Ejercicio terapéutico

En varias ocasiones se asocia el ejercicio terapéutico con personas de edad avanzada, pero no debería ser así, ya que esta medida de tratamiento funciona para cualquier grupo de edad y para todas las actividades que realicen los sujetos.

facultad de fisioterapia
martes, 6 de septiembre de 2022
0

El ejercicio terapéutico en el campo de la fisioterapia, se refiere a todo ejercicio que está destinado a la mejora de algún tipo de alteración o limitación funcional diagnosticada. No obstante, también pueden darse casos en donde no exista este diagnóstico, pero la persona demande los servicios del fisioterapeuta para prevención o mejoras en el rendimiento corporal. En este artículo daremos una breve introducción al tema.

Ejercicio vs ejercicio terapéutico

Para empezar, es importante distinguir el concepto de ejercicio del de ejercicio terapéutico. Presentaremos tres casos como ejemplos. Por un lado, consideremos al trabajador de una empresa como una persona activa que de forma independiente realiza algún tipo de actividad física, libre o guiada por otro profesional, pero soportando cargas pesadas en su puesto de trabajo. El fisioterapeuta, en este caso, tiene la labor de pautar ejercicios para fortalecer la zona que más trabaja y, además, a enseñar a saber manejar esas cargas para evitar lesiones. Es decir, como medida de prevención.

En cuanto al segundo caso, pensemos en un atleta que lleva un plan de entrenamiento pautado por su preparador. Como fisioterapeutas, aparte de realizar tratamientos para prevenir lesiones, debemos pautar una serie de ejercicios que sirvan para prevenir las lesiones más frecuentes de su actividad o para reforzar zonas en donde hayan existido episodios de algún tipo de alteración o disfunción, con el objetivo de impedir sus recidivas.

Por último, veamos el caso de una paciente con artritis reumatoide a quien le aplican distintas medidas físicas para calmar el dolor y disminuir la inflamación. Pacientes como ella, que mantienen su tono muscular, deben ser pautados a través de ejercicios en donde se mejore su estado. En efecto, debe procurarse que sea una actividad guiada y controlada por un fisioterapeuta para que no haya efectos adversos o contraindicaciones.

Beneficios del ejercicio en fisioterapia

Aunque no debería ser así, en varias ocasiones se asocia el ejercicio terapéutico con personas de edad avanzada, en tanto que esta medida de tratamiento y todas las actividades propuestas se adaptan a cualquier grupo de edad. El ejercicio terapéutico es considerado fundamental dentro del plan de tratamiento y asistencia para mejorar o recuperar las funciones. Entre sus beneficios encontramos:

  • Mejora del estado físico.
  • Produce sensación de bienestar en el paciente.
  • Previene patologías y complicaciones.
  • Reduce la necesidad futura de medios sanitarios.

La práctica de ejercicio no solo provoca beneficios a nivel de aparato locomotor, cardiovascular y sistema nervioso, se debe subrayar además su influencia sobre diferentes factores como la mejora del estrés, la depresión, la calidad del sueño y la fatiga, que en muchos casos se encuentran asociados a la patología del paciente. Los beneficios se producen gracias a la liberación de sustancias analgésicas (opioides, serotonina y endorfina) provocada por el organismo. Esta liberación tiene como objetivo final, mejorar el estado de ánimo del paciente y favorecer la evolución del proceso que esté viviendo.

Principios fisioterapéuticos

El ejercicio terapéutico se basa en los principios de la fisioterapia de mantener recorridos articulares en sus grados fisiológicos, así como que el tono muscular se mantenga en correcto equilibrio. Por tanto, se trabajará la movilidad, la fuerza y la elasticidad, se aumentará capacidad cardiovascular y resistencia muscular. De esta manera, trabajando de forma correcta el ejercicio, se conseguirá aumentar la conciencia corporal y el control neuromuscular.

Las pautas de ejercicio terapéutico están basadas en los objetivos individuales del paciente y destinadas a que se favorezca su ejecución y continuidad, no solo durante el tiempo de tratamiento, sino posteriormente en el domicilio del paciente o en el espacio que destine a hacer los ejercicios. Aunque durante el tiempo de tratamiento se trabaje de manera más personalizada, guiada y con más capacidad de corrección, es clave dar pautas para que se siga con la rutina en el domicilio. De este modo será mayor la capacidad de recuperación y/o prevención.

Planificación del ejercicio

La planificación del ejercicio se basa en la exploración y en el diagnóstico que el fisioterapeuta haya hecho sobre el paciente. Por esta razón, el ejercicio se irá adaptando a cada fase del proceso según sus posibilidades. Las fases del ejercicio terapéutico tienen que ser dinámicas, aprovechando que hay varias herramientas y oportunidades novedosas en la actualidad. Utilizarlas con los pacientes favorece su recuperación, ya que se consigue que no caigan en el aburrimiento o en el tedio a la hora de repetir constantemente las mismas pautas de ejercicios.

El plan de ejercicio deberá ser revisado y reevaluado periódicamente por el fisioterapeuta, quien realizará las modificaciones necesarias para conseguir una progresión que estimule la motivación. La motivación, en efecto, favorecerá la constancia en la realización de los ejercicios. En el abanico posible de técnicas de ejercicio terapéutico existen dos modelos principales: pilates y/o yoga terapéutico.

Pilates

La técnica de Pilates fue desarrollada por Joseph Pilates en Nueva York, en el año 1920. Está basada en un programa de fortalecimiento del cuerpo de manera funcional, que obliga al individuo a concentrarse en la respiración consiguiendo una buena postura, estabilidad, fuerza y flexibilidad. Siguiendo estos principios, la base de cualquier recuperación funcional logra grandes beneficios.

Inicialmente no iba destinado a la práctica terapéutica, simplemente tuvo muy buena aceptación por su capacidad de generar fuerza y coordinación en atletas, gimnastas, bailarines, boxeadores y artistas de circo. Debido a los grandes resultados, pronto esta disciplina comenzó a especializarse en aspectos clínicos. A partir de 1960, con la muerte de Joseph Pilates, se ha ido investigando y consiguiendo que este método de trabajo sea más práctico y menos complicado que en sus orígenes. Asimismo, existen dos formas de trabajar pilates, una es usando ciertos aparatos creados con resortes (Pilates Reformer) y otro, utilizando materiales como pelotas y gomas (Mat Pilates).

Yoga terapéutico

El yoga es una técnica terapéutica basada en el conocimiento profundo de la anatomía y fisiología del cuerpo humano. La palabra yoga viene del idioma sánscrito yug, que significa unión, lindura, unión con el todo, bajo el mismo yug que lo divino. Es una disciplina hindú cuyo objetivo final es la consecución del estado de yoga: aquel en el que el ser humano ha recobrado su verdadera naturaleza y vive en conformidad con esta.

La finalidad de todas las diferentes variantes del yoga se centra siempre en ayudar a la persona a encontrar la felicidad tanto en el plano físico (salud, bienestar, fortaleza, longevidad) como en lo mental (inteligencia, percepción, capacidad, cognitiva, memoria) y espiritual (serenidad, paz), beneficios que se consiguen gracias a la práctica de las distintas asanas.

Las asanas tonifican cada parte del cuerpo. La práctica regular de estas incrementa la capacidad de trabajo y flexibilidad, en tanto que un cuerpo joven es mantenido y restablecido a través de un correcto estiramiento. Los movimientos de las asanas permiten adoptar posiciones muy diversas sin tener que asumirlas estáticamente. Así, mientras el tono y la flexibilidad se equilibran, se establece una postura erguida y libre de esfuerzo.

Profundización en el diagnóstico fisioterápico

La efectividad del ejercicio terapéutico depende en gran medida de la precisión del diagnóstico. El diagnóstico en fisioterapia es, quizá, el eje de esta disciplina. Por ello, es importante que el profesional se capacite con las últimas novedades académicas y técnicas de la materia. En vista de ello, en TECH Universidad Tecnológica te ofrecemos el Máster en Diagnóstico en Fisioterapia, un programa completo, actualizado y adecuado para cualquier fisioterapeuta.

Dentro de nuestro catálogo de programas puedes encontrar el Máster en Ecografía Músculo-Esquelética en Fisioterapia, que te especializa en el manejo óptimo de distintas herramientas ecográficas, y el Máster en Dietoterapia, un novedoso programa en donde convergen la fisioterapia y la nutrición con el objetivo de ofrecer un acompañamiento sólido a la salud de los pacientes.

Categorías: master

Artículos relacionados

1 /

Compartir