Infecciones de vías respiratorias

La mayor parte de las infecciones respiratorias son de causa vírica. Pueden ir desde infecciones leves que pueden ser atendidas de forma ambulatoria a formas más graves que precisan hospitalización y atención en el servicio de urgencias.

facultad de medicina · urgencias pediátricas
miércoles, 31 de agosto de 2022
0

Las infecciones de vías respiratorias son las enfermedades más frecuentes tanto en el niño como en el adulto. En los menores de dos años suponen una de las causas más frecuentes de hospitalización, originando numerosas consultas médicas tanto a nivel de Atención Primaria como de servicios de urgencias hospitalarios.

La mayor parte de las infecciones respiratorias tienen causa vírica y pueden ser desde infecciones leves, que pueden ser atendidas de forma ambulatoria, a formas más graves que precisen hospitalización. Además, un único agente puede dar lugar a cuadros clínicos muy distintos, mientras que varios agentes infecciosos pueden dar lugar a varios síndromes semejantes, no diferenciables clínicamente.

Resfriado común

Se trata de una de las infecciones de vías respiratorias más comunes. La clínica del resfriado común consiste en una combinación variable de fiebre, tos, rinorrea, dolor de garganta, congestión ocular, obstrucción nasal y estornudos, que pueden durar de 4 a 10 días. Los RV son el agente causal más frecuente, responsables de en torno al 50 % de los episodios (incluso 80 % en los picos epidémicos), seguidos de los CoV.

La sintomatología clínica depende de la liberación de mediadores inflamatorios producida por la acción del virus sobre el epitelio y la transmisión se produce por el contacto con secreciones nasales infectadas. El tratamiento se basa en consejos y medidas higiénicas, lavados nasales con suero salino fisiológico (SSF), fármacos antipiréticos y analgésicos, según la sintomatología. Los antibióticos solo se prescribirán ante la sospecha de sobreinfección bacteriana.

Faringoamigdalitis aguda

Se trata de un proceso agudo febril con inflamación de las mucosas del área faringoamigdalar. Puede presentar eritema, edema, exudado, úlceras o vesículas. La mayoría de casos son causados por virus con una evolución benigna y autolimitada. Entre las bacterias, la más frecuente es el estreptococo beta hemolítico grupo A (EbhGA) o Streptococcus pyogenes, para las que el tratamiento antibiótico sí que está indicado. Este estreptococo no forma parte de la flora normal de la nasofaringe, lugar preferente de ubicación en la infección aguda.

La transmisión es debida al hacinamiento y contacto íntimo en colegios y lugares cerrados con un período de incubación de doce horas a cuatro días.  En conjunto, los virus son los responsables de la mayoría de las FA en niños menores de 2 años. Esto hace muy poco probable la etiología estreptocócica, posiblemente por una menor adherencia del estreptococo a las células respiratorias a esta edad.

Crup espasmódico o laringitis estridulosa

El crup espasmódico o falso crup recuerda a la laringitis subglótica, aunque no refiere un cuadro prodrómico vírico ni fiebre, al darse incluso en la misma franja de edad. Se presenta bruscamente de noche en un niño previamente sano, con clínica de tos perruna, disfonía y estridor inspiratorio intenso. De una durabilidad de varias horas, presenta al día siguiente solo una leve disfonía y tos o incluso una mejoría completa. Pueden aparecer nuevos episodios una o dos noches más, aunque menos intensos. Suele existir también un predominio invernal. Afecta más a varones, suele ser recurrente y es evidente la presencia de casos familiares. Diferenciarla de la laringitis subglótica no es importante, ya que el tratamiento es el mismo.

Epiglotitis

Entre las infecciones de vías respiratorias encontramos la epiglotitis, que es una laringitis supraglótica aguda, causada principalmente por Haemophilus influenzae tipo b. Su incidencia ha disminuido drásticamente hasta un 90 % desde la vacunación universal del mismo. Se manifiesta una clínica de voz apagada, tos escasa, fiebre alta, intenso dolor de garganta, dificultad para tragar que provoca un babeo constante. Puede existir un proceso catarral previo que se agrave bruscamente. Suele producir un estado tóxico, con palidez y dificultad respiratoria rápidamente progresiva, incluso con cianosis y coma.

Se recomienda evitar maniobras exploratorias que puedan alterar al niño. El trabajo ha de ir dirigido a asegurar la vía aérea con intubación nasotraqueal precoz, incluso traqueotomía, si aquella no fuera posible. Se iniciará antibioterapia intravenosa (cefotaxima, ceftriaxona o meropenem). La adrenalina no es eficaz y los corticoides pueden necesitarse, en ocasiones, para evitar complicaciones. Por su gravedad requiere ingreso hospitalario, ya que su evolución espontánea es muy mala, incluso mortal.

Otitis media

La otitis media es la inflamación de la mucosa del oído medio acompañada de la presencia de líquido (exudado, trasudado, pus o sangre) en dicha cavidad. Este hallazgo es considerado patológico, ya que dicho oído es una cavidad aérea. Si este líquido se acompaña de sintomatología clínica aguda atribuible al hallazgo, hablamos de otitis media aguda (OMA). Si encontramos líquido en el oído medio, pero no hay sintomatología clínica aguda, la otitis media recibe el nombre de otitis media secretora, con exudado o derrame (OME). Esta situación se trata de un evento evolutivo postinfección aguda.

Muchos otorrinolaringólogos denominan a esta situación “otitis serosa”, término en desuso en la literatura pediátrica actual, ya que presupone la esterilidad de dicho derrame. Sin embargo, en realidad se cultivan gérmenes hasta en un 30 % de los casos, con mayor prevalencia de virus. La otitis media sin derrame, es un cuadro menos frecuente en el que la inflamación de la mucosa no se acompaña de exudado.

Sinusitis aguda

La sinusitis es la inflamación y/o infección de la membrana mucosa que recubre los senos, asociada a la presencia de exudado en el transcurso de un resfriado común. Se estima que hasta un 10 % de infecciones de vías altas se complican con sinusitis, pero muchas no se diagnostican.

La sinusitis aguda (< 30 días) y subaguda (30-90 días) están producidas por los mismos gérmenes causantes de la OMA (neumococo y Haemophilus influenzae no capsular, principalmente). La sinusitis crónica infecciosa (> 90 días), no suele ser habitual en pediatría, pero sí que es frecuente una forma de sinusitis crónica asociada a rinitis alérgica y asma bronquial, que actúa como factor de exacerbación del mismo. La infección vírica del epitelio respiratorio, comporta presión negativa en las cavidades sinusales y dificultad en el drenaje de las secreciones acumuladas en las mismas, lo que favorece la sobreinfección.

Bronquiolitis

Infección aguda de causa viral que afecta a las vías aéreas inferiores con obstrucción e inflamación de los bronquiolos terminales inferiores. Suele darse en el contexto de un cuadro catarral. Se caracteriza por ser el primer episodio de taquipnea y disnea espiratoria (respiración sibilante) en los 24 primeros meses de vida, o por la presencia de hipoxia (SatO2 < 95 %) por pulsioximetría e hiperinsuflación en la radiografía de tórax en ausencia de sibilancias.

La bronquiolitis es la infección viral asociada a sibilancias más frecuente en la infancia. El VRS causa aproximadamente el 60-70 % de todas ellas. No existe el portador sano de VRS. La infección a causa de este virus no deja inmunidad completa y duradera, siendo frecuentes las reinfecciones. La transmisión es directa mediante secreciones respiratorias o indirecta, permaneciendo el virus en fómites durante horas. Por lo que el riesgo de infección nosocomial está presente, siendo importante el aislamiento respiratorio y el lavado de manos para prevenir la transmisión.

Control pediátrico en servicio de urgencias

El control del paciente pediátrico en el servicio de urgencias, ya sea por infecciones de vías respiratorias o por distintas causas, tiene un alto nivel de cuidado. El estado crítico del niño se distingue del adulto por las peculiaridades propias de su edad, así como por la dificultad para realizar una exploración precisa. Por esta razón, en TECH Universidad Tecnológica te ofrecemos el Máster en Urgencias Pediátricas. Con este programa podrás acceder al conocimiento más completo y actualizado de la especialidad.

En TECH contamos con la mayor oferta de posgrado digital del mundo. En nuestra oferta contamos con programas de alto nivel como el Máster en Cuidados Críticos Cardiovasculares en el Servicio de Urgencias o el Máster en Imagen Clínica para Urgencias, Emergencias y Cuidados Críticos. Con ellos podrás llevar tu nivel profesional al siguiente nivel, adquiriendo un manejo clínico eficiente y oportuno.

Categorías: master

Artículos relacionados

1 /

Compartir