Comunicación con el paciente

A veces la relación odontólogo-paciente no es lo suficientemente eficaz por una diferencia en el lenguaje y la terminología técnica que en ocasiones confunde al interlocutor. En vista de lo anterior, los profesionales de la salud deben establecer una buena comunicación interpersonal.

facultad de odontología · odontología estética
viernes, 16 de septiembre de 2022
0

En la odontología estética, la comunicación con el paciente es un aspecto esencial para lograr tratamientos exitosos. A veces, la relación odontólogo-paciente no es lo suficientemente eficaz a causa de la diferencia de uso de lenguaje y la terminología técnica que en ocasiones confunde al interlocutor. En vista de lo anterior, los profesionales de la salud deben establecer una buena comunicación interpersonal, capacitándose en competencias comunicativas para lograr mejoras en el ámbito profesional. 

Establecer una comunicación eficaz

Se debe establecer con todos los pacientes una dinámica comunicativa flexible. Esta comunicación es una parte importante del trabajo, más aún cuando se abordan problemas de carácter estético, que tienen un grado de subjetividad enorme. El profesional debe observar la realidad del paciente, atender sus pretensiones valorando sus expectativas y resolver sus demandas con un tratamiento lo menos invasivo posible.

Establecer una comunicación eficaz que permita recoger toda la información del paciente debe ser una de las primeras aspiraciones a la hora de afrontar un caso clínico. Es importante tener mucho tacto a la hora de valorar el caso y no dejarse llevar únicamente por los aspectos patológicos y técnicos, además de cuidar los aspectos emocionales y físicos, ya que son muchos los pacientes que aún acuden a consultas con ansiedad y pánico. El establecimiento de una comunicación eficaz, capaz de resolver dudas y de proporcionar con responsabilidad las garantías necesarias sobre el caso a tratar, experiencia y seguridad mejorará el estado emocional del paciente y creará una atmósfera de trabajo más cómoda. 

Es fundamental la actitud y el empleo del lenguaje conforme a ser directos y eficaces en el objetivo de llegar al paciente de la manera deseada, implicándolo en su propio tratamiento y ofreciéndole la seguridad de estar eligiendo la mejor manera de solucionar su problema. De esta manera el paciente se responsabiliza por un lado del tratamiento realizado y del mantenimiento posterior si previamente se ha conseguido disminuir esa tensión y romper esa línea de inseguridad y desconfianza. 

Ventajas de la comunicación con el paciente

Es preciso que esta comunicación sea en tono cordial y profesional pero de una manera comprensible, tratando de objetivar los problemas del paciente, explicándole todas las alternativas, ventajas e inconvenientes de cada situación, así como sus pros y contras. De esta manera se ganará su confianza y le ayudará a comprender mejor sus expectativas y condicionantes de cualquier tipo (sociales, profesionales, económicos), reduciendo, por tanto, los problemas derivados de ciertas expectativas frustradas en la resolución final del tratamiento.

Además de las ventajas que se obtienen a nivel de diagnóstico y de terapéutica de tratamiento tras lograr una buena comunicación interpersonal con el paciente, la comunicación eficaz y resolutiva garantiza también una disminución de los episodios de burnout y desmotivación profesional como consecuencia de la no consecución de los objetivos a nivel profesional. De nada sirve una excelente preparación técnica y un adecuado diagnóstico de los signos y síntomas que presentan los pacientes si no se consigue satisfacer su demanda terapéutica.

Las personas que gozan de una empatía mayor o son, en cierta manera, menos tímidos o más extrovertidos, establecerán una comunicación de una manera más sencilla pues les es más sencillo ya que sabrán detectar las sensaciones que experimenta el paciente, tienen un margen de maniobra mayor y son capaces de prevenir sus objeciones de una manera más eficaz reduciendo potencialmente esa barrera odontólogo-paciente. Lo que no quiere decir que su comunicación sea eficaz y práctica.

Sea cual sea el carácter y capacidad comunicadora, el odontólogo se debe formar en las habilidades comunicadores específicas necesarias en el entorno, siendo capaces de interactuar con los pacientes en un tono coloquial sin perder un tono de profesionalidad, autoridad y competencia.

Servicio odontológico moderno

En la odontología moderna la calidad del servicio odontológico no puede limitarse a los conocimientos teóricos y a la experiencia práctica del profesional. No solo se debe dotar las clínicas de las mejores instalaciones, de la mejor aparatología, dilucidar cuál de los innumerables materiales disponibles funcionará mejor en cada caso, rodearse de profesionales (odontólogos y personal auxiliar) formados y experimentados, sino que todo ello se debe complementar con una capacidad de comunicación directa, limpia y transparente, que permita no crear falsas alarmas y expectativas.

A través del uso de estas habilidades de comunicación con el paciente se busca aumentar la precisión diagnóstica en una mejor atención a la sintomatología y a la situación particular de los pacientes, siendo más eficaces en la implicación y adherencia de los pacientes a los tratamientos y construyendo las bases de apoyo terapéutico. El uso de herramientas diagnósticas, imagenológicas y de comunicación facilitará la tarea en la colaboración odontólogo-paciente. El foco de esta comunicación no está centrado ni en el odontólogo ni en el paciente, sino en la relación de ambos. 

Principios de la comunicación

En cuanto a las relaciones médico-asistenciales históricamente se ha pasado de un enfoque centrado en el trabajo profesional del médico a uno posterior basado en el paciente. Hoy en día, los esfuerzos en el incremento de la calidad asistencial se centran en la mejora de la relación entre ambos actores.  Tras este contexto histórico, Kurtz describe la comunicación efectiva conforme a cinco principios: 

  • Asegurar una interacción en vez de una transmisión directa o la simple recepción de información (venga del médico o del paciente). Debe ser necesaria una retroalimentación, intercambiar preguntas y respuestas, clarificaciones, etc. Para establecer un terreno en común, mutuamente entendido, se requiere interacción. 
  • Reducir la incertidumbre innecesaria que distrae la atención e interfiere con la precisión, la eficiencia y la relación. Por ejemplo, sobre cómo el médico va a llevar a cabo la entrevista, sobre las expectativas que el paciente tiene de la visita al doctor o sobre la manera en que el equipo de salud trabaja, etc. 
  • Llevar a cabo una planificación basada en los outcomes o resultados que se pretende conseguir. La efectividad solo se puede determinar en el contexto de los resultados que el médico y/o paciente estén tratando de alcanzar. Si el profesional quiere expresar su rabia por algún motivo lo comunicará de una manera determinada, pero si quiere evitar el malentendido en tanto que su comportamiento, en ese caso debería actuar en forma diferente. 
  • Demostrar dinamismo, lo que significa que el médico debe reaccionar frente a la conducta del paciente. Implica flexibilidad y requiere que el profesional desarrolle un repertorio de habilidades que le permitan aproximarse de forma diferente a los distintos pacientes o bien al mismo, pero en diferentes circunstancias. 
  • Seguir un modelo helicoidal más que lineal; llegar y hacer no es suficiente. Con el objetivo de lograr una comprensión completa y precisa, será necesario volver nuevamente sobre la información y quizá una vez más, aspirar a un nivel de comprensión diferente. La repetición, la reiteración, el feedback, son elementos esenciales de una comunicación efectiva. 

Comunicación con el paciente desde la academia

Especialmente en el campo de la medicina estética, la relación entre paciente y profesional debe ser estrecha, de modo que se propicie una comunicación efectiva y concisa. En TECH Universidad Tecnológica tenemos para ti el Máster en Medicina Estética para Odontólogos, a través del cual puedes incorporar a tu práctica clínica las principales técnicas y procedimientos de esta especialidad. 

Además, existen en nuestro catálogo programas altamente demandados como el Máster en Odontología Pediátrica Actualizada, enfocado en dar atención especializada a un tipo de población cada vez más numerosa. Por otra parte, el Máster en Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial  te convertirá en experto en la materia, gracias a los últimos descubrimientos técnicos y científicos. 

Categorías: master

Artículos relacionados

1 /

Compartir