Principal legislación medioambiental europea
La principal legislación medioambiental europea fue creada con el fin de preservar la naturaleza y los recursos explotados por el hombre.
facultad de ingeniería · edificación
vie. 25 de jun. 2021
0

La gestión de residuos se ha convertido en una de las prioridades de las políticas medioambientales de la UE. Por ello que desde sus inicios se ha ido desarrollando la legislación al respecto. En el presente artículo se repasará la principal legislación medioambiental europea sobre residuos, las directivas (UE) 2018/850 y 2018/851; sobre envases como son las directivas 94/62/CE y 2004/12/CE y la directiva (UE) 2018/852. Además de la más reciente sobre envases plásticos de un solo uso, la directiva (UE) 2019/904. Por otro lado, se estudiarán las directivas 98/83/CE y 2015/1787 que son relativas a la calidad de las aguas destinadas al consumo humano sobre agua potable. Se resumen los nuevos objetivos de una nueva directiva que se está elaborando al respecto y por último, se revisa la directiva 91/271/CEE sobre agua residual.

Principal legislación europea

La Unión Europea (UE) se ha dotado de un importante conjunto de actos legislativos para alcanzar sus objetivos. Legislaciones como los reglamentos y Directivas son vinculantes y deben ser adoptadas por todos los países miembros. Otras legislaciones como las decisiones, las recomendaciones y los dictámenes no tienen este carácter vinculante.

Directivas europeas de residuos

Las Directivas europeas son normas legislativas que aprueba la UE y establecen objetivos comunes que deben cumplir los distintos estados miembro. Estos deben elaborar su propia legislación para definir el modo de alcanzar los objetivos marcados por cada directiva, lo que se conoce como transposición de la normativa europea. A continuación, se repasará las distintas Directivas europeas sobre residuos.

Directiva (UE) 2018/850

Uno de los objetivos que se ha marcado la UE, en relación con los residuos, es la reducción progresiva de los vertidos. Esto para prevenir impactos perjudiciales en la salud humana y el medio ambiente para garantizar una valorización gradual y efectiva de los materiales de residuos. Aquellos que resultan económicamente valiosos mediante una gestión de residuos adecuada y acorde con la jerarquía de residuos. Necesidad que ya se recogía en la Directiva 1999/31/CE. La Directiva (UE) 2018/850 modifica a la Directiva 1999/31/CE y la completa en varios aspectos.

El objetivo de esta directiva es garantizar una reducción progresiva del depósito de vertidos. En particular de los vertidos aptos para el reciclado u otro tipo de valorización. Mediante rigurosos requisitos técnicos y operativos en materia de residuos y vertidos, establecer medidas, procedimientos y orientaciones para impedir o reducir los efectos negativos en el medio ambiente del vertido de residuos.

En particular la contaminación de las aguas superficiales, las aguas subterráneas, el suelo y el aire, y del medio ambiente del planeta. Aquí incluido el efecto invernadero, así como cualquier riesgo derivado para la salud humana, durante todo el ciclo de vida del vertedero. Los Estados miembros han de establecer un sistema efectivo de control de calidad y trazabilidad de los residuos municipales depositados en vertederos. Todo ello para garantizar el cumplimiento de las condiciones establecidas en la presente norma.

Así mismo se establecen normas relativas al cálculo de los objetivos como el cálculo de peso anual de residuos municipales generados y destinados a vertedero. La Comisión, en cooperación con la Agencia Europea del Medio Ambiente, elaborará un informe sobre los avances hacia la consecución por parte de los Estados miembro de los objetivos establecidos.

Directiva (UE) 2018/851

La presente directiva establece medidas destinadas a proteger el medio ambiente y la salud humana. Esto mediante la prevención o reducción de la generación de residuos y de los impactos negativos de la generación y gestión de los residuos, mediante la reducción del impacto global del uso de los recursos y mediante la mejora de la eficiencia de dicho uso, elementos cruciales para efectuar la transición a una economía circular. Además de garantizar la competitividad de la Unión a largo plazo, modificando en algunos aspectos la directiva 2008/98/CE.

Los Estados miembros adoptarán las medidas necesarias para garantizar que los residuos sean objeto de preparación. Destinados para la reutilización de reciclado o de otras operaciones de valorización cuando sea necesario. Lo mismo para facilitar o mejorar la preparación para la reutilización, el reciclado y otras operaciones de valorización. Los residuos se recogerán por separado y no se mezclarán con otros residuos u otros materiales con propiedades diferentes.

Se garantizará que, cuando no se efectúe su valorización, todos los residuos sean objeto de operaciones de eliminación seguras para la salud humana y el medio ambiente. Se establecerán sistemas de recogida separada de las fracciones de residuos peligrosos de origen doméstico. Esto para garantizar su tratamiento y que no contaminen otros flujos de residuos municipales.

También se deberá garantizar que los biorresiduos se separen y reciclen en origen, o bien se recojan de forma separada y no se mezclen con otros tipos de residuos. Los residuos con propiedades de biodegradabilidad y compostabilidad similares que cumplan las normas europeas. Estos que son pertinentes para los envases valorizables mediante compostaje y biodegradación se podrán recoger junto con los biorresiduos.

Directivas europeas de envases

En relación con los envases, la UE también ha desarrollado desde sus inicios la legislación al respecto sobre envases y residuos de envases (Directiva 94/62/94). La misma que se ha ido actualizando hasta la actual directiva (UE) 2018/852. A continuación se repasará cronológicamente las tres Directivas que han abordado este tema.

Directiva 94/62/CE

La presente Directiva tiene por objeto armonizar las medidas nacionales sobre gestión de envases y residuos de envases para prevenir o reducir su impacto sobre el medio ambiente de todos los Estados miembros así como de países terceros, y asegurar de esta forma un alto nivel de protección del medio ambiente por una parte, y por otra, garantizar el funcionamiento del mercado interior y evitar los obstáculos comerciales, así como falseamientos y restricciones de la competencia dentro de la comunidad.

En ella se establecen medidas destinadas, como primera prioridad, a la prevención de la producción de residuos de envases y atendiendo a otros principios fundamentales, como la reutilización de envases, al reciclado y demás formas de valorización de residuos de envases y por tanto, a la reducción de la eliminación final de dichos residuos.

Esta Directiva es de aplicación a todos los envases puestos en el mercado, en la Comunidad y a todos los residuos de envases, independientemente de que se usen o produzcan en la industria, comercio, oficinas, establecimientos comerciales, servicios, hogares, o en cualquier otro sitio, sean cuales fueren los materiales utilizados. Los Estados miembros velarán porque, además de las medidas preventivas contra la formación de residuos de envases, se apliquen otras medidas preventivas.

Estas podrán consistir en programas nacionales o acciones análogas adoptadas, en su caso, en consulta con los operadores económicos y destinadas a recoger y aprovechar las múltiples iniciativas emprendidas en los Estados miembros en el ámbito de la prevención. Además, podrán favorecer los sistemas de reutilización de aquellos envases que puedan reutilizarse sin perjudicar al medio ambiente. Se establece unos porcentajes de peso mínimos y máximos para valorizar los residuos de envases.

Cuidado medioambiental y el profesional

Para el profesional en ingeniería es de vital importancia conocer el contexto social en el cual ejecutará su labor. El mismo debe conocer en gran parte las leyes que regulan y controlan su profesión. Es importante que el mismo se capacite constantemente con el fin de mantener sus conocimientos acerca de la normativa actualizados, ya que las mismas tienden a actualizarse y cambiar constantemente.

TECH Universidad Tecnológica es una institución comprometida con el impacto social. Por ello muchos programas educativos se enfocan en el cuidado del medioambiente desde diferentes puntos de vista profesionales. Dentro de su Facultad de Ingeniería se pueden hallar especializaciones tales como el Máster en Energías Renovables y el Máster en Ingeniería y Operaciones de Drones. Sin embargo, para aquel profesional que busque aportar al cuidado de los recursos naturales y reducir el impacto ambiental en el planeta, la elección educativa sin duda debería ser el Máster en Ingeniería del Agua y Gestión de Residuos Urbanos.

Artículos relacionados

1 /

Compartir