Los drones como aeromodelo
Los drones como aeromodelo han tenido un gran impacto desde su invención, brindando así un nuevo campo dentro de las pequeñas aeronaves.
facultad de ingeniería · aeronáutica
vie. 25 de jun. 2021
0

Los drones han tenido un gran impacto y un recibimiento completamente positivo por parte del ser humano desde su invención. Su gran funcionalidad y la amplia aplicación de los mismos en diversos campos ha permitido abrir las puertas a otros tipos de vuelo y vigilancia. Por ello, esta nueva tecnología alcanzo rápidamente muchos rincones en el mundo, y esto no fue únicamente en vuelo. Los drones como aeromodelo han permitido conocer de cerca en modelos a escala de grandes aeronaves, el funcionamiento y fabricación de las mismas.

Categorías de vuelo

Vuelo de recreo

La FAI (Federación Aeronáutica Internacional) es la organización no gubernamental cuya misión es promover y coordinar los deportes aéreos, de esta federación se extrae la organización de las distintas categorías de vuelo reconocidas. Dichas categorías empiezan por la letra “F” y, a continuación, un número más una subdivisión determinada por otra letra, con alguna excepción. Partiendo de la categoría general, la cual sería el vuelo de recreo, lo define la RFAE como:

“La práctica del deporte aéreo de no competición, dentro de un club federado, donde se divulga y promociona el deporte aéreo, realizando la enseñanza y prácticas de vuelo, entrenamientos, encuentros y reuniones aeronáuticas”.

Dentro del vuelo de recreo, siempre según la FAI y dada la variedad existente en este deporte hay varias subcategorías:

Vuelo libre

F1 Los modelos de vuelo libre se vuelan sin ningún tipo de control mecánico o de radio sobre el modelo en vuelo. Esta es la primera forma de aeromodelismo. Los modelos pueden ponerse en vuelo ya sean remolcados (por ejemplo, mediante un cable) o lanzados a mano o con motor a goma o explosión que planean sin control o intervención de su propietario.

Un hito particular es el primer modelo impulsado por una banda de goma construida y pilotada por Alphonse Penaud en 1871. Desde entonces y a pesar de que se desarrollasen otros medios de propulsión más eficientes, este tipo de propulsión continúa usándose y desarrollándose. La energía es desarrollada por la torsión forzada de unos hilos de goma en la parte trasera del aerodino. Desde ese momento siempre ha sido una gran alegría el logro de lanzar un modelo y verlo volar en su patrón de vuelo planeado.

Los modelos de vuelo

Las competiciones de vuelo libre se determinan únicamente por la duración total del vuelo alcanzado durante un número determinado de vuelos, el cronómetro es el único juez de éxito. Los competidores siempre se esfuerzan por mejorar los modelos en diseño y ajustes para lograr el mayor tiempo de vuelo posible. Hay dos categorías fundamentales de modelo de vuelo libre: interior y exterior, con varios tipos y especificaciones en cada categoría.

La mayoría de los modelos de interior funcionan con motores de goma retorcidos, con un peso máximo de goma permitido en cada clase junto con limitaciones en el tamaño de la célula y el peso mínimo. Los campeonatos se realizan en grandes edificios, particularmente en hangares de aeronaves (antiguos o nuevos), salas de exhibición. Los modelos para exteriores están divididos en tres subcategorías principales:

  • Planeadores
  • Accionados por caucho (haz de gomas que recorre el eje del fuselaje del aeromodelo)
  • Accionados por motores

Los modelos tradicionales se construyeron con madera de balsa y se cubrieron con papel de seda, pero para los modelos de competición, esto ha sido reemplazado en gran medida por las nuevas tecnologías para hacer estructuras más ligeras y fuertes. Muchos modelos tienen células hechas principalmente de fibra de carbono y cubiertas con película de plástico.

Una característica común de todos los modelos para exteriores es que están sujetos al viento y a las corrientes de aire ascendentes o descendientes. Los competidores trabajan para comprender el movimiento del aire y para mantener sus modelos mejor al lanzarse a las térmicas. Las principales competiciones se realizan con el objetivo de volar durante al menos 3 minutos en cada uno de los siete vuelos. Los vuelos de fly-off con máximos crecientes se vuelan para decidir el ganador final cuando hay un empate.

Vuelo circular. F2

El vuelo consiste en que el aeromodelo gira alrededor del piloto, el cual controla el vuelo por un sistema de juego de cables. Existen varias subcategorías, siempre según descripción de RFAE:

  • Vuelo con modelos de velocidad (F2A): esta especialidad es, sin dudas, la más tecnológica del aeromodelismo. El modelo de avión compite por la velocidad pura donde los motores giran a más de 40 000 rpm.
    Gracias al uso de sistemas de extracción de escape sintonizados permite un alto rendimiento del motor y velocidades superiores a 300 kilómetros por hora en un recorrido de nueve vueltas de 1 kilómetro de distancia. El tiempo se puede hacer con dispositivos electrónicos sofisticados para garantizar la precisión. F2B.
  • Vuelo con modelos de acrobacia (F2B): todos los competidores realizan la misma secuencia de maniobras o acrobacias que consiste en “loopings” interiores, exteriores, cuadrados, triángulos, ochos. Un grupo de 3 a 6 jueces califica cada una de las maniobras, para cumplir con precisión la forma descrita para cada una de ellas.
  • Vuelo con modelos de carreras (F2C): en este tipo de vuelo (según la FAA), el modelo de avión compite entre sí con tres pilotos que vuelan sus aviones en el mismo círculo simultáneamente. Son carreras por equipos, porque es en la sincronización del equipo donde se obtienen las ventajas más importantes, llegando a hacer un repostaje en menos de 3 segundos desde que el mecánico toca el modelo hasta que lo suelta.
    A cada aeromodelo está vinculado un mecánico, que arranca el motor a la señal de arranque de la carrera o lo atrapa al vuelo y recarga el modelo cuando se queda sin combustible. Se alcanzan velocidades de 200 kilómetros por hora y los pilotos deben ejercer una gran habilidad para adelantar a los competidores.

Vuelo radiocontrolado. F3

La clasificación F3 se considera la categoría reina del aeromodelismo, involucra maniobras aéreas complejas con un modelo de avión controlado por el piloto desde tierra con una emisora. Se requiere de una gran precisión y habilidad para controlar los distintos modelos de avión y bajo diversas condiciones, ya que existen multitud de subcategorías como, por ejemplo, planeadores, veleros, motoveleros, además de helicópteros y autogiros.

Los modelos están 100 % influenciados por el viento y todas las maniobras se juzgan en relación con un punto en tierra. Por lo tanto, el competidor debe compensar constantemente la posible deriva del viento. Las subcategorías más populares son la F3F, planeadores de ladera y la F3J, planeadores térmicos.

  • Planeadores de ladera (F3F): este tipo de vuelo consiste en volar enfrente de una pendiente, aprovechando las corrientes ascendentes creadas por el viento. Es un evento de velocidad en el que el piloto debe volar su modelo a lo largo de 1 000 m, en un circuito delimitado por dos bases situadas a 100 m, realizando 10 largos en dicho circuito en el menor tiempo posible.
  • Planeadores térmicos (F·J): esta clase es una de las más populares, ya que es un evento de una sola tarea con reglas simples. Los competidores tratan de mantener sus modelos en el aire durante 10 minutos exactamente y aterrizar lo más cerca posible a un lugar designado, el lanzamiento del modelo se realiza con remolque manual por dos personas con una línea de 150 metros tirando del modelo, los pilotos están divididos en grupos, por lo que durante las rondas preliminares o de calificación, compiten contra el mayor número posible de los otros pilotos. Los mejores pilotos vuelan en un solo grupo las rondas finales o fly-off que determinan el ganador.

El piloto profesional

TECH Universidad Tecnológica actualmente se encuentra posicionada como la mayor universidad virtual del mundo con más de 7000 cursos enfocados en los profesionales. En su Facultad de Ingeniería pueden hallarse programas de alta demanda tales como el Máster en Ingeniería Naval y Oceánica y el Máster en Dirección de Proyectos Internacionales (EPC). A pesar de ser programas muy enfocados en las nuevas áreas, ninguno de ellos se acerca tanto al pilotaje y la aeronáutica tanto como el Máster en Ingeniería y Operaciones de Drones.

Artículos relacionados

1 /

Compartir