Dirección de proyectos y el ciclo de vida
La dirección de proyectos y el ciclo de vida de los mismos permite llevar un control acerca de cada etapa de los mismos.
facultad de informática · software
mar. 19 de oct. 2021
0

Un proyecto (que proviene de la palabra en latín proiectus) es una planificación que está formada por un conjunto de actividades u objetivos que se deben realizar de una forma transparente y precisa, con el fin de producir algunos bienes o servicios que puedan satisfacer la demanda de un cliente o solucionar algún problema dado, dentro de un presupuesto establecido, con recursos finitos y en un marco de tiempo definido o estimado. Para que la dirección de proyectos y su ciclo de vida esté bien diseñado y formulado en un momento dado, debe indicar su propósito, objetivos, beneficiarios, productos, actividades, cronograma, presupuesto, etc.

Tipos de proyectos

Los proyectos pueden clasificarse según su ámbito de actuación, de la siguiente manera:

  • Proyectos productivos o privados. Aquellos cuyo objetivo final es la rentabilidad, es decir, el beneficio. Generalmente se presentan en el ámbito comercial, empresarial o industrial.
  • Proyectos públicos o sociales. Aquellos que no tienen fines de lucro, sino que tienen un impacto significativo en la sociedad o la población a una escala diferente: local, regional o incluso global.
  • Proyectos comunitarios. Aquellos que se comprometen a mejorar aspectos específicos de una determinada comunidad, generalmente pequeña, tanto urbana como rural, satisfaciendo sus necesidades.
  • Proyectos de vida. Aquellos que se enfocan en los deseos de vida de un individuo y sus posibilidades reales de ser realizados.
  • Proyectos de investigación. Aquellos cuyo objetivo es la documentación o adquisición de fuentes y materiales en torno a un tema elegido.

Los proyectos suelen constar de los siguientes elementos:

  • Finalidad y objetivos. Apartado en que se explica el problema que el proyecto vendría a solucionar, los fines que persigue y las metas concretas, generales y específicas.
  • Producto o servicio. Aquí se hace una descripción detallada del producto final que se desea obtener, explicando el modo en que esto respondería a lo planteado en los objetivos y también a su área de ejecución.
  • Cronograma de actividades. Se explican los pasos a seguir para cumplir los objetivos, ordenados cronológicamente y detallando la cantidad de tiempo que requeriría su satisfacción.
  • Presupuesto. El costo que la aplicación del proyecto tendrá para sus destinatarios, así como el modo detallado en que se empleará el dinero en cada fase del proyecto.
  • Resultados esperados. Un detallado de los resultados que se desea obtener mediante la aplicación del proyecto, a menudo acompañados de sus márgenes de riesgo y de ganancia.

Metodología común

Para empezar a planear un proyecto, hay que empezar a hacerse diferentes preguntas:

  • ¿Qué se quiere hacer?
  • ¿Para qué se quiere hacer?
  • ¿Dónde se hará?
  • ¿Cómo se hará?
  • ¿Cuándo se hará?
  • ¿A quiénes va dirigido?
  • ¿Con qué recursos se cuenta?
  • ¿Quiénes lo van a hacer?

Luego de responder estas preguntas se debe tener en mente que todos los proyectos son realizados en cuatro fases principales:

  • Diagnóstico. Se evaluarán las necesidades y oportunidades del proyecto en sus respectivos componentes para determinar en qué condiciones debe realizarse y qué fases incluirá, etc.
  • Diseño. Se discuten las opciones, tácticas y estrategias que pueden conducir al éxito, es decir, alcanzar la meta. Se evalúa la viabilidad del proyecto, su relevancia y sus necesidades específicas.
  • Ejecución. La implementación de lo especificado en el proyecto.
  • Evaluación. Se discutirán los hallazgos del proyecto y los resultados de su investigación. Es una fase de control e información basada en la idea de mejorar y acumular factores de éxito a lo largo del tiempo.

Metodología del proyecto

A partir de aquí se puede utilizar la metodología que mejor se adapte al proyecto. Las más comunes son:

  • Cascada. Este es el marco tradicional de acordar primero el objetivo del proyecto y planificarlo en su totalidad. Esta técnica consiste en dividir el proyecto en varios procesos que se llevan a cabo en secuencia hasta conseguir los objetivos marcados en cada fase o todo el proyecto. Los procesos (secuencias y solapados) en los que se divide el proyecto según este método son:
    • Inicio
    • Planificación
    • Ejecución
    • Seguimiento y control
    • Finalización
  • Cadena Crítica. Es una metodología de proyecto basada en la teoría de restricciones (TOC) y diseñada para maximizar el avance del proyecto, teniendo en cuenta que los proyectos están sujetos a incertidumbres y un rango de límites. Se basa en tres principios:
  • Identificar los límites que afectan al proyecto.
    • Dar prioridad a las tareas dentro de la cadena crítica.
    • Subordinar las tareas restantes a las tareas especificadas en la cadena crítica. Se utiliza en la gestión de varios proyectos para permitir la liberación de enlaces de recursos críticos.
  • Metodología Ágil. Se basa en la flexibilidad y capacidad de modificar productos o servicios a lo largo del proyecto, ya que estos se utilizan simultáneamente con el desarrollo, produciendo valor de forma continua. Esta metodología divide el proyecto en fases (sprints, de muy corta duración), cuyo resultado es un producto con una serie de funciones que ya permiten su uso. Estas fases se suceden hasta lograr todas las funciones definidas para el producto. Las fases son:
    • Inicio: objetivos del sprint
    • Desarrollo: seguimiento diario.
    • Cierre: se revisa el cumplimiento.

¿Qué es la dirección de proyectos y el ciclo de vida?

Una de las partes más esenciales de los proyectos de software, es la gestión del proyecto. Estos deben administrarse porque la ingeniería de software profesional siempre está sujeta a restricciones de fecha y presupuesto organizacional. El rol del director de proyecto es asegurar que el proyecto de software cumpla y supere estas restricciones, además de entregar software de alta calidad.

Una buena gestión no puede garantizar el éxito del proyecto. Sin embargo, una mala gestión a menudo resulta en el fracaso del proyecto: el software puede retrasarse, costar más de lo estimado originalmente o no cumplir con las expectativas del cliente. Por supuesto, los criterios de éxito para la gestión de proyectos varían de un proyecto a otro, pero para la mayoría de los proyectos, los objetivos importantes son:

  1. Entregar el producto/servicio al cliente en el tiempo acordado.
  2. Mantener costos dentro del presupuesto general.
  3. Entregar producto/servicio que cumpla con las expectativas del cliente.
  4. Mantener un equipo de trabajo óptimo y con buen funcionamiento.

Estos objetivos no necesariamente son exclusivos de la ingeniería de software, sino que pertenecen a todos los proyectos de ingeniería. Sin embargo, la ingeniería de software es algo diferente a otros tipos de ingeniería, que hacen que la gestión de software sea particularmente desafiante.

¿Qué es un plan de proyecto?

Un plan de proyecto es un conjunto de acciones estimadas para lograr un objetivo determinado. Para ello se debe desarrollar bajo el paraguas de una estrategia consensuada con la empresa. El plan del proyecto establece los recursos disponibles para el proyecto, la división del trabajo y un cronograma para completar el trabajo. El plan debe identificar los riesgos para el proyecto y el software que se está desarrollando, así como el enfoque para gestionar el riesgo.

El desarrollo de software como proyecto

En informática pueden presentarse a menudo retos que hacen parte de las puestas a prueba en las habilidades y el conocimiento del profesional. Esto permite un proceso de constante crecimiento por parte del mismo, aunque ello depende en muchos casos, de la adecuada capacitación de este perfil profesional. Para complementar sus conocimientos base, el mismo debe capacitarse, tomando la especialización como una adecuada opción.

TECH Universidad Tecnológica se ha posicionado como una de las mejores universidades en ofertar educación virtual. Ello se debe a su amplio portafolio educativo enfocado en el éxito laboral. Caso ejemplo de ello es su Facultad de Informática, donde se desarrollan posgrados como el Máster en Tecnología Específica de Telecomunicación y el Máster en Visual Analytics & Big Data. Sin embargo, para aquellos profesionales que buscan dominar el campo del desarrollo de nuevas tecnologías, no cabe duda que su mejor elección será el Máster en Ingeniería de Software y Sistemas de Información.

Artículos relacionados

1 /

Compartir