Trastornos de la deglución

los síntomas de la disfagia se dividen en síntomas directos, que implican la dificultad del paciente para tragar, y síntomas indirectos, que son los relacionados con la patología pero no la disfagia per se.

facultad de medicina · otorrinolaringología
viernes, 29 de julio de 2022
0

Los trastornos de la deglución, o disfagias, no deben ser considerados como enfermedades ni como síndromes, sino como síntomas de una gran cantidad de enfermedades. Las manifestaciones clínicas de los trastornos de la deglución se dividen en síntomas directos, que son los que implican la dificultad del paciente para tragar, y síntomas indirectos, que son los relacionados con la patología, pero no son la disfagia per se. A lo largo del presente artículo se verán ambos tipos de síntomas.

Síntomas directos de los trastornos de la deglución y disfagia

En algunos casos el paciente expresa directamente alteraciones que son la manifestación de la disfagia y el especialista los debe tener en cuenta. Se trata de síntomas que se podrían llamar directos de disfagia y que normalmente tienen una correlación en la exploración clínica o instrumental.

Sensación de imposibilidad o dificultad para tragar el bolo

Esta es realmente la definición de disfagia, pues desde un punto de vista etimológico procede de los términos griegos “dis” que quiere decir alteración y “fagos” que significa tragar. Puede ser de bolos de características variables, a veces hay más dificultad para los sólidos, lo que hace pensar en una causa mecánica o los líquidos, lo que lleva a sospechar de una alteración más funcional o de trastorno de la coordinación entre fases de la deglución.

En ocasiones el paciente no manifiesta esta dificultad porque su estado de conciencia no le permite expresar este problema o porque no es realmente consciente de su existencia. Esta alteración puede estar presente, como el resto, con una variabilidad de su graduación, a veces con dificultades para la deglución leves o moderadas desde un punto de vista sintomático, hasta con imposibilidad para asimilar ningún alimento, con lo que se denomina “afagia”.

Dolor al tragar (odinofagia)

No es un síntoma muy común, pero su presencia tiende a ser reflejo de la existencia de algún componente inflamatorio o incluso tumoral, aunque a veces el dolor está asociado a una alteración muscular en la musculatura cervical. Resulta infrecuente que una disfagia neurogénica asocie odinofagia. Es más común en relación con problemas locales a nivel de vía aerodigestiva superior.

En general, hay que correlacionarlo con otros datos asociados. Por ejemplo, si un paciente tiene odinofagia, sobre todo si esta se encuentra localizada en una zona puntual con fiebre y otros síntomas locales, puede hacer pensar en una infección faríngea, mientras que, si asocia una masa cervical, así como disfonía u otra manifestación funcional como puede ser disnea o incluso con sangrado, etc., podría ser indicativa de un tumor local. A veces existen cuadros de reflujo ácido del estómago que causan inflamación local en faringe con odinofagia asociada.

Tos

Se trata de una manifestación propia del paso de contenido alimenticio a la vía aérea. Dicho paso en ocasiones es solo a nivel de vestíbulo laríngeo y en otras ocasiones puede ser reflejo de irritación de dicho vestíbulo, a veces por neuropatía laríngea o por la presencia de reflujo ácido.

No obstante, en otros casos el problema es el paso de contenido alimenticio a la vía aérea subglótica, con el consiguiente riesgo de producirse un trastorno de seguridad. Existe el falso concepto de que la disfagia con aspiración siempre va asociada a la presencia de tos, pero existen múltiples casos en que esto no es así y la ausencia de tos durante una aspiración constituye un factor de mal pronóstico que va a ser causa de incremento del riesgo y de morbimortalidad.

Síntomas indirectos de las alteraciones de deglución y disfagia

Los síntomas previamente mencionados, cuando se presentan, se pueden evidenciar directamente como disfagia. Sin embargo, existen otros síntomas de disfagia que se pueden llamar indirectos, pues sin ser directamente disfagia se relacionan con la misma y en muchas ocasiones con datos de su origen etiológico o de consecuencias en otras funciones por el mismo problema que causa la disfagia. A continuación, se verán algunos ejemplos.

Regurgitación del alimento

En ciertos problemas esofágicos o del músculo cricofaríngeo, además de la propia dificultad para la progresión del bolo, puede suceder que el alimento ascienda hacia la faringe, como sucede a veces en caso de divertículo de Zenker, en que el alimento retenido en el interior del mismo asciende incluso horas tras haberlo tragado.

En otras circunstancias el bolo se encuentra con un esfínter esofágico superior hipertónico que no se abre de forma adecuada y la onda peristáltica faríngea se encuentra con el mismo cerrado, lo que impide su progresión caudal. Ello hace que la propia presión faríngea se libere de forma anormal haciendo que el alimento en lugar de descender ascienda de nuevo hacia la cavidad oral.

Por último, existen casos en que la alteración de la dinámica esofágica, sobre todo de esófago cervical, causa el reflujo del alimento hacia las partes más proximales.

El reflujo ácido

Se encuentra en muchas ocasiones asociado a disfagia, sobre todo disfagia subjetiva, debido a su componente de inflamación de la mucosa faríngea. En caso de existencia de un reflujo importante se puede causar alteración de la vía digestiva superior y ser motivo de aparición de disfagia o empeoramiento de disfagia previamente existente. Ello origina, a su vez, otros síntomas indirectos.

Pirosis y dolor retroesternal

Se considera una manifestación de inflamación de la mucosa del esófago o esofagitis. La esofagitis péptica se considera un evento negativo por el riesgo de desarrollar un esófago de Barrett, patología de riesgo de producción de una neoplasia maligna de esófago.

Náuseas y vómitos

Suelen indicar un trastorno motor o mecánico a nivel esofágico, pero no se debe olvidar la posible existencia de otras enfermedades, fundamentalmente digestivas, que pueden ser causa de síntomas a veces asociados a disfagia, pero con un origen incluso neoplásico y se debe considerar a la hora de valorar el origen etiológico.

Dificultad para la masticación

En caso de deterioro o pérdida de piezas dentarias, hecho que se produce sobre todo en ancianos o en casos traumáticos u oncológicos, sea por la lesión maxilo-mandibular o por los tratamientos asociados, en especial cuando se alteran las unidades funcionales masticatorias, se produce una mala calidad de la oclusión que hace que el paciente no pueda masticar los alimentos sólidos de forma adecuada llevando a que estos no sean preparados adecuadamente en la cavidad oral.

Cuando estos alimentos con mala preparación pasan a la fase faríngea de la deglución se presentan como un bolo de textura heterogénea que presenta mayor dificultad para ser deglutido. Esta dificultad puede producir el paso de una parte del bolo a la vía respiratoria con el riesgo de aspiración o incluso en caso de componente sólido del bolo voluminoso, puede producirse un impacto esofágico si se obstruye a nivel de zona esofágica, o bien de impactación respiratoria con riesgo de muerte por asfixia.

Tratamiento de los trastornos de la deglución

La disfagia orofaríngea es diagnosticada y tratada por profesionales especializados del área de otorrinolaringología. En ocasiones, encontrar la afección principal que causa los síntomas en la deglución es difícil, por lo que el correcto diagnóstico queda en manos del profesional más capacitado. Durante los últimos años se han desarrollado avances tecnológicos que facilitan el tratamiento de las patologías de la cabeza y el cuello, y son accesibles a través de un programa completo de actualización profesional de máximo nivel como el que TECH Universidad Tecnológica te ofrece: el Máster en Actualización en Otorrinolaringología.

En la mayor facultad de medicina del mundo contamos con programas actualizados y completos que pueden interesarte. Cursa con nosotros el Máster en Medicina Estética, que te capacitará como un experto en problemas estéticos, o el Máster en Telemedicina, un programa que te brindará las herramientas para estar a la vanguardia de este nuevo paradigma médico.

Categorías: master

Artículos relacionados

1 /

Compartir