Principios de la biomimética
La estética es una de las ramas de la odontología que está encargada del análisis y del estudio de la percepción de la belleza.
facultad de odontología · odontología estética
mié. 24 de mar. 2021
0

Los planes de tratamiento enfocados en la belleza nacen a partir de la objetivación de los problemas estéticos. Los parámetros para la realización de un correcto análisis facial y sus implicaciones en la concepción global del paciente incluyen a la odontología a lo largo de sus procesos debido a los análisis gingivales y su relación con el marco de la sonrisa. En otras palabras, los odontólogos ejercen una función fundamental en la medicina estética y es debido a esta relación que se establecen ciertos criterios como, por ejemplo, los principios de la biomimética.

El diagnóstico y la planificación terapéutica en odontología se encuentra en un periodo de cambio. Desde el clásico enfoque orientado hacia la cura exclusiva de procesos patológicos y la solución a problemas oclusales, se ha ido evolucionando hacia una odontología de mínima intervención y de prevención. La integración de los tratamientos en términos de estética y mimetismo aparece como fundamental. Busca tratamientos y materiales que consigan una mayor adaptación e integración de los tejidos duros y blandos en el contexto de una armonía facial.

La estética es una de las ramas de la odontología que está encargada del análisis y del estudio de la percepción de la belleza. La estética como rama de la filosofía contempla algunos signos que representan salud: la juventud, la postura corporal, el equilibrio de las formas, la limpieza, el color de la piel y del cabello y la simetría y armonía facial.

La simetría

Es la propiedad de manifestar una imagen de espejo a ambos lados del eje central. El cuerpo humano posee externamente una simetría bilateral característica. Ella consiste en que una parte del cuerpo se corresponde con la contra lateral. Si bien puede considerarse que cierto grado de asimetría es normal, las verdaderas asimetrías son causas de importantes trastornos. En cambio las personas que más se acercan a una simetría, son más agradables a la vista y de aspecto más saludable.

Se diferencian dos clases de simetría: la horizontal y la radial. La simetría horizontal se da cuando un cuerpo contiene elementos similares de izquierda a derecha en una secuencia regular. La simetría radial es cuando un cuerpo presenta componentes similares observados desde un punto central hacia los lados derecho e izquierdo, superior e inferior.

Análisis facial

Los patrones y características faciales tienen una influencia importante en la percepción de la personalidad y la valoración propia y ajena de un individuo. Los rasgos faciales están correlacionados a menudo con características psicológicas exactas. Algunas características se asocian a aspectos individuales específicos.

El análisis de estas características se hace usando líneas de referencia horizontales y verticales. Estas permiten la correlación de la cara y de la dentición del paciente en el espacio. Para el análisis objetivo y estandarizado de la morfología facial, deben obtenerse distintos registros fotográficos y analizarlo desde dos puntos de vista: frontal y lateral.

Frontal

Las caras atractivas tienden a tener proporciones y relaciones comunes que difieren, generalmente, de los valores de referencia. La cara ideal se divide verticalmente en tercios similares mediante líneas horizontales de referencia.

Es importante conocer las proporciones consideradas como normales en el plano frontal. En este sentido, dos de las descripciones más aceptadas con relación a las proporciones verticales fueron establecidas por Frakas y Munro. Ellos establecen que una cara ideal es aquella que es dividida en tres tercios iguales por líneas horizontales que pasan a través de la línea del cabello, de la glabela, de subnasal y del mentón. Asimismo, realizan una división adicional en el tercio inferior por medio de una línea que pasa por el estomion, la cual divide este tercio en un tercio superior y dos tercios inferiores.

Además, estos tercios verticales deberían tener una cierta proporción transversal siguiendo la llamada “regla de los quintos”. Esta divide la cara sagitalmente en cinco partes iguales desde la línea que conecta el hélix de ambas orejas. Cada uno de estos segmentos transversales debería tener la misma anchura que un ojo.

Líneas de referencia

Para la correcta evaluación estética debe situarse enfrente del paciente que debería mantener la cabeza erguida en un gesto natural. En una cara armoniosa se pueden reconocer ciertas líneas que, unidas, crean una especie de geometría regular: la línea interpupilar está determinada por una línea recta que pasa a través del centro de los ojos (pupilas) y representa, en el caso de ser paralela al plano horizontal, la referencia ideal para desarrollar el análisis facial.

  • Línea interorbital o Ophriac (a través de las cejas).
  • Línea Intercomisural (por las comisuras de los labios).
  • Línea Interalar (por la base de las alas de la nariz).
Simetría y diversidad

La intersección de la línea media con los planos horizontales de referencia crea una especie de malla. La anterior facilita la identificación de problemas de simetría entre el lado izquierdo y el derecho de la cara. En los casos en que esqueléticamente existe asimetría, volumétricamente no presenta una diferencia entre lado derecho e izquierdo mayor del 3%. Se considera este valor como el límite que hace evidente esta discrepancia a ojos del observador.

La composición estética implica una serie de elementos expuestos alrededor de un principio de unificación (unidad en la variedad). Aunque con la suficiente diversidad para crear interés en el ojo del
observador (diversidad en la unidad).

Disarmonía horizontal y vertical

Se define la disarmonía como la falta de armonía o alineamiento ideal entre los diferentes elementos orgánicos de un cuerpo, lo cual causa trastornos patológicos.

En cuanto a la simetría horizontal, la línea interpupilar se toma generalmente como el plano horizontal de referencia. Sin embargo, los ojos, o incluso las comisuras de la boca, no se posicionan siempre a la misma altura. En aquellas situaciones en que el disparalelismo entre las líneas horizontal sea manifiesto, se tomará el horizonte como plano de referencia sin importar si la línea interpupilar y la línea comisural están alineadas con él.

Respecto a la simetría vertical, según lo indicado ya, la glabela, la extremidad de la nariz y la barbilla son los puntos de referencia para definir la línea media. Sin embargo, estos no proporcionan siempre una referencia fiable porque difieren a menudo del eje principal. Lo anterior es consecuencia de determinadas desviaciones.

Proporciones faciales

Usando las líneas horizontales, una cara bien proporcionadas se puede dividir verticalmente en tres partes de igual tamaño:

  • El tercio superior de la cara es el área entre el nacimiento del pelo y la línea del ophriac o interorbital.
  • El tercio medio va de las líneas del Ophriac a la línea Interalar, subnasal.
  • El tercio inferior se extiende hasta el extremo de la barbilla.

Estas tres áreas faciales a menudo varían de tamaño de un individuo a otro, pero esa no es necesariamente la causa de ninguna disonancia. Establecerán distintos patrones faciales (dolicofacial, braquiofacial y mesofacial) independientemente de las relaciones esqueléticas anteroposteriores. Su principal interés tendrá la especialidad de ortodoncia debido a que traducen determinados patrones de desarrollo esquelético.

Perfil y Lateral

En la visión lateral o de perfil del paciente, quedan manifiestos también los tercios faciales anteriormente citados. En esta visión toman especial relevancia las distintas angulaciones que adquieren las estructuras entre sí. Resultan especialmente importantes en la percepción estética el ángulo nasolabial, la proyección del labio y su relación con el mentón.

Se encuentran comúnmente tres tipos principales de perfiles:

  • Normal: el perfil es evaluado midiendo el ángulo formado por los tres puntos de referencia de la cara (la glabela, el subnasal y el extremo el mentón o barbilla). Las líneas que unen estos tres elementos forman normalmente un ángulo de aproximadamente 170 grados.
  • Convexo: en un paciente con perfil convexo el valor del ángulo formado uniendo los tres puntos de referencia se reduce sustancialmente, creando una divergencia posterior marcada. Este tipo de patrón en ocasiones se relaciona con una retrusión mandibular y del tejido blando (pogonion).
  • Cóncavo: en estos pacientes, el valor del ángulo formado es mayor de 180 grados, creando una divergencia anterior. La concavidad del perfil está relacionada a una relativa profusión mandibular ósea o del tejido blando (pogonion).
Línea E y ángulo nosalabial

Un elemento útil en la determinación del tipo de perfil es una evaluación de la posición de los labios con referencia a una línea ideal que une la punta de la nariz con la punta de la barbilla o mentón, conocida como línea E. En un perfil normal el labio superior se sitúa a 4 mm de la línea E, mientras que el labio inferior se sitúa a 2 mm.

El ángulo nasolabial está formado por la intersección de dos líneas en el área subnasal. Determina la relación entre la nariz y los labios. Una es la tangente a la base de la nariz y la otra es la tangente al borde externo del labio superior. En sujetos con perfiles normales, el ángulo nasolabial es aproximadamente de 90-95 grados en hombres y de 100-105 grados en mujeres.

Análisis de la sonrisa

Los labios

Los labios en su dinámica determinarán la exposición de los dientes al sonreír, caracterizando, en base a la proporción de exposición dental y gingival del sextante anteriosuperior, distintos tipos de sonrisa:

  • Baja: donde la motilidad del labio superior expone los dientes anteriores en no más del 75%.
  • Media: donde el movimiento labial muestra más del 75% de los dientes anteriores, así como las papilas gingivales interproximales.
  • Alta: donde los dientes se exponen totalmente durante la sonrisa exhibiendo una banda gingival de altura variable.
  • Gingival: cuando la banda de sonrisa exhibida sea superior a 3-4 mm. Es considerada comúnmente como poco atractiva estéticamente, y puede deberse a un labio superior corto, hipermotilidad labial, erupción pasiva alterada, protuberancia dentoalveolar anterior o desarrollo vertical excesivo del maxilar superior.

En un sentido estrictamente horizontal será importante determinar dos parámetros:

  1. Anchura de la sonrisa: el movimiento de los labios determinará el número de dientes expuestos al sonreír. Será determinante si fuera el caso al determinar el tipo de preparación a realizar, así como el material elegido para la restauración.
  2. Pasillo labial: será el espacio visto en cualquier lado de la boca al sonreír, entre las paredes vesiculares de los dientes maxilares y las esquinas de la boca. Es un leve hueco que da armonía a la progresión natural de la sonrisa. Dependerá de la inclinación axial en sentido transversal y condicionará las preparaciones para no “llenarlo” lo cual le daría a la sonrisa un aspecto artificial.

Análisis gingival y dental

Aspectos fundamentales
  • Aspecto 1: salud gingival. Una encía sana deberá cumplir con ciertos requisitos.
  • Aspecto 2: troneras gingivales/llenado interdental. En una encía joven y sana los espacios interdentales están ocupados por el festoneado de los tejidos blandos que forman la papila interdental.
  • Aspecto 3: ejes dentales.Los ejes axiales de los dientes se inclinan distalmente en dirección incisoapical. Esta inclinación se acentúa de manera evidente desde los incisivos centrales hacia los caninos.
  • Aspecto 4: cenit del contorno gingival. El cenit gingival (el punto más apical del contorno gingival) normalmente se sitúa distal al eje medial del diente, por ello el cuello del diente tiene el aspecto de un triángulo excéntrico.
  • Aspecto 5: equilibrio entre los márgenes gingivales. El margen gingival de los incisivos laterales debe situarse un poco más coronal comparado con la situación del margen de los incisivos centrales y los caninos, lo que corresponde a una mordida de clase I normal.
  • Aspecto 6: situación del punto de contacto interdental. La posición del punto de contacto interdental está relacionada con la posición y la morfología del diente. Es más coronal (incisal) entre los incisivos centrales, y tiende a migrar apicalmente cuando se mueve hacia la dentición posterior.
  • Aspecto 7: dimensiones relativas de los dientes. La percepción de simetría y proporción está estrechamente relacionada con la altura del diente, la ecuación anchura-altura de la corona, las líneas de transición ángulos y con otros aspectos característicos de la forma del diente.
  • Aspecto 8: rasgos básicos de la forma dentaria. Cada uno de los dientes que compone la arcada dental tiene una serie de características que lo hacen reconocible. Se resumirían en incisivos centrales y laterales y los caninos.
  • Aspecto 9: caracterización de los dientes. La caracterización incluye tanto los fenómenos de reflexión/trasmisión de la luz (opalescencia/ trasparencia, translucidez) como las coloraciones intensas (manchas, fisuras, lóbulos dentales, zonas de la dentina infiltradas) y los efectos específicos de la conformación (atrición, abrasión).
  • Aspecto 10: textura superficial. La textura superficial está íntimamente relacionada con el color a través del brillo. Los dientes jóvenes presentan una topografía superficial muy acentuada, por ello reflejan más la luz que les incide y aparecen más brillantes.
  • Aspecto 11: color. De los tres componentes del color el valor (también llamado luminosidad o brillo) es el más influyente, seguido del chroma (o saturación o intensidad de color) y el hue (el tono o matiz, es el color mismo o nombre del color).
  • Aspecto 12: configuración del borde incisal. La configuración de los bordes incisales es un factor crítico. Si no están bien diseñados los dientes parecerán artificiales.
  • Aspecto 13: línea labial inferior. La longitud y configuración del borde incisal debe asociarse armoniosamente con el labio inferior al sonreír suavemente. Los incisivos laterales quedan a una distancia de 0,5-1,5 mm del labio mientras que los centrales y caninos contactan con la línea labial.

Odontología estética

El término estética ahora está incluido en diferentes áreas de la salud. TECH Universidad Tecnológica la incluye en diferentes facultades como en la Odontología, a pesar de que también se concentra en la enseñanza de diversos métodos enfocados en la salud oral de las personas. Tal es el caso de la Maestría en Implantología y Cirugía Oral y la Maestría en Ortopedia Dentofacial.

En cuanto a la fusión entre odontología y estética, la institución ha creado la Maestría en Odontología Estética Adhesiva que tiene como objeto de estudio de la esencia y percepción de la belleza basado en los parámetros definidos para el correcto análisis y corrección facial.

Artículos relacionados

1 /

Compartir