Masoterapia
El presente artículo busca remarcar la importancia de la masoterapia en el repertorio de tratamientos fisioterapéuticos.
facultad de fisioterapia · atención primaria en fisioterapia
mié. 28 de jul. 2021
0

El presente artículo busca remarcar la importancia de la masoterapia (el uso de diferentes maniobras en los tejidos blandos del cuerpo humano con fines terapéuticos) en el repertorio de tratamientos fisioprácticos. Así mismo, se recordarán las técnicas principales específicas, las cuales son muy reconocidas en la práctica de la atención primaria hasta la actualidad.

Efectos del masaje

Dentro de los efectos que produce la masoterapia en la práctica clínica, se pueden encontrar los siguientes:

Fisiológicos

Se dividen los efectos en seis grupos según la influencia que tiene:

  • Articulaciones: en el caso de las estructuras como la cápsula articular, tendones, ligamentos o bolsas, el efecto que se produce es la prevención de formación de adherencias. También la posibilidad de devolver la movilidad y amplitud articular completa.
  • Piel y tejido celular subcutáneo: la piel es la primera barrera que presenta el cuerpo a la aplicación de cualquier técnica que aplique el fisioterapeuta sobre el paciente. La aplicación de la masoterapia sobre esta produce un aumento del calor local por la cantidad de sangre que se acumula en el tejido (hiperemia), mejora la textura, firmeza, elasticidad y aspecto de la piel en el caso de las cicatrices. Finalmente, se puede afirmar que nutre la piel debido al aumento de la transpiración, secreción sebácea y evacuación de los productos de desechos.
  • Circulación sanguínea y linfática: se produce un aumento de oxígeno y nutrientes a los tejidos por el aumento del flujo arterial. También se produce una vasodilatación y, por tanto, mejora la circulación de retorno. En cuanto al sistema linfático, produce la reabsorción de líquido intersticial y desechos tisulares.
  • Sistema nervioso: a nivel del sistema nervioso central (SNC), se produce antialgia. A nivel del sistema nervioso periférico (SNP) disminuye el umbral del dolor.
  • Musculatura esquelética: provoca una mejora y recuperación de la musculatura, retardando la atrofia y fatiga. Impide que se formen adherencias y, por tanto, mejora su elasticidad. Disminuye el dolor sobre el músculo contracturado, relajándolo y devolviendo la longitud normal.
  • Aparato respiratorio: las técnicas de fisioterapia respiratoria actúan sobre las secreciones pulmonares, favoreciendo la expulsión y drenaje del moco en diversas patologías respiratorias crónicas. Se combina con una correcta posición de drenaje del paciente.

Psicológicos

En la mayoría de las ocasiones que se atiende a un paciente, se crea el ambiente propicio para que, tras aliviar el dolor o la sintomatología y causa por la que acude, este sienta un momento adecuado para liberar a su vez la tensión y ansiedad que acompañan a ciertas patologías. El fisioterapeuta, como personal sanitario, debe acompañar, escuchar al paciente y guiarlo en la medida de lo posible hacia un estilo de vida saludable. En casos que lo requieran, derivarlos a psicología. Como resumen, se puede decir que la masoterapia puede producir:

  • Alivio del dolor.
  • Relajación.
  • Sensación de bienestar.
  • Disminución de la ansiedad.
  • Estimulación de la actividad física/hábitos saludables.

Mecánicos

Según cada técnica aplicada, se utiliza una fuerza mecánica u otra que inciden sobre los tejidos, provocando diferentes sensaciones y efectos terapéuticos.

Técnicas generales

Amasamiento (Pretissage o Kneading)

Es la técnica más usada y conocida de masoterapia. Se alternan compresiones y liberaciones alternas de la masa muscular. Se trata con un ritmo y regularidad que busquen estimular o relajar en función de la rapidez del movimiento. Si se desea ser preciso, se puede hacer con los dedos. Si por el contrario se pretende abarcar grandes zonas, puede ser superficial o profundo. Aquí se distinguen varios tipos:

  • Torsión: se torsiona el pliegue agarrado.
  • Reptación: cuando tras agarrar el pliegue se presiona y desliza en la dirección que se desea.
  • Longitudinal: siguiendo las fibras musculares.
  • Transversal: perpendicular a las fibras musculares.

Rozamiento (Effleurage, stroking)

Se trata de una técnica que utiliza presión mínima. Puede ser superficial o profunda. El deslizamiento es ligero, suave y adaptable a los relieves óseos y musculares. Es una técnica que se suele utilizar al inicio y final en la parte de tratamiento destinado a la masoterapia. El ritmo, la dirección y frecuencia de las maniobras deben ser constantes. Las manos del fisioterapeuta deben estar relajadas.

Fricción

Busca la movilización de las capas superficiales de la piel para llegar al tejido subcutáneo, tendones y ligamentos. En esta técnica no se deben usar ni cremas ni aceites, ya que su fin último es friccionar tangencialmente las capas o tejidos subyacentes. El movimiento de la mano del fisioterapeuta debe ser corto, firme, profundo, rítmico, localizado y penetrante. Sin embargo, la dirección puede variar y ser longitudinal, transversal, circular, elíptica. Es muy útil en tratamientos de cicatrices, adherencias, cicatrización de úlceras por decúbito o reabsorción de hematomas.

Presión

Se trata de una técnica que busca la compresión sobre los tejidos. Puede ser también como las técnicas anteriores, superficial o profunda en función de la intensidad que se aplique. Dicha presión se aplica en tres tiempos:

  • Presión
  • Mantenimiento
  • Descompresión

No debe realizarse de manera brusca y el tiempo realizado varía en función del tiempo que necesite el tejido en perder la tensión inicial. La presión que se ejerce puede ser de dos tipos:

  • Estática: se aplica presión sobre la zona, pero sin deslizar los dedos o la mano, pero sí que tiene un ritmo determinado. Está indicada en patologías circulatorias y contracturas musculares.
  • Dinámica: se comprimen las estructuras con un ritmo en el que se infringe un desplazamiento distoproximal en los miembros. En grandes músculos el deslizamiento puede ser mayor, pero en trayectos linfáticos o venosos debe ser más suave.

Vibración

Se trata de una técnica que aplica oscilaciones rápidas, suaves y cortas con toda la palma de la mano sin perder el contacto con la zona que se trata. Se debe contraer y relajar de manera muy rápida la musculatura del miembro superior con el codo extendido para realizar esta técnica, por lo que requiere una gran destreza y practica por parte del profesional. Es una técnica muy fatigante para el fisioterapeuta, por lo que existen aparatos que pueden producir mayores vibraciones por segundo que el fisioterapeuta. Los efectos que produce son:

  • Fluidificante.
  • Antialgia.
  • Desprender secreciones.
  • Relajación sobre el sistema nervioso.
  • Descontracturante.

Percusión

Consiste en un golpeteo ritmo de forma rápida y enérgica. La mano del fisioterapeuta está en contacto con el cuerpo del paciente poco tiempo, pero firme. No debe ser en ningún caso doloroso. Se puede realizar:

  • Con la palma de la mano entera (palmoteo).
  • Con la mano ahuecada (palmoteo cóncavo).
  • Con el borde cubital (rasgueo).
  • Con los dedos (índice, sobre todo).
  • Puño (golpeteo).

Técnicas especiales

Dentro de estas técnicas van a descubrir algunas que son más específicas y las cuales tienen autores reconocidos detrás de su creación:

Masaje transverso profundo (Cyriax)

Técnica descrita a mediados del siglo XX por James R. Cyriax que consiste en la aplicación de una serie de fricciones que pueden ser profundas (aquellas que llegan a la lesión) o superficiales (se realizan transversas a las fibras para que queden dispuestas en la posición correcta y se acelere su cicatrización). Los efectos que produce esta técnica sobre el tejido son:

  • Hiperemia local.
  • Efecto antiálgico por la eliminación de sustancias
    algógenas.
  • Movilización de las fibras.
  • Libera adherencias.
  • Drenaje circulatorio.
  • Inhibición del dolor.

Drenaje linfático manual

Se trata de una técnica manual cuya finalidad es drenar el líquido intersticial desde los tejidos hacia el sistema linfático vascular.

Masaje torácico

Consiste en una serie de técnicas específicas relacionadas con la fisioterapia respiratoria.

Masaje del tejido conjuntivo (método Dicke)

Técnica creada por Elizabeth Dicke en el siglo XX, la cual se basa en usar un masaje reflexógeno a través de una serie de maniobras llamadas “trazos”, con estiramiento del tejido superficial de manera suave, mantenida y larga. Todos los trazos se repiten 3 veces, salvo en la columna vertebral, que serán dos. Estos trazos junto con el estiramiento provocan la estimulación del sistema neurovegetativo.

El paciente se coloca en sedestación con la espalda descubierta, salvo que la posición provoque muchas algias o tensiones, que se colocará en decúbito lateral o prono. La técnica es terapéutica pero también diagnóstica. Está compuesta por cuatro trazos:

  • Localización morfológica.
  • Tensión hística.
  • Trazo o estiramiento.
  • Relajación de la tensión, para recuperar la posición
    inicial del tejido.

Terapia manual ortopédica

En la actualidad, es una parte importantísima de la fisioterapia. Su conjunto de técnicas sirve tanto en exploración como en tratamiento de alteraciones articulares y tejidos blandos. Abarca a su vez a muchos tipos de pacientes. Es también muy importante su faceta preventiva al aplicar manualmente sobre los tejidos musculares, óseos, conjuntivos y nerviosos, de manera directa o indirecta, reacciones que normalizan alteraciones musculares, osteoarticular, funcionales y orgánicas, incluso antes de que aparezca sintomatología.

Características de la OMT

La lesión a tratar por la terapia manual ortopédica (OMT) es aquella que afecte a cualquier elemento conjuntivo. Se caracteriza por la restricción de la movilidad total o parcial del tejido. Dentro de las características de la OMT es importante remarcar que:

  • Para reequilibrar la disfunción articular se usan movimientos translatorios de tracción y compresión.
  • El tratamiento translatorio se realiza sobre la articulación de manera suave, pero es efectiva.
  • Se evalúan los movimientos articulares para evaluar la cantidad y calidad de movimiento a lo largo de su recorrido articular.
  • Se basa en la regla cóncavo-convexa, la cual determina el sentido del deslizamiento en la evaluación y tratamiento.
  • Hay muchas técnicas de tratamiento a utilizar en una sola sesión.
  • Es muy importante basar el método en la importancia del autotratamiento por parte del paciente.
  • Tras realizar una evaluación inicial y establecer un diagnóstico, se realiza un tratamiento de prueba de bajo riesgo para después reevaluar al paciente.
  • El acto terapéutico comprende gran conocimiento por parte del fisioterapeuta en áreas como anatomía, fisiología y procesos fisiopatológicos, además de una anamnesis rigurosa, exploración y valoración del paciente. Cuanto más precisa sea esta parte, más se acercará el fisioterapeuta a un correcto diagnóstico. Por tanto, el tratamiento es más eficaz y correcto.

Posiciones

A la hora de evaluar la articulación, se describen varias posiciones:

  • Cero: posición inicial o anatómica desde la que se miden los arcos articulares.
  • De reposo: posición en la que las estructuras se encuentran relajadas y por tanto se haya más rango de juego articular.
  • Reposo actual: en esta zona el paciente no refiere gran molestia. Es bueno para realizar los test de evaluación y tratamiento inicial.
  • Fuera de la posición de reposo: se testan y tratan tejidos blandos.
  • Bloqueo: la cápsula articular y ligamentos se encuentran en máxima tensión, hay contacto entre las superficies articulares y únicamente se puede realizar deslizamiento de las superficies mientras fuerzas de tracción

Movimientos rotatorios

Respecto a los movimientos rotatorios activos y pasivos se dividen en:

  • Activos: se aprecian la disfunción y severidad de la misma.
  • Pasivos: se aprecia por parte del fisioterapeuta la amplitud de los movimientos, la calidad y la sensación terminal.
  • Doloroso: mediante movimientos activos y pasivos aparece la sintomatología dolorosa en el paciente. Se puede evaluar de qué va precedido o proseguido (bloqueo, defensa, dolor más agudo).
  • Patrón capsular: toda la cápsula está afectada y acortada, por ello los movimientos normales de esa articulación están disminuidos.

Deslizamiento articular

En cuanto al sentido de deslizamiento articular existen dos formas de determinarlo:

  • Test de deslizamiento (método directo): se hacen movimientos pasivos hacia todas las direcciones y se observa hacia qué sentido existe una limitación.
  • Regla cóncavo-convexa de Kalterborn (método indirecto): se evalúa y comprueba qué parte ósea está afectada, si la cóncava o convexa (rodar o deslizar):
    • Convexa: el fisioterapeuta mueve la parte afectada en sentido contrario del movimiento limitado.
  • Cóncava: el fisioterapeuta mueve la superficie articular en el mismo sentido de la parte ósea afectada.

Grados de movimiento

Con esta regla se establecen diferentes grados de movimiento translatorio:

  • Grado 1: incremento muy poco apreciable de separación de la articulación.
  • Grado 2: elimina la tensión de los tejidos periarticulares y tras ello aparece una resistencia clara llamada “primera parada”.
  • Grado 3: viene tras tensar todos los tejidos articulares. Si se aplica durante un tiempo prolongado se estiran todos los tejidos periarticulares.

Consideraciones

En atención primaria no siempre es posible asegurar un entorno lo más propicio para realizar un tratamiento de fisioterapia. Como se puede hacer en el ámbito privado, esto no impide que se intente seguir una serie de consideraciones muy útiles para que el tratamiento sea lo más eficaz posible:

  • Explicar siempre al paciente el tratamiento que va a recibir al inicio del tratamiento.
  • Es importante también que el fisioterapeuta vigile la higiene postural, lleve las manos limpias, libres de joyas y a una temperatura ambiente.
  • La posición del paciente dependerá de la zona a tratar por el fisioterapeuta, pero no debe ser en ningún caso incómoda.
  • Es recomendable que la temperatura esté entre 21-24 grados, la luz no sea molesta, humedad al 50%, que no haya mucho ruido y en la medida de lo posible respetar la intimidad del paciente según la zona que tenga que quedar descubierta. Utilizar en este último caso una zona individual donde el paciente no se sienta incómodo.
  • No utilizar cremas o aceites que sean pegajosos o muy resbaladizos, intentar utilizar cremas, aceites naturales o talco y siempre que sean necesarios para el tratamiento.
  • Respecto a la parte de masoterapia es importante tener en cuenta no producir dolor ni lesiones, respetar el ritmo y fluidez de la maniobra elegida y la duración es ajustada a las necesidades del paciente, la extensión de la zona a tratar o la sensibilidad del paciente.

Indicaciones y contraindicaciones

La masoterapia busca mejorar la circulación, liberar adherencias, aliviar el dolor o favorecer la relajación. Las principales indicaciones de la masoterapia en general para tener en cuenta son las siguientes:

  • Contracturas.
  • Retracciones o atrofias musculares.
  • Miogelosis.
  • Miositis.
  • Cicatrices.
  • Linfedemas.
  • Hematomas y contusiones.
  • Igias de columna vertebral.
  • Lesiones musculares en el deporte.
  • Adherencias.
  • Rigideces articulares.
  • Torticulitis aguda.
  • Edemas tras inmovilización.
  • Radiculopatías.
  • Enfermedades reumáticas post-agudas.

Respecto a las contraindicaciones principales destacables se encuentran:

  • Inflamaciones e infecciones agudas.
  • Fragilidad capilar.
  • Quemaduras.
  • Afecciones tumorales.
  • Enfermedades infecciosas de la piel.
  • Trastornos vasculares graves (flebitis, trombosis, embolias).
  • Hemorragias.
  • Fracturas en fase aguda o no consolidadas.
  • Fiebre.
  • Embarazo (relativa).
  • Roturas musculares y tendinosas agudas.
  • Dolor agudo.
  • Enfermedades reumáticas en fase aguda.
  • Edemas de origen renal, endocrino o cardíaco.
  • Cardiopatías descompensadas.

Terapia miofascial

Se va a describir de manera histológica lo que es el entramado fascial que se extiende por todo el cuerpo, pero se hará hincapié en la importancia de recordar que en el cuerpo humano está todo interrelacionado. Desde el principio o teoría de la “seguridad” en la que se basa la conformación del cuerpo humano, se debe hacer por tanto una evaluación global de la persona, ya que una disfunción que se presenta en una determinada estructura puede tener su origen en otro lugar.

¿Qué es?

La terapia o inducción miofascial es un proceso de evaluación y tratamiento en el que, a través de movimientos y ciertas presiones sostenidas y aplicadas por todo el sistema fascial, se busca la liberación de restricciones del sistema miofascial. Se hace con el fin de recuperar el equilibrio funcional del cuerpo.

Cuando se realizan las aplicaciones de esta técnica, se realiza una estimulación mecánica sobre el tejido conectivo. Por ello, mejora la circulación, se libera histamina, se movilizan toxinas y se acelera el proceso natural de curación o mejora de la patología. Como se dijo anteriormente, las restricciones locales en el sistema miofascial desencadenan la formación de reacciones en otras partes del cuerpo, generalmente lejos de la restricción primaria.

Como terapia manual, en este caso, es importante remarcar que el fisioterapeuta no solo libera el sistema miofascial del paciente, sino también el suyo propio. De ahí la importancia de que ambos ingieran la cantidad adecuada de agua al día, facilitando así la secreción y eliminación de toxinas. Los objetivos del tratamiento miofascial a nivel general son:

  • Eliminar compresiones del sistema fascial.
  • Eliminar las restricciones del sistema fascial.
  • Restablecer el equilibrio perdido.

Principios básicos

  • Condiciones ambientales: buena ventilación, temperatura agradable, ambiente silencioso y luz tenue (esto no siempre se puede garantizar en el servicio de atención primaria).
  • Posición del paciente y del terapeuta: posición cómoda del paciente y vigilancia del fisioterapeuta en la buena postura de su propio cuerpo.
  • Protección de las manos: evitar movimientos excesivamente fuertes con los dedos, intentando no llevar las articulaciones interfalángicas a hiperextensión.
  • Secuencia de los tratamientos: en este caso el tratamiento siempre es individualizado.
  • Frecuencia de los tratamientos: dependerá de la gravedad, antigüedad de la lesión, extensión, profundidad y parte del cuerpo afectada.
  • El tacto: el tacto como sentido que es forma parte del lenguaje corporal, de ahí su importancia durante el proceso de tratamiento.

Técnicas de tratamiento

  • Deslizamiento en forma de “J”: se aplica para eliminar restricciones superficiales y mejorar la movilidad de la piel. Se puede realizar en cualquier parte del cuerpo y en cualquier dirección. Únicamente indicada en lesiones crónicas. Esta técnica produce una hiperemia a nivel superficial.
  • Deslizamiento transverso: se aplica en restricciones muy específicas, en superficies concretas como tendones o ligamentos produciendo cierta incomodidad o dolor. Esta técnica se realiza con las puntas de los dedos, perpendicular al paciente.
  • Deslizamiento longitudinal: se realiza con uso de lubricantes (la única técnica miofascial que lo permite). El deslizamiento se puede realizar en cualquier dirección, pero se recomienda que sea de origen a inserción. Con una mano fija el tejido y con la otra realiza el deslizamiento longitudinal.
  • Manos cruzadas: es la técnica por excelencia más utilizada y poderosa en todas sus variantes. Su objetivo es eliminar las restricciones profundas no alcanzables con una presión directa. La presión que se realiza es lenta y progresiva, y no busca liberar ninguna restricción de manera voluntaria, si no que respeta a que sea la estructura la que se libere.
  • Planos transversos: se realiza en el plano pélvico, diafragmático, respiratorio y clavicular. El fisioterapeuta coloca su mano no dominante debajo del cuerpo del paciente y la dominante justo encima del plano a tratar. El profesional aplica una suave presión hacia la camilla hasta llegar a la primera barrera y detenerse en ella hasta que el cuerpo le permita pasar a la siguiente barrera, respetando los tiempos.
  • Técnica telescópica: esta técnica se guía por la respuesta al estímulo de estiramiento y se realiza en las extremidades, bien sea global (sobre toda la extremidad) o parcial (sobre un solo segmento, por ejemplo, un dedo). El terapeuta suspende la extremidad a tratar y realiza una suave tracción con su propio peso corporal (es decir, no realiza una tracción excesiva). Para que sea óptimo, el fisioterapeuta debe esperar tres liberaciones consecutivas.
  • Balanceo de la duramadre: se puede realizar con el paciente en decúbito supino, decúbito lateral y en sedestación sobre la camilla, aunque la más común es en decúbito lateral. Una mano va colocada en la base del cráneo y otra en el sacro para observar la amplitud y sincronización del movimiento. Siempre se debe trabajar en el sentido de la facilitación. Se debe realizar hasta obtener la simetría completa del paciente.

Relación con otras técnicas

Muy recomendable la combinación de varias técnicas en toda la práctica clínica del fisioterapeuta, esta no iba a ser diferente. En el caso de la terapia miofascial que puede aliviar el dolor, recuperar la función y reestablecer el equilibrio postural es bueno combinarlo con:

  • Facilitación propioceptiva.
  • Entrenamiento funcional.
  • Stretching global y analítico.
  • Reeducación neuromuscular.
  • Manipulaciones y movilizaciones articulares.

Atención primaria

Con las completas capacitaciones de TECH Universidad Tecnológica, el alumno conocerá en detalle el funcionamiento interno tanto del equipo multidisciplinar como en el Máster en Diagnóstico en Fisioterapia y el Máster en Electroterapia en Fisioterapia.

En cuanto al Máster en Fisioterapia en Atención Primaria, aquí se aportan conocimientos y herramientas necesarias para que el profesional tenga una mayor adaptación del puesto. Se trata de una oportunidad única de especializarse y destacar un sector con alta demanda de profesionales.

Artículos relacionados

1 /

Compartir