Equilibrio de la microbiota
La composición del microbioma humano es única en cada individuo y las diferencias entre individuos son mayores que las diferencias bioquímicas típicas que surgen dentro de una persona a lo largo del tiempo.
facultad de fisioterapia · nutrición clínica para fisioterapia
jue. 19 de may. 2022
0

El equilibrio de la microbiota humana, también llamado eubiosis, puede alterarse con determinados factores y generar diversos problemas metabólicos e inmunitarios. Para alterar positivamente el microbioma deliberadamente con fines preventivos, terapéuticos o para usarlo para comprender una condición médica particular, primero deben entenderse los factores que influyen en su composición. Se expone a continuación un breve sumario de los mismos.

Genética humana e interacciones inmunes en el desarrollo temprano

La composición del microbioma humano es única en cada individuo y las diferencias entre individuos son mayores que las diferencias bioquímicas típicas que surgen dentro de una persona a lo largo del tiempo. El efecto del genoma humano es limitado y que la mayor parte del ensamblaje de la comunidad microbiana puede estar determinada por factores ambientales.

La mayoría de los estudios inmunológicos en humanos aún carecen de un componente microbiano, que es esencial para esclarecer la relación entre la respuesta inmune, la colonización y la estabilidad microbiana.  El sistema inmunitario de los mamíferos tiene una relación bidireccional compleja y dinámica con el microbioma. A pesar de que estudios recientes de cohortes humanos sugieren que la mayor parte de la variabilidad en la respuesta inmune humana a la estimulación se deriva del genoma, al menos el 10% de la variabilidad en la respuesta inmune se deriva directamente de las interacciones asociadas con el microbioma.

La mayor parte de la colonización de microbiomas ocurre en los primeros años de vida. Durante y poco después del nacimiento, los recién nacidos están expuestos a microorganismos maternos y ambientales que inician el establecimiento de microbiomas intestinales. En el primer año de vida, se estima que, entre 1013 y 1014 microorganismos, que comprenden entre 500 y 1.000 especies, colonizan el tracto gastrointestinal. Después del destete, la microbiota intestinal se establece firmemente, lo que lleva a un perfil del microbioma único de por vida en individuos sanos.

Microambiente corporal

Cuando se comparan los microbiomas en un sitio corporal determinado de grandes cohortes de personas, los individuos encajan un continuo de diversidad microbiana dentro de una población humana en lugar de agruparse en grupos discretos. Durante el desarrollo humano, el microbioma humano sigue trayectorias específicas del sitio corporal, de modo que cada sitio corporal desarrolle una biogeografía específica. La caracterización longitudinal del microbioma intestinal humano ha demostrado que la microbiota en un adulto permanece relativamente estable y es única para cada persona, lo que contrasta con el cambio drástico durante los primeros tres años de vida.

Sin embargo, el microbioma es un ecosistema viviente y, en consecuencia, cada uno de sus componentes sufre fluctuaciones en la tasa de crecimiento y la supervivencia. Por ejemplo, los cambios en la dieta pueden afectar profundamente la estructura de la comunidad microbiana intestinal, y la limpieza vigorosa puede alterar temporalmente el microbioma de la piel. Sin embargo, en ambos casos, la estructura original de la microbiota reaparece cuando se reanudan las condiciones originales. El tiempo de tránsito de los alimentos a través del intestino también influye en los tipos de microorganismos que proliferan dentro del intestino: un tiempo de tránsito rápido selecciona las funciones asociadas con la formación de biopelículas o la división celular rápida. Definir una microbiota sobre la base de la abundancia relativa de sus miembros puede, por lo tanto, proporcionar sólo una visión limitada del conjunto microbiano. La variabilidad del microbioma humano dificulta la estratificación general para estados de enfermedad particulares, aunque es posible identificar biomarcadores para algunas condiciones.

Dieta

La dieta ha sido ampliamente estudiada en relación con el microbioma intestinal, pero no tanto con respecto a otros microbiomas en otros sitios del cuerpo humano. La modulación de la dieta es una oportunidad ideal para que una intervención de bajo riesgo cambie el microbioma. Por lo tanto, esta vía de investigación podría generar nuevas estrategias terapéuticas para afecciones para las cuales se ha demostrado que el microbioma intestinal y sus productos metabólicos son causantes de enfermedades. La evidencia hasta la fecha sugiere que la dieta, a largo plazo, posee efectos dramáticos en la composición del microbioma intestinal, aunque un cambio en la dieta a corto plazo lo suficientemente extremo puede hacer que los microbiomas intestinales de diferentes personas se parezcan entre sí en cortos periodos de tiempo.

De forma fascinante, los efectos del mismo ingrediente dietético en las mediciones de glucosa en sangre pueden variar en diferentes personas, un efecto mediado por el microbioma. Aunque se sabe que el microbioma puede influir en la concentración de leptina en los seres humanos y, por lo tanto, puede influir en el apetito, una pregunta abierta es si el microbioma puede influir en las preferencias de la dieta, lo que podría dar lugar a ciclos de retroalimentación positivos cuando estos cambios en la dieta alteren el microbioma.

Antibióticos

Se espera que el efecto de los antibióticos en los microbiomas sea mayor en relación con el de otros factores, y se han realizado estudios preliminares para determinar su impacto. El microbioma intestinal en adultos parece no ser resistente a la administración repetida de antibióticos. El mismo antibiótico parece afectar a microorganismos particulares de manera diferente dependiendo del resto del microbioma. Esto puede deberse a diferentes fases de crecimiento, estados metabólicos o al contexto microbiano en el que existen los microorganismos. Es especialmente interesante la evidencia cada vez mayor de que los antibióticos tomados temprano en la vida tienen un efecto profundo en el microbioma intestinal que puede resultar en un desarrollo posterior de obesidad, asma, enfermedad inflamatoria del intestino y otros trastornos.

Estilo de vida

También se cree que el estilo de vida tiene una fuerte influencia en la composición de los microbiomas. La cohabitación con mascotas, como los perros, tiene una asociación estadísticamente significativa con la composición del microbioma. En un estudio, el microbioma de la piel de las parejas que viven juntas se parecía mucho más a la pareja que si tuviera un perro, pero, curiosamente, vivir con un niño pequeño no produjo la misma tendencia, por lo que las parejas con un niño, pero ningún perro, no fueron significativamente más similares entre sí que las parejas sin un niño.

Se ha demostrado que la interrupción de esta exposición en lactantes de poblaciones humanas con una historia de interacción ancestral conocida con animales conduce a un aumento sustancial de la atopia, especialmente del asma. Si resulta que estos resultados son causados por el microbioma, en lugar de simplemente estar relacionados con él, sugieren que nuevas estrategias terapéuticas potenciales para la intervención de la enfermedad podrían provenir de la exposición microbiana centrada en la activación inmune.

Equilibrio de la microbiota con la nutrición

Son varios los factores que intervienen en el equilibrio de la microbiota, así como las formas de tratar el microbioma si este se encuentra en desequilibrio. Esto es gracias a los avances de la investigación científica en este campo, que desde hace unas décadas ha estado cobrando relevancia dado el impacto de la microbiota sobre nuestra salud. La nutrición clínica, desde un enfoque fisioterapéutico, puede detectar, prevenir y tratar las enfermedades funcionales con cada vez más eficiencia. Si te interesa una capacitación de alto nivel en esta disciplina, en TECH Universidad Tecnológica hemos preparado el Máster en Microbiota Humana para ti. Es un programa titulado y avalado que te brinda los conocimientos más completos en esta materia para que puedas dar mayor calidad a tu desempeño profesional.

Si quieres darle un nuevo horizonte a tu práctica profesional, puede interesarte nuestro Máster en Avances en Fitoterapia Aplicada para Fisioterapeutas, un programa que te permitirá implementar con seguridad los beneficios de la fitoterapia en diversas patologías. Por otro lado, puede interesarte el Máster en Nutrición Deportiva para Fisioterapeutas, que conjunta el deporte, la nutrición y la fisioterapia para brindarle al paciente un acompañamiento excelente en el desarrollo de sus funciones.

Artículos relacionados

1 /

Compartir