Acción humanitaria en medicina
Los países en vías de desarrollo o que sufren conflicto bélico precisan, en muchas ocasiones, de labor humanitaria para poder contar con los recursos básicos.
facultad de medicina · cooperación internacional
mié. 03 de mar. 2021
0

Los países en vías de desarrollo o que sufren conflicto bélico precisan, en muchas ocasiones, de la labor humanitaria del resto de comunidades para seguir avanzando y poder contar con los recursos básicos. La respuesta internacional a estas crisis humanitarias, realizada a través de las organizaciones especializadas, ya trabaja al máximo de su capacidad. Sin embargo, se prevé que en el futuro las necesidades sigan creciendo.

El cambio climático, la escasez de agua y recursos, el rápido crecimiento demográfico, la disparidad, la pobreza, la desigualdad entre géneros, las violaciones de derechos humanos, entre otras cosas, son causas directas del aumento de la vulnerabilidad y de la necesidad de ayuda.

Cada vez, de forma más frecuente, se ve cómo esa ayuda inmediata (que antes estaba pensada para realizarse en un espacio corto de tiempo), se dilata progresivamente a causa de las crisis complejas, recurrentes y duraderas. Estas denominadas “emergencias complejas” han aparecido en los últimos decenios.

Como consecuencia, durante este tiempo se ha vivido un importante crecimiento de uno de los instrumentos de la cooperación al desarrollo y de la respuesta internacional: la acción humanitaria. Las respuestas a las distintas necesidades internacionales son complejas y pueden darse de formas muy diferentes. Pero ¿de qué se trata exactamente esta acción humanitaria?

Definiciones

Acción humanitaria

Una de las definiciones más aceptadas de este concepto es “el conjunto de actividades de protección y asistencia a las víctimas de desastres naturales, conflictos armados u otras situaciones de violencia, orientadas a salvar vidas, aliviar y prevenir el sufrimiento, defender la dignidad y proteger los derechos humanos”.

La acción humanitaria actúa bajo una visión de valores con base a los principios de humanidad, imparcialidad, neutralidad e independencia. También presenta un enfoque de defensa de los derechos humanos. Esto hace que esta acción sea mucho más que una simple prestación de asistencia, bienes y servicios o que quede simplificada a una ayuda de emergencia meramente asistencial. Más bien queda vinculada en la protección de los derechos de las víctimas.

Humanitarismo

Este concepto deriva de la palabra humanidad, la que se describe como el conjunto de todos los seres humanos. Ya en el siglo XVIII, se empezó a considerar que todos los seres humanos tenían los mismos derechos y deberes por el simple hecho de ser. El concepto de lo “humanitario” ha ido evolucionando a lo largo de los años, apareciendo en 1859 la idea del humanitarismo moderno.

Durante este año, en el norte de Italia, se produjo la batalla de Solferino. El joven suizo Herni Dunant, conmovido por el sangriento panorama, organizó un pequeño grupo de socorro para atender a los heridos de ambos bandos. Esta iniciativa se convirtió más adelante en la famosa institución humanitaria llamada Comité Internacional de la Cruz Roja y dio forma a una base de instrumentos jurídicos que consolidaron el trabajo humanitario: el Derecho Internacional Humanitario (DIH).

¿Para qué sirve?

La acción humanitaria espera asistir a aquellas víctimas de un desastre o conflicto. También tiene un enfoque basado en derechos humanos y en la protección de estos. Puede resumirse en 3 puntos la finalidad de este concepto:

  • Asistencia: que se da durante o tras un desastre natural o un conflicto armado. Es dirigida a las víctimas y personas vulnerables o en riesgo y/o sin recursos y capacidades para afrontar la crisis. Tiene como objetivo salvar vidas, prevenir y aliviar el sufrimiento.
  • Protección: fundamentalmente de forma preventiva, evitando las violaciones de derechos de las víctimas. Se protege la dignidad y los derechos humanos mediante la denuncia de las violaciones de derechos y la presión a las autoridades locales a través del diálogo y la movilización para que aseguren su responsabilidad.
  • Testimonio: supervisando y realizando un seguimiento internacional de la situación de derechos de la población. Se analiza y verifica la información, difundiéndola para dar a conocer las realidades a la sociedad y las violaciones de derechos que esta pueda sufrir.

Objetivos

Deben combinar una respuesta a necesidades inmediatas de carácter más paliativo, con una contribución al desarrollo futuro. Promueven un impacto sostenible a largo plazo. También proveen de bienes y servicios básicos a las personas (es la parte más asistencial porque se proporcionan abrigos, agua potable, alimentos y atención sanitaria).

Su deber es frenar el proceso de aumento de vulnerabilidad y de desestructuración socioeconómica de las familias y comunidades, donde se incluiría frenar el hundimiento de los ingresos y del poder adquisitivo de los más vulnerables, evitar la descapitalización total de los afectados, disuadir el éxodo y generar capacidades.

Asimismo, la preparación ante desastres y la rehabilitación a
corto plazo es fundamental, así como la protección de las víctimas, entendida como la defensa de los derechos humanos, el respeto a su dignidad y la exigencia del cumplimiento del Derecho Internacional Humanitario.

Beneficiarios de la acción humanitaria

Las Naciones Unidas (1985) define como víctima a “toda aquella persona que, de forma individual o colectiva, haya sufrido daños, lesiones físicas o mentales, sufrimiento emocional, pérdidas financieras o de derechos fundamentales, como consecuencia de acciones y omisiones que violen las normas internacionalmente reconocidas relativas a los derechos humanos”.

Volviendo a la definición de acción humanitaria, los beneficiarios de esta serán la población civil y todas aquellas personas que ya no toman parte en las hostilidades. Ya sean víctimas o personas vulnerables, si están en riesgo y/o no poseen recursos y capacidades para afrontar la crisis de desastres de carácter natural o conflictos armados y sus consecuencias, entonces se consideran población de riesgo.

Concepto de socorro

Denominado en inglés como relief, el concepto de socorro trata de la ayuda y el auxilio a quien que sufre un desastre o se encuentra en peligro. El socorro en sí mismo no tiene por qué ser humanitario. Como ya se ha mencionado anteriormente, para que algo sea denominado “humanitario” se debe fijar no sólo en lo que se hace sino en cómo se hace. Esta ayuda no sigue principios éticos como el principio humanitario o el de neutralidad. Puede ser, por ejemplo, la asistencia sanitaria del ejército a los militares heridos únicamente de su bando.

Ayuda de emergencia

La ayuda de emergencia es la ayuda de carácter urgente que se da a las víctimas de un desastre natural o conflicto armado. Está orientada a salvar vidas y aliviar el sufrimiento. Esto supone proveer, de forma gratuita, de bienes y servicios a la población afectada. Por ende, el objetivo principal es el de aliviar el sufrimiento inmediato, a corto plazo, sin considerar las necesidades futuras. Normalmente se da entre los 6 y 12 meses tras el desastre, aunque en ocasiones puede prolongarse más.

Lo que diferencia este tipo de ayuda de otras (y a su vez la caracteriza) es su principal objetivo: proporcionar esta asistencia de la forma más rápida posible. Por ello, el proceso de planificación y gestión de la asistencia será mucho más rápido que, por ejemplo, un proyecto de cooperación al desarrollo.

Líneas de actuación de la ayuda de emergencia

Inmediatamente después de un desastre, hay ciertas similitudes en las necesidades básicas de las víctimas que será preciso resolver. Esto permite que la ayuda de emergencia siga ciertas líneas de actuación, en cierto modo, estandarizadas, que favorezcan realizar su función de la forma más rápida tras el desastre. De esta forma, estas líneas de actuación estarán enfocadas a la subsistencia inmediata:

  • Atención sanitaria inmediata: provisión de medicamentos, atender las emergencias médicas, etc.
  • Seguridad alimentaria.
  • Abastecimiento de agua y saneamiento.
  • Refugio, abrigo y cobijo.

Ayuda humanitaria

El Diccionario de Acción Humanitaria y Cooperación al Desarrollo define que “la ayuda humanitaria, tal y como la definen varias agencias, abarca un campo algo más amplio: incluye no sólo la citada ayuda de emergencia, sino también la ayuda en forma de operaciones prolongadas para refugiados y desplazados internos”.

TECH Universidad Tecnológica es consciente de estos problemas humanitarios. Con el fin de apoyar a las instituciones y los movimientos de colaboración, ha creado diversos programas académicos que forman a los profesionales para el alivio del sufrimiento inmediato así como la consideración de necesidades futuras (tanto en las ciudades como en poblaciones afectadas y sin recursos).

Gracias a esto, el Máster de Gestión Hospitalaria y de Servicios de Salud y el Máster en Gestión Clínica, Dirección Médica y Asistencial son algunos de los posgrados virtuales disponibles en la página de la institución. Enfocados en la respuesta al desastre y la agilización de la toma de decisiones al momento de las crisis, estos cursos proveen útiles enseñanzas en la formación de un médico calificado.

El ámbito sanitario es imprescindible para lograr la supervivencia de sus habitantes y es en este punto en el que los médicos juegan un papel fundamental para ayudar a estos países a avanzar y lograr un futuro mejor. En el Máster de Cooperación Internacional para el Desarrollo se especifican todas estas ayudas y procesos estandarizados que apoyan una asistencia rápida a las posibles víctimas.

Artículos relacionados

1 /

Compartir