La delegación
La delegación de tareas en una empresa es una gestión de liderazgo, muy importante en la dirección de cualquier actividad laboral.
facultad de medicina · educación para la salud para medicina
mar. 09 de nov. 2021
0

La delegación de tareas en una empresa es una gestión de liderazgo, muy importante en la dirección de cualquier actividad laboral. En el caso de la dirección clínica, los cargos y roles a desempeñar dentro del hospital o el centro de investigación se concentran en dicha disciplina sanitaria, asignando trabajos según lo requiera la entidad.

¿Qué significa delegar?

Si la autoridad es el poder que otorga el puesto en el que estás tanto para decidir como para actuar y exigir la realización de las tareas para conseguir el fin, la delegación es una autoridad condicionada. Hay delegación de autoridad: una persona confía a otra la realización de una actividad que es responsabilidad del primero. En organizaciones medianas, grandes o complejas, la delegación de la autoridad última ha de ser necesariamente delegada a través de la estructura organizativa.

Es necesario definir los límites de la delegación de autoridad y los deberes que se asumen. Sus limitaciones dependen de múltiples factores que pueden ser generalistas y establecidos, o muy concretos a través de órdenes/autorizaciones. La delegación es un proceso formal que consiste en:

  • Asignación persona-asignación tareas (cometido)-objetivos.
  • Otorgamiento de autoridad (formalización).
  • Crear obligación del delegado (responsabilidad).

Formas de evaluar la delegación

En dicho proceso se puede delegar tanto las tareas como la autoridad, la toma de decisiones, el mando sobre otras personas (autoridad directa) dirigir otras funciones (autoridad funcional), la capacidad de decidir en otras áreas (autoridad funcional) e incluso la de coordinación si las responsabilidades crecen y se extiende más allá de lo estrictamente funcional ampliando el cambio funcional. Los principios en los que se basa una correcta delegación son:

  1. No delegar nada que no se pueda controlar.
  2. La responsabilidad del delegante no es la ejecución de las funciones que se delegan pero si del control sobre la realización de las tareas.

Hay dos aspectos dentro del marco de la delegación que se refieren a la centralización y descentralización. Definen en cada caso la agrupación de delegaciones o traspaso de deberes a través de una estructura organizativa más o menos compleja. La descentralización y la centralización que sucede en el caso de la reserva sistemática de autoridad se da por parte de unos pocos respecto a toda la organización.

Se puede delegar en aquellas personas que posean características y actitudes para los cometidos o fines que se prevén: quien tenga conocimiento suficiente de los hechos objeto de la delegación (quien sepa) quien tenga la competencia profesional y quien tenga tiempo y posibilidades (quien pueda) y por supuesto quien tenga la motivación suficiente.

Tareas delegables

  • Aquellas actividades que entran en el campo de trabajo del colaborador y en su capacidad.
  • Aquellas actividades que por su especialización conoce bien el colaborador.
  • Aquellas actividades que por su urgencia requieren de una decisión rápida lo más cerca posible del destino.
  • Aquellas actividades que puedan ahorrar tiempo o alargan injustificadamente la jornada del directivo.
  • Aquellas tareas que el directivo no tiene por qué realizarlas personalmente, debido a que como persona cualificada que es, puede realizar otros trabajos de mayor importancia.
  • Aquellas actividades que ayudan a la formación de nuestros colaboradores.

En definitiva y porque conviene dejar claro: delegar es la labor que realiza el directivo de asignar funciones, atribuir autoridad a los demás y otorgar responsabilidades adicionales por los resultados. La delegación implica en sí misma la reducción de una serie de actividades que llevan tiempo. Se estiman pueden ser realizadas por nuestros colaboradores, pero no libera nunca de su responsabilidad final.

El hecho de haber delegado una tarea a un colaborador, con las consiguientes atribuciones para su ejecución, no exime en ningún caso al delegante de su «responsabilidad» sobre la misma. Se delega autoridad, nunca responsabilidad.

Funciones no delegables

Actividades que no se deben delegar nunca en nuestros colaboradores:

  • Las tareas propiamente directivas como son: la fijación de objetivos, la aprobación de los planes, programas y proyectos, la aprobación de presupuestos de cierto nivel, la toma de decisiones de los asuntos importantes, el control de los objetivos.
  • El mando del grupo de los colaboradores directos. El reparto de las tareas, la motivación del personal, el mantenimiento del mejor clima de trabajo, los cambios de personal, las amonestaciones y felicitaciones y los asuntos de disciplina.
  • Las decisiones de planificación o coordinación a largo plazo. Los aspectos estratégicos que afectan al futuro de la empresa o del ámbito de nuestra responsabilidad tampoco deberán ser delegables.
  • Los asuntos para los cuales no hay personal suficientemente cualificado en quien delegar. Tal y como se ha señalado con anterioridad, en ocasiones es más una incapacidad directiva que una imposibilidad real.
  • Aquellas actividades especializadas que aunque nuestros colaboradores podrían realizarlas correctamente. Permite al directivo mantener un contacto útil con los hechos, el mercado (los clientes), o con los colaboradores.

Pautas

Ante los procesos de delegación, los directivos han de tener presente que para obtener resultados y evaluar dicha colaboración, se deberá clarificar previamente las pautas adecuadas:

  • Qué se quiere que realicen.
  • Para cuándo lo deben efectuar.
  • Cómo se van a medir.

Son aspectos que enmarcarán la tarea. Les ayudará a crecer y diseñar su propio método para alcanzar objetivos y evitar también malos entendidos e interrupciones al delegante. Conviene saber diferenciar entre delegación y participación. No es lo mismo delegar que dar participación: delegar es dar a otro la facultad de decidir o de realizar una tarea con responsabilidad, mientras que dar participación es posibilitar a alguien a colaborar en la toma de decisiones.

Actitudes

Frases sobre el liderazgo

  • El coraje es la principal cualidad del liderazgo. En mi opinión, no importa dónde se ejerza. Por lo general, implica algunos riesgos, especialmente en las nuevas empresas. Walt Disney.
  • En pocas palabras, un líder es un hombre que sabe adónde quiere ir, se pone de pie y va. John Erskine.
  • Son líderes quienes, por medio de una comunicación eficaz, influyen a otros a seguirlos. Barry Bowater.
  • El verdadero liderazgo debe ser para el beneficio de los que siguen, no para el enriquecimiento de los líderes. Robert Townsend.
  • No se deben perder de vista los factores más importantes que llevan un liderazgo exitoso: el compromiso, una pasión por dejar huellas, una visión por lograr un cambio positivo y el coraje para la acción. Larraine Matusak.
  • Demostrar tu liderazgo significa que cuando surgen los problemas los enfrentas de una manera madura, racional y sincera, por muy molesto que te resulte. Robin S. Sharma.
  • El liderazgo es un arte, no un don. Robin S. Sharma.
  • Si tus acciones inspiran a otros a soñar más, aprender más, hacer más y ser mejores, eres un líder. Jack Welch.
  • El liderazgo es una tarea, no un puesto. Las personas no te pertenecen, tú les perteneces a ellas. Max De Pree.

Dirección médica

En el contexto socioeconómico actual se hace cada vez más necesaria la introducción de habilidades directivas en los responsables de los procesos de salud. Por esta razón es que existen posgrados de especialización profesional como el Máster en Dirección de Hospitales y Servicios de Salud y el Máster en Medicina y Salud Laboral de TECH Universidad Tecnológica.

Así mismo, el resto de factores que influyen en la salud de las personas también se puede estudiar desde una perspectiva administrativa. En este sentido, los Jefes de Servicio y los responsables de la dirección del personal médico en los centros hospitalarios pueden desarrollar habilidades a través del Máster en Gestión Clínica, Dirección Médica y Asistencial. De esta manera podrán capacitarse y obtener técnicas que promuevan el impulso de su liderazgo.

Artículos relacionados

1 /

Compartir