Balance energético
El balance energético permite que la energía que consumimos por medio de alimentos se distribuya de forma óptima para nuestras actividades diarias.
facultad de medicina · endocrinología en medicina
vie. 22 de ene. 2021
0

El sobrepeso y la obesidad constituyen un enorme problema de salud pública; Según la organización mundial de la salud, las cifras de obesidad entre 1975 y 2016 casi se han triplicado en el mundo. Llevar a cabo una vida y dieta saludables y sana no es fácil para todos, pero aún así el autocuidado si hace parte importante de nuestra salud. Por ello el balance energético juega un papel importante en el bienestar del ser humano. Consumir una cantidad de alimentos consecuente con la cantidad de energía que utilizamos en un día, es el primer habito que se debería adoptar en la cotidianidad.

En 2015, a nivel mundial, más de 100 millones de niños y 600 millones de adultos eran obesos. Por esto la obesidad fue la causa de unos 4 millones de muertos ese año; actualmente, en España, el 39 % de los adultos presenta sobrepeso y el 22% obesidad; esta se asocia a más de 50 enfermedades y a un aumento de la mortalidad. Se estima que hasta el 90% de los casos de diabetes tipo 2, el 80% de las enfermedades cardiovasculares y el 30 % de las neoplasias se podrían prevenir siguiendo hábitos de vida saludables.

La obesidad suele describirse como un trastorno del balance energético. Este es originado por una ingesta excesiva de calorías para el gasto de energía necesario en mantener la vida y realizar la actividad física diaria.

Uno de los principales obstáculos para controlar la actual epidemia de obesidad es la falta de adecuación entre el conocimiento de la enfermedad (desarrollado exponencialmente en las últimas décadas).Además de la aplicación práctica de dicho conocimiento en intervenciones de prevención y tratamiento.

Concepto de energía balanceada

Los intentos por reducir el peso (sobre todo la grasa corporal) se enfocan en disminuir la ingesta calórica. Esto a través de dietas y/o incrementar el gasto energético mediante el ejercicio físico. La efectividad a largo plazo de estas medidas es cuestionable, y el mantenimiento de la pérdida de peso constituye un reto todavía mayor.

El balance energético viene determinado por la diferencia existente entre el ingreso y el gasto energético. Este se define como el estado alcanzado cuando la ingesta de energía iguala al gasto energético. Para mantener dicho balance es necesario ingerir la misma cantidad de energía que se gasta. En este sentido, conocer el concepto de balance energético y aplicarlo a la vida diaria es prioritario para mantener una buena salud y prevenir la obesidad.

El concepto de balance energético se basa en el principio fundamental de la termodinámica (1.ª ley). Esta dicta que la energía no se crea ni se destruye, pero puede transformarse de un tipo de energía a otra.

En la fisiología humana, el balance energético se suele representar por una sencilla fórmula compuesta por tres componentes básicos que son; Energía ingerida, energía gastada y energía almacenada, según la fórmula siguiente:

Energía ingerida = energía gastada + cambios en almacenamiento de energía

  • Si el ingreso energético es igual al gasto, existe equilibrio energético, y el peso corporal permanece estable, con un nivel constante de energía almacenada, principalmente en forma de adiposidad.
  • El ingreso es mayor que el gasto, se produce un balance positivo (con un aumento de los depósitos corporales, sobre todo en forma de grasa), siendo el 60-80 % del aumento de peso atribuible a grasa corporal.
  • Si el ingreso es menor que el gasto, se produce un balance negativo (el organismo utiliza la reserva energética, oxidando los depósitos corporales).

Composición del balance energético

Esta ecuación permanece en equilibrio en la persona adulta que mantiene un peso estable. El balance debe mantenerse equilibrado incorporando la energía necesaria en forma de la cantidad adecuada de alimentos, y ajustando el ejercicio físico para mantener dicho equilibrio. Por lo tanto, el balance energético consta de 2 elementos:

  • Ingreso energético: es el total de calorías incorporadas con los alimentos. El alimento es el combustible necesario para mantener los procesos que requieren energía. Las fuentes de energía que contienen los alimentos son los 3 grupos de macronutrientes principales (los principios inmediatos: hidratos de carbono, grasas y proteínas) y el alcohol.
  • Gasto energético: el gasto de energía procede del metabolismo basal, el efecto térmico de los alimentos y la actividad física.

Esta es la representación clásica de la ecuación del balance energético, que permite predecir lo que ocurrirá en el organismo entre peso y composición corporal, el modelo es una representación estática del balance energético, en el que la ingesta equivale al gasto energético cuando el peso y composición corporal se mantienen.

Cuando se produce un desajuste en el balance energético, el uso de este modelo sería incorrecto porque no tiene en consideración el incremento o el descenso del gasto energético debido a una ganancia o pérdida de peso. Por esto, en la actualidad, el balance energético se debe considerar un proceso dinámico.

Para dar validez a la ecuación, es necesario incluir el factor tiempo, que permitirá contar con el cambio que producirá sobre el gasto energético la variación del contenido de los depósitos de energía, especialmente la masa libre de grasa. Por ello se propone incluir el factor tiempo, resultando la ecuación de la siguiente forma:

Tasa de energía almacenada = tasa de energía ingerida – tasa de energía gastada

Ingreso energético

La energía diaria que obtienen los seres humanos proviene de los alimentos y las bebidas, y depende de la composición y la cantidad que se ingiera. Esta energía se define como la capacidad para realizar un trabajo y en el campo de la nutrición, se refiere al modo en el que el cuerpo utiliza la energía localizada en las uniones químicas de los alimentos.

Antes de nada, es importante recordar que, en términos de nutrición, la energía se ha venido cuantificando como kilocalorías (kcal o cal), aunque en el sistema internacional de medidas, es el julio (J), el cual es la energía necesaria para desplazar una masa de un kilo a una distancia de un metro, aplicando una fuerza de un newton. Dada la pequeña magnitud de esta unidad, en la práctica se utiliza el kilojulio (kJ) y el megajulio (MJ) que equivalen a 103 y 106 J, respectivamente. La conversión de kcal a kJ es la siguiente:

  • 1 kcal = 4,184 kJ (aproximadamente 4,2)
  • 1 kJ = 0,239 kcal (aproximadamente 0,24)

Ahora bien, la energía aprovechable de los alimentos es menor que la que contienen (denominada energía bruta), pues antes de que esta energía se pueda utilizar (energía metabolizable) existen pérdidas fecales y urinarias. La energía bruta de un alimento se puede determinar con una bomba calorimétrica que cuantifica el calor de combustión: el alimento se somete a una oxidación generando CO2 , agua y óxido de nitrógeno (solo en el caso de las proteínas), como consecuencia de esta combustión se produce una liberación de energía en forma de calor, cuya medida representa la energía bruta o total del alimento.

Balance energético como cuestión profesional

Existen nuevas enfermedades relacionadas con diferentes estilos de vida modernos, que afectan negativamente la vida del ser humano. Por ello se ha hecho necesaria la creación de nuevas áreas en el ámbito de la sanidad, con nuevas técnicas y metodologías. Los profesionales de la salud, dispuestos a lograr el cambio, y haciendo frente a estas enfermedades brindan su inteligencia como aporte a estas situaciones.

TECH Universidad Tecnológica sabe que las necesidades de conocimiento de estos profesionales son amplias. Debido a esto crea su Facultad de Medicina, donde es posible hallar especializaciones de alta calidad enfocadas en la excelencia. Entre las mismas podemos destacar el Máster en Trasplante Capilar y el Máster en Ecografía Clínica para Emergencias y Cuidados Críticos.

Por ello decidió diseñar un máster a su altura. De forma íntegra y efectiva, busca ampliar los conocimientos del profesional con el Máster en Obesidad. De esta manera brinda la herramienta más poderosa a su alcance, el conocimiento.

Artículos relacionados

1 /

Compartir