta una necesidad impulsiva y una compulsión a consumir. No hay, por tanto, una tendencia que lleve al aumento de dosis. Tampoco se experimentan síntomas físicos o psicológicos si no se obtiene la sustancia.

Abuso

Se entiende como aquel consumo que daña o amenaza la salud física, mental o social de la persona. Es, por tanto, un uso inadecuado por la cantidad, la frecuencia o finalidad del consumo. El abuso se da en los casos en que el uso de la sustancia no está autorizada legalmente. Presenta un uso peligroso por el riesgo orgánico que entraña su consumo o se consume de forma inadecuada (pueden ser sustancias autorizadas). Esto conlleva a un uso dañino por la situación evolutiva o vital de la persona que consume (niños-as, ancianos). O bien porque el uso provoca una disfunción que altera el funcionamiento personal.

Trastorno

El diagnóstico de trastorno por consumo de sustancias se basa en un patrón patológico de comportamientos relacionados con el consumo de sustancias en el caso del DSM-V. El criterio A de dicho manual engloba al grupo de criterios que se refieren al control deficitario, al deterioro social, al consumo de riesgo y a los farmacológicos.

Control deficitario

El control deficitario sobre el consumo de la sustancia supone el consumo de grandes cantidades de sustancia o durante un tiempo muy prolongado, la expresión de deseos insistentes de dejar o de regular su consumo y de la realización de múltiples esfuerzos fallidos por disminuir o abandonar éste. Además, la suma del tiempo invertido en la consecución de la sustancia, su consumo y su recuperación es amplio. Puede que gran parte de las actividades diarias de la persona giren en torno a la sustancia. Existe un deseo intenso de consumo sentido como un ansia y una urgencia en cualquier momento. Es más probable en los lugares y con personas con los que ya ha consumido en otras ocasiones.

Deterioro social

Respecto al deterioro social, se observa que el consumo repetido puede conducir al incumplimiento de los deberes fundamentales en los ámbitos académico, laboral o doméstico. La persona consume a pesar de tener problemas recurrentes o persistentes de tipo social o interpersonal. De esta manera reduce o abandona importantes actividades sociales, ocupacionales o recreativas por causa del consumo. Puede descuidar o abandonar las actividades familiares y sus aficiones.

Consumo de riesgo

En cuanto al consumo de riesgo de la sustancia, se da incluso en aquellas situaciones en las que puede darse un riesgo físico: aunque sepa que padece un problema físico o psicológico, fracasa en evitar el consumo a pesar de las consecuencias que puede padecer.

Dependencia física

La dependencia física o neuroadaptación es la necesidad de mantener unos determinados niveles de sustancia en el organismo. Los dos componentes básicos de este tipo de dependencia son la tolerancia y la abstinencia.

Dependencia psicológica

La dependencia psicológica es el deseo irresistible (estado de ansia o anhelo -craving-) de consumir para obtener los efectos placenteros, evasivos y agradables. También busca evitar el malestar que se siente por la falta de consumo. La dependencia psicológica es compleja, se instaura rápidamente y resulta altamente dificultoso salir de ella debido a multitud de factores: educativos, ambientales, sociales, motivacionales. Se denomina también dependencia conductual. Existen dos tipos de abstinencia relacionados con la dependencia psicológica:

  • El síndrome de abstinencia tardío, que aparece a los pocos días o semanas de haber abandonado la sustancia. Ocurre después de un síndrome de abstinencia agudo o siendo sustituido el agudo por éste más tardío. Son un conjunto de síntomas que vienen originados porque se da una mala regulación del sistema neurovegetativo y de las funciones psíquicas básicas. Este síndrome hace recordar cada día al adicto la sustancia, intensificándose el anhelo y existiendo un riesgo de recaída.
  • Por otra parte, el síndrome de abstinencia condicionado es la aparición de la sintomatología típica de un síndrome de abstinencia agudo después de meses o años sin consumir. El cuadro vuelve a desencadenarse por la exposición a estímulos donde aparecía el consumo o parecidos a ellos.

Dependencia social

Está vinculada al consumo de una sustancia como señal de pertenencia a un grupo social que ofrece al individuo un elemento de identidad social. El abandono de la sustancia origina una crisis de relación que potencialmente puede provocar el reinicio del consumo.

Policonsumo

Este concepto se refiere al consumo de varias sustancias por una persona. El policonsumo se manifiesta de dos formas diferentes:

  1. El uso regular de varias drogas de forma cotidiana.
  2. El consumo de varias sustancias en un mismo momento.

En ambos casos se habla de policonsumo. En general se puede decir que el policonsumo es más habitual de lo que se puede pensar siendo, por ejemplo, el alcohol y el tabaco una de las “parejas” más frecuentes de consumo.

Tratamiento de las adicciones

En la actualidad, la facilidad de acceso a diferentes productos adictivos producen un aumento enorme en la tasa de personas que presentan patologías psicológicas debido a la dependencia que generan estas sustancias o actividades.

Desde las diferentes facultades académicas de TECH Universidad Tecnológica se han creado cursos enfocados en el tratamiento y la prevención de dichos comportamientos problemáticos. Este es el caso del Máster en Psicología de la Salud Comunitaria e Intervención Social, o el Máster en Psicopedagogía Social y Laboral para Psicólogos.

Por otro lado, el Máster en el Tratamiento Cognitivo-Conductual de las Adicciones funciona como la intervención psicológica perfecta para el tratamiento de los pacientes que presenten complicaciones a la hora de abandonar alguna sustancia o actividad adictiva.

Artículos relacionados

1 /

Compartir