Técnicas en los análisis clínicos
Las técnicas instrumentales componen una parte fundamental para los análisis clínicos, por lo cual conocerlas es un requerimiento para los profesionales en este ámbito.
facultad de medicina · análisis clínicos
lun. 31 de ene. 2022
0

Los análisis clínicos componen una parte fundamental para el progreso del sector médico. Gracias a los avances tecnológicos existen muchas herramientas destinadas a la obtención de datos. Un ejemplo claro son las técnicas instrumentales, las cuales posibilitan la obtención de resultados fiables a partir de las muestras tomadas.  

Conocer a profundidad la estructura, funcionamiento y reglamentación de estas técnicas es una necesidad para todos los profesionales con intereses en desenvolverse competentemente en los laboratorios clínicos. Por este motivo, a lo largo de este texto ahondaremos en los aspectos más importantes de este tipo de metodología, detallando cada elemento de forma que al acabar la lectura los lectores cuenten con una idea más clara de la correcta ejecución práctica de las técnicas instrumentales.  

Clasificación de los métodos instrumentales

Existen diversas formas de clasificar los métodos instrumentales que se utilizan en un laboratorio de análisis clínico, según diversas características. La clasificación fundamental es la de separar los métodos analíticos en métodos clásicos e instrumentales. 

Métodos clásicos

Los métodos clásicos son aquellos basados en interacciones químicas materia-materia o en reacciones químicas. Se pueden dividir en:

  • Aquellos basados en la separación de los componentes de una muestra. Dentro de estos, se encuentran los métodos de precipitación, extracción y destilación. –  
  • Aquellos basados en el análisis cuantitativo. Dentro de estos se encuentran las medidas gravimétricas (masa) y las medidas volumétricas (volumen o masa). 

Métodos instrumentales

los métodos instrumentales son métodos analíticos que se basan en la medida de las propiedades físicas de los analitos (conductividad, potencial de electrodo, absorción o emisión de luz, relación carga/masa, fluorescencia, etc.) para: 

  •  La determinación cuantitativa o cualitativa de los analitos: métodos no separativos.  
  • La separación de varios analitos: métodos separativos  

Calibración de equipos

La calibración es el conjunto de operaciones con las que se establece, en ciertas condiciones específicas, la correspondencia entre los valores indicados en un instrumento, equipo o sistema de medida, o por los valores representados por una medida materializada o material de referencia, y los valores conocidos correspondientes a una magnitud de medida o patrón.

Para calibrar un instrumento o patrón es necesario disponer de uno de mayor precisión que proporcione el valor convencionalmente verdadero, que es el que se empleará para compararlo con la indicación del instrumento sometido a calibración.

Además, este tipo proceso se debe realizar antes y después de mediciones sensibles o críticas, cuando los resultados no correspondan, cuando haya ocurrido un accidente, caída o golpe del instrumento y en cambios del entorno o medio ambiente, por ejemplo, si se repara o da mantenimiento al clima artificial. 

Métodos de calibración

La norma ISO/IEC 17025 establece el requisito de que los informes o certificados de calibración, los reportes de prueba, entre otros, incluyan la información básica y el método que utilicen los laboratorios de calibración acreditados, sin embargo, muchos tienen errores debido a la confusión. Por ejemplo, por describir con brevedad el proceso, por no señalar o mencionar cifras o códigos de la norma, manual o procedimiento usado. La misma norma sugiere una subdivisión con base en el origen de los métodos, que se puede clasificar en: 

  • • Normalizados: estos métodos de calibración pueden encontrarse documentados en distintas normas locales e internacionales, textos científicos o instrucciones y organizaciones con reconocimiento local e internacional.
  • No normalizados: se refiere a aquellas prácticas en las que es indispensable recurrir a métodos que no están cubiertos por los normalizados y que son sujetos en conformidad con el usuario.
  •  Desarrollados por laboratorios: se trata de aquellos que los laboratorios diseñan de manera interna cuando no hay métodos normalizados disponibles que cubran los servicios de calibración solicitados. 

Los métodos de calibración son derivados de los métodos de medición, los cuales recurren a una diversa gama de enfoque y técnicas, cuya selección tiene que considerar factores como tiempo, costo, exactitud requerida, conveniencia y disponibilidad de instrumentos. 

Proceso de análisis clínicos

El laboratorio clínico debe tener como objetivo ofrecer, a partir de las muestras del paciente, resultados analíticos fiables, reproducibles y que respondan a las preguntas médicas, que realicen los facultativos sobre el diagnóstico o el seguimiento del estado de salud del mismo. En la consecución de este objetivo se debe realizar un proceso que lo garantice. 

Fases que comprende el proceso de análisis

Los resultados analíticos se van a obtener siguiendo una secuencia temporal de etapas, desde que el facultativo solicita un análisis al paciente hasta la interpretación del informe y la obtención del resultado. Este proceso está compuesto por tres fases fundamentales: 

  • Fase preanalítica: va desde la prescripción del análisis por el facultativo hasta que la muestra del paciente está en el laboratorio. Incluye la fase de solicitud de pruebas, preparación del paciente, obtención de muestras, transporte, recepción y preparación de las mismas. Algunas de estas fases tienen lugar fuera del laboratorio de análisis y participa personal sanitario variado. Esta fase es muy susceptible de errores y por ello, los procedimientos de trabajo deben estar claramente definidos. Calibración de los equipos instrumentales.  
  • Fase analítica: donde se determinan los componentes de las muestras solicitadas, pudiendo realizarse tanto en el laboratorio como en la cabecera del paciente.
  •  Fase postanalítica: se inicia con una estimación primaria de la determinación del resultado y finaliza con la emisión definitiva en el informe. Este resultado atraviesa etapas de validación como son la validación técnica, facultativa e incluso informática. 

La preparación del paciente y la obtención de muestras

Previo a la obtención de la muestra, el laboratorio debe proporcionar al paciente las instrucciones adecuadas. La norma general es la recomendación de acudir a la extracción de las muestras en ayunas previas de 12 horas y a primera hora de la mañana. En algunos tipos de muestras se pueden incluir requerimientos especiales de dietas o en la toma de fármacos y otras sustancias. Dentro de las principales muestras que se van a obtener para su análisis están las siguientes: 

  • Espécimen de sangre: son las más frecuentes. Se tienen tres tipos de espécimen, sangre venosa, arterial y capilar. Se obtienen mediante punción.
  • Espécimen de orina: hay que tener en cuenta que para la obtención y transporte se debe contar con un envasado adecuado, limpio, desechable y estéril en algunos casos. Se pueden realizar multitudes de análisis a partir de la orina y cada uno tendrá unos requerimientos específicos que serán detallados a lo largo del curso.
  •  Esputos: son eliminados por el paciente mediante tos y son recogidos en el recipiente adecuado.
  •  Exudados: estos pueden proceder del oído, tracto respiratorio, abscesos y su obtención se ejecuta mediante el uso de un hisopo o torunda. • 
  •  Otros especímenes: en este grupo están las muestras de líquido cefalorraquídeo, que se obtienen mediante punción con respecto a la médula espinal, pericárdico, torácico o abdominal, también mediante punción, muestras de heces, muestras de semen, biopsias de tejidos o muestras citológicas, que pueden precisar de una extirpación quirúrgica.

La necesidad de especializarse en el ámbito de análisis clínicos

Como hemos observado en los apartados anteriores las técnicas instrumentales componen una parte de suma importancia para los análisis clínicos. Por lo cual es fundamental para los profesionales en este sector cualificarse con programas de alta calidad. Los cuales puedan aportar sapiencias novedosas para la correcta praxis laboral.

En TECH Universidad Tecnológica apostamos por éxito de los diferentes sectores del conocimiento, por ello, desde la Facultad de Medicina más grande del mundo, ofrecemos programas como el Máster en Peritaje Médico o el Máster en Dirección de Servicio Hospitalarios. Sin embargo, para los individuos con intereses en el entendimiento, aplicación e investigación de los diferentes mecanismos y modalidades de este ámbito, el Máster en Análisis Clínicos es la mejor alternativa.

Artículos relacionados

1 /

Compartir