Sistema inmune y VPH

A día de hoy, una prioridad para el campo sanitario es la prevención y detección precoz del cáncer de cérvix provocado por el VPH. Al analizar la relación entre sistema inmune y VPH aparece el concepto de inmunidad.

facultad de medicina · salud pública
miércoles, 31 de agosto de 2022
0

Conocer la relación entre sistema inmune y VPH es clave para lograr un tratamiento óptimo de esta patología que afecta el tracto genital inferior. El largo periodo de latencia desde el momento de la infección del VPH hasta la resolución de la enfermedad, indica que el VPH escapa a la respuesta inmune. Por tanto, en este artículo trataremos los distintos tipos de inmunidad y su comportamiento frente al VPH.

Inmunidad innata e inmunidad adaptativa

Al analizar la relación entre sistema inmune y VPH aparece el concepto de inmunidad. El sistema inmune del ser humano es extremadamente complejo y se conforma a través de la interacción entre inmunidad innata y adaptativa. Se cree que la inmunidad innata es la responsable de las respuestas más inespecíficas. En la vagina y en el cérvix dichas respuestas son muy complejas debido a microorganismos nosocomiales existentes.

El sistema inmune va a activar la inmunidad adaptativa, la cual es más específica. La inmunidad humoral es mediada por anticuerpos que eliminan las partículas del virus libre y previenen las reinfecciones. La respuesta inmune a través de células elimina las células infectadas por el virus y generan memoria inmunológica. Actualmente el control de la infección por VPH es difícil de interpretar.

Con respecto a la inmunidad innata, se puede decir que no existe un proceso inflamatorio que permita activar el sistema innato, dado que las partículas del VPH se liberan a través de la descamación normal de las células y no se produce una muerte celular programada. No obstante, existen estudios que demuestran que la inmunidad innata es muy importante en el control de la infección por VPH. Por ejemplo, se ha visto que las pacientes con infecciones transitorias por VPH tienen menos respuestas mediadas por anticuerpos o por células que las pacientes con infecciones persistentes, lo que da a entender que la respuesta inmune innata podría eliminar rápidamente los antígenos antes que exista oportunidad de desarrollar una respuesta inmune de memoria.

Las nuevas investigaciones ponen de manifiesto que el sistema inmune innato desencadena la inmunidad adaptativa, aunque todavía se necesitan más estudios.

Inmunidad adquirida

Con respecto a la inmunidad adquirida, muchos estudios confirman la teoría de que las respuestas humorales frente a infecciones de origen natural, ejercen poco efecto protector frente al virus o el desarrollo de la enfermedad. En muchas pacientes se realiza la eliminación del virus a través de la inmunidad innata, antes de que exista una exposición adecuada al antígeno para que se desarrolle la respuesta inmune adaptativa. Las pacientes que desarrollan este tipo de respuesta normalmente lo hacen con un retraso de varios meses, lo que pone de manifiesto la capacidad del VPH para evadir la respuesta inmune.

El VPH aprovecha la maquinaria de la célula para replicarse. Tras un periodo de persistencia de la infección y debido a una permisividad inmunológica, partículas de ADN viral que estaban en forma episomal, se integran dentro del genoma celular produciendo el bloqueo de proteínas con funciones importantes en el ciclo celular (p53 y Rb). Esto genera alteraciones en el crecimiento normal y en la diferenciación del epitelio cervical y produce una acumulación de errores genéticos.

Cuando se prolonga la respuesta inmune en el tiempo, se producen los mecanismos de inmunidad específica. Por tanto, se puede decir que la inmunidad innata y la adaptativa serán quienes confieran la inmunidad protectora.

Respuesta de anticuerpos generales y locales

Tras la primera infección de las células del epitelio por el VPH se producen una serie de respuestas inespecíficas junto a procesos inflamatorios, activación de neutrófilos y macrófagos, intervención de células NK (natural killer) y participación del sistema del complemento formando una primera barrera defensiva de inmunidad inespecífica.

Las células presentadoras de antígenos serán las células de Langerhans y algunos queratinocitos. Estas células van a fagocitar las partículas virales para digerirlas en endosomas y comenzar un proceso de activación que va a incluir la presentación en superficie de cadenas polipeptídicas del antígeno junto a HLA clase II, CD 40 y B7, así como la migración a los ganglios linfáticos locales. Las células de Langherhans, junto con el HLA, citoquinas como IL-12 o IL 10, y moléculas coestimuladoras como CD80, CD86 y CD 40 activan los linfocitos T nativos y dirigen su diferenciación hacia células efectoras. La información adquirida por células dendríticas dirige la inmunidad mediada por los linfocitos T ayudadores o citotóxicos, Th 1 o Th2.

Las células dendríticas, por medio de receptores como los de la familia de Toll like receptor, emplean un patrón de reconocimiento que detecta la infección, desempeñando un papel crítico en la inducción natural de la respuesta inmune adaptativa. Los TLR señalan la vía de adaptador MyD88 para activar respuestas innatas. Estas respuestas innatas incluyen la producción de citoquinas y quimoquinas que van a jugar un papel clave en la inducción de la inmunidad adaptativa y en la regulación del linfocito Th1.

Anticuerpos específicos contra el VPH

Los anticuerpos contra el VPH se consideran como un signo de infección activa o de exposición pasada frente al VPH. Los anticuerpos contra el VPH son muy específicos. Aquellos que tienen como diana las proteínas de la cápside L1 y L2 son efectivos para prevenir la infección, pero no ejercen acción de regresión sobre infecciones ya establecidas o lesiones cervicales.

Los anticuerpos específicos para la proteína de la cápside L1 de VPH 16 se detectan entre 4 meses y 5 años desde la infección primaria. La seroconversión es lenta y la exposición antigénica conduce el proceso, puesto que se asocia a una carga y persistencia viral más altas de infección. Diversos estudios han demostrado que los anticuerpos cápside-específicos del VPH producidos por la infección natural, no protegen en infecciones siguientes dado que la seropositividad no se asocia a un riesgo disminuido de reinfección con el tipo homólogo o los tipos genéticamente relacionados con el VPH.

Inhibición de la respuesta inmune

En determinadas circunstancias fisiológicas de permisividad inmunológica, tras un periodo de persistencia de la infección normalmente largo, las partículas de ADN viral que están en forma episomal se integran dentro del genoma de la célula. Así se producen una serie de acontecimientos que bloquearán proteínas que tienen una función importante en el ciclo celular (p53 y Rb). En consecuencia, se producirán alteraciones en el crecimiento normal, así como en la diferenciación del epitelio cervical, seguidas de una acumulación de errores genéticos (clastogénesis) que podrían ser la base de la transformación oncogénica/tumoral.

El VPH en el epitelio del cérvix, se ubica en la zona de transformación donde mantiene la replicación viral del ADN viral en un número de copias bajo (30-50 copias por célula infectada) en forma extracromosómica, episomas que se estructuran con base en histonas y material genético. Se cree que en esta etapa el ADN viral se distribuye difusamente por las células basales proliferantes y que al mantener un número reducido de copias se impide la activación de la respuesta inmune.

Estudios avanzados en sistema inmune y VPH

A día de hoy, una prioridad para el campo sanitario es la prevención y detección precoz del cáncer de cérvix provocado por el VPH. Gracias a esto, se han logrado en los últimos años grandes avances técnicos y diagnósticos del sistema inmune y VPH que mejoran el panorama de la enfermedad. Con el objetivo de brindar una actualización completa a los médicos interesados, en TECH Universidad Tecnológica hemos diseñado el Máster en Patología del Tracto Genital Inferior y VPH, en donde podrás conocer a profundidad los progresos que se han logrado en este campo e implementarlos a tu práctica clínica.

Con nosotros podrás cursar programas como el Máster en Infectología Clínica y Terapéutica Antibiótica y el Máster en enfermedades Infecciosas. Mediante contenidos multimedia innovadores, estos programas 100 % online te permitirán lograr un conocimiento exhaustivo e integral.

Categorías: master

Artículos relacionados

1 /

Compartir