La encuesta
La encuesta hace parte de las diversas herramientas con las que cuenta el entrevistador para obtener información, cuantificarla y analizarla.
facultad de periodismo y comunicación · investigación en comunicación
mar. 15 de jun. 2021
0

En la actualidad, la encuesta es una de las modalidades más utilizadas por las empresas de mercadeo y los institutos de opinión que auscultan o sondean las tendencias consumistas o las opiniones políticas de la población. La encuesta es también una herramienta que de acuerdo con los propósitos perseguidos se complica cada vez más. Permanentemente existen polémicas y controversias en torno a la credibilidad y validez de estos procedimientos como intérpretes de la opinión pública.

El mismo carácter masivo de esta técnica, además del hecho de constituirse en la fórmula por antonomasia del muestreo, ha producido discusiones en torno a la confiabilidad de sus datos e información cuantitativa en relación con un problema eminentemente cualitativo como lo es la opinión pública. De acuerdo con Garza (1988)* la investigación por encuesta “… se caracteriza por la recopilación de testimonios, orales o escritos, provocados y dirigidos con el propósito de averiguar hechos, opiniones, actitudes, …” (p. 183).

Para Baker (1997)** la investigación por encuesta es un método de colección de datos en los cuales se definen específicamente grupos de individuos que dan respuesta a un número de preguntas específicas. ¿Qué es realmente una encuesta? Para algunos investigadores no es otra cosa que la recolección sistemática de datos en una población o en una muestra de la población, mediante el uso de entrevistas personales y otros instrumentos para obtener datos.

Habitualmente a este tipo de estudio se le denomina así cuando se ocupa de grupos numerosos y dispersos de personas. Para otros, la encuesta es solo una pluralidad de técnicas que se utilizan a nivel masivo. En la práctica es una observación, entrevista personal o la aplicación de un cuestionario en una población numerosa y dispersa.

La encuesta como herramienta

Como instrumento, la encuesta no es un método específico de ninguna disciplina de las ciencias sociales y en general se aplica en forma amplia a problemas de muchos campos. Esta capacidad de múltiple aplicación y su gran alcance, hace de la encuesta una técnica de gran utilidad en cualquier tipo investigación que exija o requiera el flujo informativo de amplio sector de la población.

O sea, que las encuestas dependen del contacto directo que se tiene con todas aquellas personas, o con una muestra de ellas, cuyas características, conductas o actitudes son significativas para una investigación específica. La encuesta se usa principalmente cuando la información requerida no puede obtenerse sino a través de la consulta masiva.

La encuesta es una búsqueda sistemática de información, en la que el investigador pregunta a los investigados sobre los datos que desea obtener y posteriormente reúne estos datos individuales para obtener durante la evaluación datos agregados. Con la encuesta se trata de “obtener, de manera sistemática y ordenada, información sobre las variables que intervienen en una investigación y esto sobre una población o muestra determinada.

Esta información hace referencia a lo que las personas son, hacen, piensan, opinan, sienten, esperan, desean, quieren u odian, aprueban o desaprueban, o los motivos de sus actos, opiniones y actitudes”. (Visauta, 1989: 259*). A diferencia del resto de técnicas de entrevista la particularidad de la encuesta es que realiza a todos los entrevistados las mismas preguntas, en el mismo orden y en una situación social similar; de modo que las diferencias localizadas son atribuibles a las diferencias entre las personas entrevistadas.

Clasificación de las encuestas

Sin embargo, la clasificación de los tipos de encuestas no termina con la temática de la investigación, ni tan siquiera con la disciplina en la que se enmarca la encuesta. Las publicaciones especializadas sobre el tema suelen distinguir las encuestas según los fines científicos, atendiendo a su contenido (encuestas referidas a hechos, a opiniones y actitudes, motivaciones o sentimientos), al procedimiento de administración del cuestionario (entrevista personal, telefónica y autorrellenada) y a la dimensión temporal de los fenómenos analizados: si analizan uno o varios momentos temporales (encuestas transversales y longitudinales respectivamente).

Las encuestas que analizan varios momentos temporales pueden volver a clasificarse según el momento temporal referido (presente o pasado) y según el diseño de la investigación (Visauta, 1989). Otros expertos clasifican las encuestas atendiendo a los fines específicos de la investigación, el procedimiento de administración del cuestionario, al contenido del mismo, y atendiendo a su finalidad (Balcells, 1994: 194**).

Características

Según García Ferrando (1993*) las principales características de la encuesta son:

  1. La información se obtiene mediante una observación indirecta de los hechos, a través de las manifestaciones realizadas por los encuestados, por lo que cabe la posibilidad de que la información obtenida no siempre refleje la realidad.
  2. La encuesta permite aplicaciones masivas, que mediante técnicas de muestreo adecuadas pueden hacer extensivos los resultados a comunidades enteras.
  3. El interés del investigador no es el sujeto concreto que contesta el cuestionario, sino la población a la que pertenece; de ahí, como se ha mencionado, la necesidad de utilizar técnicas de muestreo apropiadas.
  4. Permite la obtención de datos sobre una gran variedad de temas.
  5. La información se recoge de modo estandarizado mediante un cuestionario (instrucciones iguales para todos los sujetos, idéntica formulación de las preguntas, etc.), lo que faculta hacer comparaciones intragrupales.

Las encuestas, como instrumentos que sirven para colectar información de la realidad, son parte del diagnóstico anticorrupción y no son un fin en sí mismo. Pasos para llevar a cabo la implementación de la encuesta:

Definición del objetivo

Significa responder a la pregunta ¿qué se desea investigar y con qué propósito? Es él ¿qué y el para qué? De esto dependerá en gran parte los siguientes pasos a seguir. Este paso es de gran importancia y tenerlo muy claro es fundamental.

Elaboración del diseño muestral

Dependerá del universo seleccionado y la cobertura que se pretende. Implica responder a la pregunta: ¿quién proveerá la información que se necesita? Una muestra es la representación de una población objeto de estudio, que se usa para establecer la percepción y experiencia de los ciudadanos. La muestra se define por el tamaño de la población, por las instituciones involucradas en la provisión de servicios, (por ejemplo: agua potable, electricidad, recolección de basura), y por tipos sectores o actores sociales involucrados (usuarios de los servicios, sector privado, grupos de interés).

Diseño del instrumento

Es el cuestionario a utilizar; lo que implica responder a la pregunta: ¿cómo se captará la información? Además se define el tipo de preguntas, si serán abiertas o cerradas, debe utilizarse un lenguaje sencillo, directo y muy claro. Conociendo la muestra en la cual se aplicará su lenguaje deberá responder a sus específicas características. Debe contar con preguntas que se interrelacionen entre sí para permitir un análisis más profundo.

Aplicación de la encuesta

El encuestador debe tener credibilidad, habilidad para realizar las preguntas y contar con un buen respaldo (autoridad) que permita reducir los márgenes de posibles resistencias.

Organización de la información colectada

Estará en función a la metodología definida previamente, donde debe prevalecer un enfoque objetivo e imparcial a fin de evitar problemas de manipulación o sesgo en este trabajo, base del informe final.

Análisis de los resultados de las encuestas

Se requiere independencia del poder de la institución que encomendó y/o financió el trabajo de la encuesta. No se debe ocultar información “negativa”. Se debe garantizar la transparencia, objetividad y consistencia técnica en el informe final.

El especialista en indagación

Para el profesional es de vital importancia conocer tanto como le sea posible su campo de acción. Esto bien, puede aplicar a cualquier campo, incluyendo el periodismo y la comunicación. Por esta razón una buena parte de estos profesionales se ha especializado precisamente en ello; la investigación. Este campo resulta de gran importancia con el fin de conocer en su totalidad a determinado público o mercado objetivo.

Para TECH Universidad Tecnológica es de crucial importancia que cada uno de sus alumnos se convierta en un egresado insignia de la institución. Por ello cada uno de sus programas educativos están enfocados en el éxito profesional. Tal es el caso de su Facultad de Comunicación y Periodismo. Allí se pueden hallar especializaciones tales como el Máster en Periodismo Fotográfico y el Máster en Dirección de Empresas de Comunicación. Por otra parte, para aquel profesional enfocado en el ámbito investigativo y con hambre por el conocimiento, no cabe duda que su mejor opción será el Máster en Investigación en Ciencias de la Comunicación.

Artículos relacionados

1 /

Compartir