Seguridad y manejo de los residuos sanitarios
Los residuos sanitarios pueden causar una liberación de patógenos y toxinas si no se maneja un correcto protocolo de «bioseguridad».
facultad de medicina · análisis clínicos
sáb. 27 de feb. 2021
0

Los residuos sanitarios pueden exponer a la población a una peligrosa liberación de patógenos y toxinas si no se maneja un correcto protocolo de seguridad biológica o «bioseguridad». Esta exposición accidental puede ser evitada con el estudio del marco legal y los parámetros estándar en el funcionamiento del laboratorio de análisis clínicos.

Con el fin de evitar accidentes, es fundamental que en los laboratorios se evalúen las normas legales de los residuos sanitarios, se demuestre la importancia de un plan de evacuación de emergencia, se identifiquen los riesgos en un laboratorio clínico y se definan los tipos de residuos sanitarios. A continuación se hará una breve introducción a estos temas.

Seguridad de un laboratorio clínico

Para comenzar, hay que remarcar la diferencia entre «seguridad biológica» (o «bioseguridad») y «protección biológica» (o «bioprotección»). La primera se refiere a los principios, técnicas y prácticas aplicadas con el fin de evitar la exposición no intencional a patógenos y toxinas. La segunda se refiere a las medidas de protección de la institución y del personal, destinadas a reducir el riesgo de pérdida, robo, uso incorrecto, desviaciones o liberación intencional de patógenos y toxinas.

Un programa de bioprotección de apoyarse en un programa sólido de seguridad biológica. Mediante las evaluaciones del riesgo realizadas como parte integral del programa de bioseguridad de la institución, se acopia información sobre el tipo de organismos utilizados, su localización, el personal que necesita tener acceso a ellos y sus responsables.

Plan de evacuación de emergencia

Todo laboratorio que trabaje con microorganismos infecciosos deberá establecer precauciones de seguridad acordes con el riesgo que entrañen los microorganismos y animales utilizados. En cualquier instalación que almacene o trabaje con toxinas o sustancias peligrosas, es indispensable un plan escrito de medidas de contingencia para hacer frente a los accidentes en el laboratorio. Las autoridades sanitarias nacionales o locales deberán participar en la elaboración del plan de preparación para emergencias.

En él se consideran varios factores imprescindibles como los procedimientos de emergencia para laboratorios de microbiología el cual incluye heridas punzantes, cortes y abrasiones. La persona afectada deberá quitarse la ropa protectora, lavarse las manos y la parte lesionada, aplicarse un desinfectante cutáneo apropiado y buscar la atención médica que sea precisa. Otro ejemplo es la ingestión de material potencialmente infeccioso. En caso de que ocurra, la persona se quitará la ropa protectora y buscará atención médica. Se notificará la identidad del material ingerido, así como las circunstancias del incidente para que se mantengan los registros médicos apropiados.

Otros protocolos de evaluación incluyen los accidentes relacionados con la emisión de aerosoles potencialmente infecciosos (fuera de la cámara de seguridad biológica), la rotura de recipientes y derrames de sustancias infecciosas, rotura de tubos con material potencialmente infeccioso en centrifugadoras carentes de cestillos de seguridad, rotura de tubos dentro de cestillos de cierre hermético (cestillos de seguridad), e incendios y catástrofes naturales.

Evaluación de los riesgos

La evaluación se efectuará teniendo en cuenta toda la información disponible sobre las situaciones en que exista una herida, sangre u otro material potenciamente infeccioso. Los agentes biológicos a los que estén (o puedan estar) expuestos, la naturaleza y riesgo intrínseco de los instrumentos cortopunzantes, la organización del trabajo, condiciones laborales, nivel de formación, factores psicosociales laborales, características de los puestos de trabajo y muchos otros factores también son tomados en cuenta.

Para cada peligro detectado debe estimarse el riesgo, la potencial severidad del daño y la probabilidad de que ocurra la exposición. Algunos de los elementos a considerar son:

  • Reducir al mínimo posible el número de trabajadores que estén o puedan estar expuestos.
  • Eliminar el uso innecesario de instrumental cortopunzante.
  • Sustituir los instrumentos cortopunzantes por dispositivos sanitarios que incorporen mecanismos de seguridad, a la vez que se retiran los dispositivos convencionales sustituidos.
  • Especificar y aplicar procedimientos seguros para la recepción, transporte, utilización y eliminación del instrumental sanitario cortopunzante y residuos contaminados en recipientes correctamente etiquetados.
  • Prever la correcta inmunización y vacunación de los trabajadores frente a los agentes biológicos.

Normas estandarizadas de trabajo

Las precauciones universales (PU) incluyen vacunación (inmunización activa), normas de higiene personal, elementos de protección de barrera, cuidado con los objetos cortantes y punzantes, estirilización y desinfección correcta de instrumentales y superficies.

Las precauciones estándar (PE) incluyen la higiene de manos (la cual debe realizarse según las distintas situaciones por diferentes procedimientos), guantes, máscaras, equipos de protección ocular y facial y batas.

Trabajos sin vigilancia

Este tipo de operaciones se llevan a cabo cuando el proceso que se realiza no se puede concluir dentro del horario normal de trabajo y se deja en marcha sin vigilancia hasta el día siguiente o el próximo turno.

El riesgo fundamental de aparatos e instalaciones complejas de laboratorio funcionando sin ningún tipo de supervisión es: explosión, incendio y contaminación por emisiones o vertidos. Para la reducción del riesgo de este tipo, debe estar previstos dispositivos de control automático de las fuentes de energía y la circulación de fluidos que puedan detectar cualquier alteración de los parámetros que los regulan (temperatura, viscosidad, agitación, formación de espuma, etc). También instalaciones de alarmas y equipos automáticos contra incendios son imprescindibles cuando este tipo de operaciones se realiza con regularidad.

Manejo de los residuos sanitarios

  • Residuo peligroso: presenta una o varias características peligrosas aprobadas por el gobierno de conformidad con lo establecido en la normativa o en los convenios internacionales.
  • Gestor de residuos: la persona o entidad pública o privada que realice cualquiera de las operaciones que componen la gestión de los residuos, sea o no el productor de los mismos.
  • Gestión de residuos: la recogida, el transporte y el tratamiento de residuos, incluida la vigilancia de estas operaciones y el mantenimiento posterior al cierre de los vertederos.

Clases de residuos sanitarios

Existen los objetos cortantes y punzantes; restos anatómicos y órganos, incluidos bolsas y bancos de sangre; residuos cuya recogida y eliminación es objeto de requisitos especiales para prevenir infecciones; residuos cuya recogida y eliminación no son objeto de requisitos especiales para prevenir infecciones (vendajes, vaciados de yeso, ropa blanca, ropa desechable, pañales, etc); productos químicos que contienen sustancias peligrosas; medicamentos citotóxicos y citostáticos; residuos de amalgamas procedentes de cuidados dentales.

Envasado

Los residuos sanitarios tales como restos anatómicos y órganos, incluidos bolsas y bancos de sangre, se depositarán en bolsas o en recipientes rígidos o semirrígidos. Cuando estos residuos se recojan en bolsas, deberán ser de color rojo. En el caso de los cortantes y punzantes, los envases serán rígidos, imperforables e impermeables.

Destino

Las autoridades ambientales en su respectivo ámbito competencial se asegurarán de que, cuando se lleve a cabo la eliminación de residuos, se haga según el tipo de residuo y de la manera correcta. En general, las dos opciones que se indican en las distintas normativas automáticas son las siguientes:

Residuos específicos de riesgo: incineración de homos preparados para esta finalidad y construidos con unas características definidas. Desinfección mediante esterilización por vapor caliente a presión por la técnica autoclave. Posteriormente, los residuos desinfectados podrán ser eliminados como residuos urbanos.

Residuos citotóxicos: incineración a una temperatura que pueda garantizar su destrucción y neutralización química. En la mayoría de las Comunidades Autonómas (CCAA) se contemplan todas estas opciones, aunque siempre con alguna excepción.

Análisis clínicos

En TECH Universidad Tecnológica sabemos que los mejores profesionales no están conformes con sus alcances y desean ampliar aún más sus conocimientos. Por eso, en la Facultad de Medicina se han programado múltiples posgrados de estudio especializado en tratamiento de patógenos tales como el Máster en Enfermedades Infecciosas y Tratamiento Antimicrobiano y el Máster en Infectología Pediátrica.

En cuanto a temas más específicos relacionados con el tema central del artículo, es decir, con la salud y el manejo de los residuos sanitarios, el Máster en Análisis Clínicos otorga profundos conocimientos sobre los parámetros estándar en el funcionamiento del laboratorio del análisis clínico.

Artículos relacionados

1 /

Compartir