Picaduras de los himenópteros

La familia de los himenópteros está compuesta por abejas y avispas. En general, sus picaduras causan reacciones cutáneas localizadas que, de forma espontánea, se resuelven en un periodo corto de tiempo.

facultad de medicina · alergología
viernes, 29 de julio de 2022
0

Los himenópteros (hymenoptera) constituyen un orden de insectos muy amplio, con más de 153.000 especies. Por esta razón es importante que desde la medicina, en particular desde la alergología, se tenga un conocimiento de los efectos de las picaduras de los himenópteros, que pueden ocurrir con cierta frecuencia. Lo anterior para poder dar un diagnóstico, un tratamiento óptimo y así garantizar el bienestar del paciente.

Picaduras de los himenópteros

La familia de los himenópteros está compuesta por abejas y avispas. En general, sus picaduras causan reacciones cutáneas localizadas que, de forma espontánea, se resuelven en un periodo corto de tiempo. En otras ocasiones, se producen reacciones cutáneas locales pero muy extensas, que duran varios días y que pueden ser causa de preocupación no sólo por su gran tamaño, sino porque puede dar lugar a otras complicaciones como sería una sobreinfección y dar lugar a una celulitis que precise tratamiento antibioterápico. Otras veces se pueden producir reacciones alérgicas graves (anafilaxia) e incluso reacciones alérgicas mortales.

Como regla general, las abejas sólo pican cuando se las provoca o se las pisa. Cuando una abeja te pica, el aguijón queda insertado en la piel y posteriormente se desarrolla una reacción local alrededor de la misma. En el caso de los véspidos (avispas), se trata de especies más agresivas que cuando pican no se desprenden de su aguijón. El hecho de que no se desprendan del aguijón les permite picar en varias ocasiones. Como curiosidad, no siempre van a liberar veneno.

En general, los géneros de himenópteros más estudiados han sido apis, vespa, vespula y polistes. La distribución de las abejas va a estar bien definida (panales de abejas para la producción de miel o zonas dedicadas a la polinización). En el caso de los véspidos, la distribución es heterogénea y varía en relación a la deforestación, agricultura, ganadería, etc. En diversos estudios a lo largo de toda Europa, se ve cómo existe una prevalencia variable de reacciones sistémicas por picaduras de los himenópteros con valores realmente bajos en niños y mayores en algunas profesiones como serían los silvicultores.

Tipos de reacciones por picaduras de los himenópteros

Se tienen las siguientes posibles reacciones: reacciones cutáneas normales, reacciones cutáneas locales, reacciones cutáneas locales extensas, reacciones sistémicas (anafilaxia) y reacciones mortales.

Reacción local normal

Consiste en la aparición de dolor, prurito, enrojecimiento e inflamación menos de 10 cm en la zona de la picadura que se resuelve habitualmente en menos de 24 horas (puede quedar cierta molestia residual). No suponen riesgo para la salud a menos que sea en la cavidad bucal y que se produzca una obstrucción con compromiso de las vías respiratorias.

Reacción local extensa

Los síntomas son similares a los previos, pero aquí la inflamación es mayor a 10 cm y durante más de 24 horas. Suele afectar a dos articulaciones y en ocasiones a una extremidad entera. En este caso, también puede ser peligroso si la reacción se extiende por la cavidad bucal o cuello y afecta por compresión las vías respiratorias.

Reacción anafiláctica

Mediada por IgE. Las reacciones bifásicas son poco frecuentes (se definen como reacciones de tipo anafiláctico en los que existe una recuperación inicial y una recaída pasadas entre 4-24 horas). Las reacciones anafilácticas se clasifican en 4 grados en función de la gravedad, siendo el grado IV en el que aparece la parada cardiovascular.

Reacción sistémica

La detección de sensibilizaciones asintomáticas se define como aquellas en las que el individuo presenta pruebas cutáneas y/o IgE específica tras haber sufrido picaduras por parte de algún himenóptero y sin presentar clínica significativa. No se ha establecido hasta el momento el riesgo real de sufrir una reacción sistémica por parte de este grupo de pacientes con una sensibilización asintomática.

Los porcentajes de reacciones locales y reacciones sistémicas entre las diversas series son muy variables, pero existen una serie de factores que influyen en la prevalencia de alergia al veneno de himenópteros como son:

  • Grado de exposición: Es más frecuente en determinadas profesiones (típico en apicultores y sus familiares, bomberos, electricistas, etc.), región geográfica o en zonas rurales que en las ciudades.
  • Sexo: Es más frecuente entre los varones que entre las mujeres. Esto tiene relación con que tradicionalmente los hombres estaban más expuestos en relación al tipo de profesiones y tareas que desarrollaban.
  • Factores genéticos: No queda claro si la atopia es un factor de riesgo para el desarrollo de reacciones tras picaduras por himenópteros.

Anafilaxias

Las reacciones sistémicas graves o anafilaxias son cada vez más frecuentes. Una anafilaxia no controlada puede llegar a ser mortal. De hecho, una única picadura puede desencadenar una reacción grave mortal. En ocasiones, la reacción alérgica es tan grave que puede provocar la muerte en individuos previamente sensibilizados. La mayoría de fallecimientos se producen en adultos entre los 35-55 años. En más de la mitad de las ocasiones la muerte se produce en los 30 primeros minutos tras la picadura y en un 75% durante las cuatro primeras horas. El mecanismo por el cual fallece parece que es a causa de un choque multiorgánico.

Para evitar este desenlace fatal, existen una serie de factores de riesgo que se deben evaluar:

Número e intervalo entre picaduras

Un intervalo corto entre picaduras aumenta el riesgo de sufrir una reacción sistémica ante una repicadura. Por otro lado, en el caso de sufrir un elevado número de picaduras al año (más de 200), como sería el caso de apicultores, puede inducirse tolerancia y hay quien dice que con 50 picaduras al año se tendría cierto grado de protección. Es por eso que, en ocasiones es más fácil que se encuentren reacciones alérgicas sistémicas entre familiares de apicultores que reciben picaduras con relativa frecuencia (tienen abejas en el coche, dentro de la ropa, etc.) pero no con la suficiente como para generar tolerancia.

Gravedad de la reacción anterior

La posibilidad de desarrollar una reacción sistémica tras haber sufrido una reacción local extensa se estima entre el 5-10% (en estos casos, habrá que valorar de forma individualizada y consensuada con el paciente si existe la necesidad de pautar un autoinyector de adrenalina). En el caso de reacciones sistémicas leves, la posibilidad de presentar una reacción sistémica grave está en torno al 15-30. En el caso de que la reacción fuera grave la probabilidad se dispara hasta el 79%. Parece que con el paso del tiempo descienden los niveles de IgE y el riesgo de desarrollar una reacción sistémica grave va en descenso.

Reacciones alérgicas a las picaduras

Las picaduras de estos insectos implican distintos alérgenos que contiene su veneno. Conocer a profundidad los alérgenos, así como las reactividades de tales componentes, es clave para dar un correcto tratamiento al paciente que sufrió la picadura. Si te interesa cursar estudios de posgrado en esta especialidad médica, en TECH Universidad Tecnológica tenemos para ti el Máster en Alergología. Se trata de un programa muy demandado hoy en día, que te brindará nuevas vías de intervención de la mano con los últimos hallazgos científicos.

También contamos con el Máster en Alergología Pediátrica, un programa centrado en las reacciones alérgicas en pacientes pediátricos, en los que afecciones como el asma o las alergias alimentarias constituyen un problema de primer nivel. Si, por el contrario, tienes interés por la organización de los centros médicos, el Máster en Gestión Clínica, Dirección Médica y Asistencial es perfecto para ti.

Categorías: master

Artículos relacionados

1 /

Compartir