Cuidados postquirúrgicos

La atención domiciliaria de los pacientes quirúrgicos en su domicilio por el equipo de profesionales de las UHD permite al paciente y a los cuidadores adquirir las destrezas y conocimientos necesarios para la recuperación funcional del paciente y la prevención de complicaciones.

facultad de medicina · hospitalización domiciliaria
jueves, 11 de agosto de 2022
0

El ingreso hospitalario por una patología quirúrgica urgente o programada es una situación estresante para el paciente y sus familiares, que se intensifica con el alta hospitalaria. Una vez en el domicilio la familia debe encargarse de los cuidados postquirúrgicos, una tarea para la que ninguno de los cuidadores ha sido entrenado durante el ingreso hospitalario. En este artículo trataremos las generalidades de los cuidados postquirúrgicos del paciente en su domicilio.

Cuidado del paciente quirúrgico

Una vez que el paciente está en su domicilio, aparecen múltiples dudas sobre la movilidad, la dieta, la administración de fármacos o el aseo personal, entre otros factores. Cualquier error en el cuidado del paciente puede poner en peligro su recuperación. La atención domiciliaria de los pacientes quirúrgicos en su domicilio por el equipo de profesionales de las Unidades de Hospitalización a Domicilio (UHD), permite al paciente y a los cuidadores, adquirir las destrezas y conocimientos necesarios para la recuperación funcional del paciente y la prevención de complicaciones.

Con independencia del motivo de ingreso en las UHD, se debe establecer un plan de cuidados personalizado con todo el equipo de hospitalización domiciliaria para la atención del paciente y los cuidadores. El equipo de profesionales debe evaluar y consensuar dicho plan a través de:

  • Valoración médica: diagnósticos clínicos, síndromes geriátricos, valoración cognitiva, nutricional, riesgo de complicaciones, conocimiento y adherencia al tratamiento médico.
  • Valoración de enfermería: riesgos UPPs, riesgo de caídas, disfagia/aspiraciones, pérdidas o fugas, autonomía en toma de medicación.
  • Valoración fisioterapéutica o Plan de recuperación funcional fisioterapeuta.

El plan de cuidados para el paciente quirúrgico en HD incluye elementos generales para todos los procesos y otros específicos que se detallan a continuación.

Elementos generales del plan de cuidados postquirúrgicos

  • Realización de un plan de cuidados individualizado y adaptado a la situación de cada paciente.
  • Frecuencia de visitas. Se debe informar al paciente y los cuidadores de la frecuencia de visitas para garantizar la continuidad de los cuidados en el hospital.
  • La verificación y compresión por parte del paciente, familia y cuidadores, de las indicaciones del régimen terapéutico pautado, orden de medicación y organización de horarios para los tratamientos.
  • Valoración y control de las complicaciones potenciales.
  • Apoyo, información e instrucciones a al paciente y cuidador.
    • Autocuidado dieta prescrita, hidratación, aseo personal, complicaciones, procedimientos o tratamientos y cuidado de las heridas.
    • Adquisición de destrezas y conocimientos para cuidado del paciente.
  • Gestión de espacios y adaptación del medio a las necesidades del paciente.

Elementos específicos del plan de cuidados postquirúrgicos

  • Manejo del dolor postquirúrgico.
  • Cura de herida quirúrgica.
  • Nutrición del paciente postquirúrgico.
  • Rehabilitación del paciente postquirúrgico.
  • Prevención de caídas.

Control del dolor postquirúrgico

Tras alta hospitalaria, el paciente sale con una pauta analgésica que debe ser revisada en la primera valoración médica en su domicilio. En dicha revisión, parte esencial de los cuidados postquirúrgicos, es necesaria una valoración global del dolor que incluya: localización, características, intensidad y claves no verbales del dolor. Para el adecuado alivio del dolor, resulta vital que exista comunicación directa entre el equipo de HD, el paciente y el cuidador, para poder modificar la pauta analgésica de acuerdo con necesidades del paciente.

El entrenamiento del paciente y del cuidador en el control del dolor y el manejo de analgésicos es una parte esencial, lo que conlleva una comunicación directa con el equipo de HD ante cualquier duda. El equipo de Hospitalización a Distancia, para manejar el dolor del paciente, debe:

  • Comprobar el historial de alergias a medicamentos.
  • Comprobar la analgesia administrativa y valorar la efectividad de la analgesia.
  • Determinar la ubicación, característica, intensidad y gravedad del dolor.
  • Evaluar la eficacia de las medidas del alivio del dolor.
  • Comprobar las órdenes médicas en cuanto al medicamento, dosis y frecuencia.
  • Evaluar los posibles efectos adversos del tratamiento analgésico.
  • Evaluar la eficacia del analgésico a intervalos regulares.
  • Registrar la respuesta analgésica y cualquier efecto adverso.
  • Controlar los factores ambientales que puedan influir en el paciente.
  • Entrenamiento del paciente y los cuidadores.
    • Informar de las causas del dolor, el tiempo de duración y los recursos para aliviarlo.
    • Movilización de los pacientes.
    • Control y manejo del dolor irruptivo.
    • Administración de analgésicos: dosis, frecuencias y posibles efectos secundarios.
    • Proporcionar y enseñar posturas antiálgicas.
    • Atender a las necesidades de comodidad que ayuden a la relajación para facilitar la respuesta analgésica.

Cura de herida quirúrgica

Tras el alta hospitalaria, la cura de la herida quirúrgica en el domicilio se puede realizar entre las 24 y las 72 horas, siempre que no existan complicaciones. Esta primera cura la debe realizar el equipo de UHD para establecer el tipo de herida, determinar el procedimiento a realizar y valorar posibles complicaciones.

Si la herida se considera limpia, con cierre por primera intención, el personal de la UHD instruirá al cuidador principal en la técnica de cura, pautará la frecuencia de estas y explicará los signos o síntomas de complicaciones. Se debe informar al paciente y al cuidador que se pueden duchar a partir de las 48 horas tras la cirugía, teniendo en cuenta que debe limpiar la herida con agua y jabón. Posteriormente se debe realizar el procedimiento para la cura.

Si la herida no se considera limpia, el personal de enfermería de la UHD será el encargado de realizar la cura, estableciendo una frecuencia determinada por el drenado y la evolución de esta, de esta forma:

  1. Informar al enfermo y/o familia sobre la técnica que se va a realizar.
  2. Respetar intimidad del paciente.
  3. Acomodar al enfermo en la posición adecuada.
  4. Ponerse los guantes.
  5. Retirar el apósito.
  6. Observar los signos y síntomas de la evolución de la herida, y vigilar los posibles signos de infección.
  7. Limpiar la herida con suero salino (desde los bordes hacia el exterior).
  8. Desinfectar la herida (povidona iodada o clorhexidina).
  9. Colocar gasas estériles.
  10. Cubrir con apósito limpio.

Control de la desnutrición

La desnutrición es un factor negativo independientemente asociado a complicaciones en los cuidados postquirúrgicos, en la mortalidad, prolongación de la estancia hospitalaria y, por tanto, mayores costes sanitarios. Durante el ingreso hospitalario se realiza una valoración nutricional del paciente que permite establecer intervenciones nutricionales pre y postquirúrgicas.

La valoración del estado nutricional se realiza mediante la combinación de test de valoración nutricional, escalas de valores de IMC y valores de exámenes de laboratorios. La intervención nutricional debe ser parte del tratamiento postquirúrgico, inclusive en aquellos pacientes con un buen estado nutricional previo. Resulta necesario porque el estrés quirúrgico y las complicaciones postquirúrgicas pueden producir un deterioro nutricional posterior.

Tras el alta hospitalaria, se debe informar al paciente y al cuidador principal del tipo de alimentación aconsejable, abogando por una dieta equilibrada, controlando que exista un aporte suficiente de proteínas y lípidos, y evitando la sobrenutrición con hidratos de carbono. Se considera que el reparto de nutrientes en el paciente quirúrgico debe contener la siguiente formula: 20 % de proteínas, 30 % de lípidos, 50 % de hidratos de carbono.

Actualización en Hospitalización Domiciliaria

Los cuidados postquirúrgicos que deben tenerse para un correcto cuidado de pacientes en hospitalización domiciliaria son muchos. No obstante, gracias a los avances científicos en la medicina de este siglo, cada vez es más posible realizar una hospitalización domiciliaria. En TECH Universidad Tecnológica tenemos para ti el Máster en Hospitalización Domiciliaria, un programa que te permitirá conocer todo lo relacionado a este sistema innovador.

También tenemos para ti programas como el Máster en Cuidados Paliativos, enfocado en enseñar a cómo acompañar de manera óptima a este tipo de pacientes. O bien, el Máster en Telemedicina, que te dará a conocer a plenitud este nuevo paradigma en la relación médico-paciente para que lo incorpores en tu práctica diaria.

Categorías: master

Artículos relacionados

1 /

Compartir