Buenas prácticas en la ACP
Las buenas prácticas en la ACP traen una nueva concepción de la responsabilidad y del trabajo que se puede tener como fisioterapeuta.
facultad de fisioterapia · geriatría para fisioterapia
mié. 18 de ago. 2021
0

Se han establecido los conceptos fundamentales de la ACP y el ámbito concreto de su aplicabilidad. La consideración de este modelo, así como la atención a personas mayores, adopta una nueva forma de interaccionar con el usuario. En definitiva, las buenas prácticas en la ACP traen una nueva concepción de la responsabilidad y del trabajo que se puede tener como fisioterapeuta.

Introducción

Dentro de las diferentes actividades que pueden realizar los diferentes miembros del equipo, y en especial aquellos de cultura sanitaria, la existencia de protocolos y guías clínicas de actuación comporta gran parte de la formación y de la cultura sanitaria.

Los protocolos pueden facilitar la acción al profesional. También pueden establecer una adecuada toma de decisiones ante signos y síntomas. Es el resultado de la evidencia científica sobre la intervención en las diferentes situaciones de riesgo o en diferentes patologías. Por tanto, esa cultura sanitaria, cuyo modelo de intervención es el terapéutico, ha influido e influye de forma determinantes en muchos de los procedimientos y actuaciones de numerosos establecimientos y recursos utilizados para la atención a las personas en situación de dependencia y/o discapacidad.

Pero si se atiende ya a su marco conceptual, los protocolos y guías clínicas atienden a un modelo terapéutico. En cambio, se sabe que el modelo de intervención no es terapéutico, sino de calidad de vida.

Definición de BBPP

Existen diversas definiciones del concepto de «buenas prácticas» o BBPP. Se atiende al contexto o ámbito en que se refieren en cada momento. En cuanto al contexto de la atención a las personas mayores y para las personas con situación de dependencia y/o discapacidad, se pueden definir las BBPP como un conjunto de acciones, los procesos y actividades orientadas a producir resultados positivos sobre la calidad de vida (satisfacción y el bienestar personal y emocional).

En base a esta definición consensuada por diferentes autores, se puede considerar que las BBPP, son procesos de reactualización y mejora de toda la atención. Atienden específicamente a dos ámbitos: primero el propio de la organización y segundo el interactivo o de relación. Pero no se debe olvidar que para establecer unas BBPP, las mismas deben de cumplir una serie de requisitos que las definan como tal y no como un simple listado de cosas a mejorar.

Requisitos

  • Actual: atendiendo los avances del conocimiento en los referentes propios de la ACP (ciencias del comportamiento, ciencias sociales, ciencias de la salud). Incorporar las evidencias derivadas de la investigación, así como las referencias de las políticas (estatales, autonómicas y municipales). Debe dirigirse y orientarse a mejorar y optimizar la calidad de vida de las personas.
  • Consensuada: debe reunir el mayor acuerdo posible de todos los actores y protagonistas del recurso. Es decir, de la estructura que atiende a las personas. Se debe garantizar que la BBPP tiene valor y es efectiva para personas usuarias, familiares y profesionales.
  • Ecológica y sostenible: debe utilizar con eficacia los recursos del centro y del entorno (sin recursos humanos y materiales las BBPP no pueden ser desarrolladas), así como observar de manera global y holística los aspectos socioculturales y de organización del entorno.
  • Eficaz: debe ser capaz de responder de forma fácil y factible a las situaciones de demanda, necesidades o anhelos, de las personas (usuarios, familiares y profesionales).
  • Empoderadora: hacia las personas en base al paradigma de la ACP (tanto usuarios como profesionales).
  • Éticamente aceptable: debe estar basada en los derechos de las personas, siendo adecuadas a los mismos proponiendo actuaciones centradas siempre en el respeto a la libertad y dignidad de las personas. Dinamiza las actuaciones de derechos y deberes que todo ciudadano debe cumplir en el entorno.
  • Interdisciplinar: debe ser capaz de creer en el equipo multidisciplinar del centro, en donde todos los profesionales y los demás actores (usuarios y familiares) planteen sus análisis y propuestas en base a la BBPP a tratar. Se establece y realiza de forma voluntaria y plenamente consciente. Este punto de encuentro y convergencia de todos ellos.
  • Debe tener una metodología que ponga la calidad de vida de las personas en el centro de la misma, con coherencia, continuidad y constancia.
  • Jurídicamente conforme: debe estar acorde con los principios normativos y legales.
  • Factor de aprendizaje: debe ser un proceso de aprendizaje continuo. La reflexión y análisis de las diferentes acciones y experiencias puede permitir establecer procesos de mejora
  • Participativa: debe crearse a partir de la participación expresa e implicación activa de las personas usuarias, los familiares y los profesionales.
  • Perdurable: debe mantenerse en el tiempo para poder reevaluar y mejorar. No se debe limitar a un periodo corto de tiempo. Eso sería una buena praxis.
  • Pertinente: debe abordar temáticas concretas y específicas. Aquellos aspectos que son evidentes y que los diferentes miembros del equipo pueden evidenciar que necesitan respuestas.
  • Planificada y entroncada en la organización: debe ser el resultado de una planificación y análisis metodológico del equipo, estructurada como un proceso (antes, durante, después). Como tal, debe formar parte de los procesos de la institución (planes, programas de intervención) de forma normalizada.
  • Resultado del sentido común y de experiencias desarrolladas anteriormente: debe incorporar las experiencias anteriores desarrolladas con éxito, aunque hayan sido poco conocidas y reconocidas en la organización. La BP pone en valor las innovaciones y esfuerzos.
  • Satisfactoria: debe generar bienestar asistencial y emocional para las personas usuarias y/o sus familiares y los profesionales.
  • Segura y de calidad: debe estar orientada a potenciar entornos de calidad y seguridad a las personas desde dos perspectivas (lo físico y lo emocional).
  • Sistematizada: debe poder ser explicada, entendible, definible, registrada y compartible. Debe quedar constancia de la BP por escrito.
  • Transmisible: debe ser replicable, siempre, tras las necesarias adaptaciones. Que pueda permitir flexibilidad (que puedan ser adaptadas y adoptadas en otros contextos).
  • Verificable y evaluable: debe poder ser verificada a partir de instrumentos de medida o de indicadores. Debe ser contrastable.

Puntos necesarios

Se deben añadir estos puntos necesarios para que una propuesta sea considerada una BBPP:

  • Que sea efectiva. Se demuestra un impacto tangible y positivo sobre la mejora.
  • Que sea replicable. Sirve como ejemplo o como modelo a seguir para desarrollar iniciativas en otros lugares.
  • Que sea innovadora, desarrollando soluciones nuevas a situaciones corrientes.

Ámbito organizativo

Reconocimiento y ejercicios de derechos.

  • La calidad de los procesos, relaciones, apoyos y cuidados proporcionados.
  • Capacidad de potenciación de las dimensiones básicas de capacidad.
  • La continua asistencia y la continuidad del proceso.
  • El carácter holístico e integrador al englobar e incluir cada una de las áreas, tiempos y espacios gracias al trabajo en equipo interdisciplinar.

Ámbito relacional

  • Una interacción más humana entre los profesionales y las personas usuarias.
  • Las personas usuarias en un entorno que sean como lugares de vida en donde se establezcan espacios para la interacción comunicativa y las relaciones, pudiendo estar solo, en pareja o en pequeños grupos.
  • Las personas usuarias, sus familiares y amigos, en donde podrán mantener las relaciones previamente existentes.
  • Las personas usuarias y la comunidad, estableciendo oportunidades de participación en la comunidad, siendo aceptadas e integradas como parte de esta.

Ámbitos de la buena práctica

Se atiende las referencias de Shalock y Verdugo con relación a la calidad de vida de las personas con discapacidad. Bermejo define cinco áreas de mejoras para las buenas prácticas, o cinco ámbitos preferentes donde establecer los procesos de BBPP. En estos diferentes ámbitos se establecen y definen las diferentes BBPP clave. Los diferentes ámbitos son:

Ética y ejercicio de los derechos de las personas usuarias

  • Analizar las características de las personas que padecen dependencia (sufrimiento y vulnerabilidad) así como las características de las relaciones que se establece con ellas.
  • Principios éticos, de derechos y deberes que todo profesional debe conocer y hacer suyos.
  • Los derechos de las personas usuarias (independientemente de su grado de dependencia o heteronomía) son un aspecto esencial para el avance en la calidad asistencial.

Participación

  • La participación es un aspecto esencial que dinamiza y aumenta la calidad de las personas en los recursos asistenciales. También es el medio para que la persona pueda practicar y mantener sus capacidades personales.
  • Participación real y efectiva. Es decir, en aspectos significativos traslada al usuario la oportunidad en toma de decisiones que implica responsabilidades de los compromisos adquiridos.
  • Reformular, repensar y redefinir la participación de los usuarios y sus familias en el proyecto de vida en la residencia o centro. Busca la implicación en diferentes iniciativas y aspectos significativos, atendiendo a la situación peligrosa de que la familia intente suplir a la persona en las decisiones que ésta puede y debe tomar.

Bienestar psicoafectivo: emociones, comunicación y convivencia

  • No se puede hablar de calidad de vida sin hacer referencia al bienestar psicoafectivo de las personas: un amplio abanico de situaciones y miradas interrelacionadas entre ellas. Abarcan desde aspectos vivenciales y de expresión de emociones hasta aspectos relacionados con el desarrollo personal. Tal es el caso de la propia imagen y la propia identidad. Por supuesto, el bienestar físico y el gozo de su propio cuerpo.
  • Reflexionar, reformular, repensar y redefinir las relaciones que se establece con las personas usuarias.

Intervención profesional y sistemas organizativos

  • Fundamentar todas las intervenciones profesionales en una serie de principios que aseguren su adecuación al valor de la persona y al respeto de sus derechos: participación, autonomía y elección, dignidad, individualidad, integralidad, integración social, independencia y continuidad de apoyos y cuidados. Estos principios definen cómo los profesionales y responsables de los recursos deben actuar.
  • La participación de los profesionales en el funcionamiento, gestión y mejora del recurso o centro, es necesaria e imprescindible para poder realizar con éxito estos procesos de mejora continuada. La participación se traduce en motivación, elementos que mejoran la calidad de las relaciones y de las intervenciones.
  • Reflexionar, reformular, repensar y redefinir si la organización está más en función de las personas usuarias o, al contrario, de su propia estructura organizativa.

Entorno físico e integración en la comunidad

  • El entorno es vital para la calidad de vida de todas las personas. En especial en aquellas que presentan limitaciones o discapacidades.
  • Entornos y ambientes universales, accesibles y adaptados que permitan un desarrollo de vía con posibilidades de comunicación y de desarrollo de relaciones interpersonales.
  • Se debe reflexionar, reformular, repensar y redefinir las características que debe tener este entorno, tanto físico como social, para propiciar el bienestar y la calidad de vida de las personas.

Buenas praxis

Se puede ser capaz de identificar esas diferentes formas de actuar que poseen gran valor por su significado y resultado obtenido en el transcurso de esta y al final de esa acción. Esas formas de actuación obtienen un gran resultado. Esto es una buena praxis.

Las BBPP, una vez planificadas, precisan una serie de aspectos y condiciones para que se hagan realidad. La gran parte de estas condiciones recaen en la organización. Concretamente, en los diferentes profesionales que trabajan en la organización, entendiendo como profesionales al conjunto de personas. Es decir, todos los que trabajan en la organización.

Si como organización se puede ser capaz de identificar, darle valor y promover las buenas praxis que se realiza en el centro, seguro que se da un plus de mejora en la calidad de vida de las personas. Esto está en el camino de obtener unas BBPP.

Las BBPP precisan de una serie de competencias profesionales en las personas que trabajan en la organización. Habitualmente están alejadas de las competencias específicas y que son propias a cada disciplina. La empatía, la capacidad de escucha, la observación, la capacidad de trabajar en equipo, son conocimientos, actitudes y habilidades necesarias para organizar nuestro trabajo a través de BBPP.

Prácticas clave

Los cinco ámbitos definidos anteriormente pueden dirigir a definir diferentes BBPP prioritarias o claves en la atención a las personas con dependencia y/o en situación de discapacidad. Estas son:

Ámbito 1. Ejercicio de derechos

  • El derecho a la información de las personas usuarias.
  • Autonomía y toma de decisiones por parte de la persona usuaria.
  • Conciliar la seguridad de la persona y el derecho a su autonomía.
  • Respeto a la privacidad e intimidad en los cuidados personales y en el aseo.
  • Respeto a la privacidad e intimidad en el tratamiento de la información personal.
  • El uso limitado y adecuado de las contenciones físicas.
  • El uso limitado y adecuado de las contenciones farmacológicas.

Ámbito 2. Participación

  • Cauces formales de participación en el centro.
  • Cooperación persona usuaria, familia y equipo profesional en el Plan de atención.
  • Intervención y apoyo a las familias.

Ámbito 3. Bienestar psicoafectivo: emociones, comunicación y convivencia

  • Apoyo al ingreso y adaptación de la persona usuaria.
  • El trato personalizado.
  • El Libro de historia de vida y el Álbum personal.
  • Bienestar, confort e identidad. La importancia de la imagen personal.
  • Relaciones de pareja afectivo-sexuales.
  • Alteraciones de conducta en las personas usuarias.
  • Gestión de los conflictos entre las personas usuarias.
  • Atención al final de la vida.

Ámbito 4. Intervención profesional y sistemas organizativos

  • El trabajo en equipo interdisciplinar.
  • El Plan personalizado de atención coparticipado desde los intereses y preferencias de las personas.
  • Revisando las intervenciones, pensando en las personas.
  • La figura del profesional de referencia.
  • En tornos de empoderamiento predecibles para personas gravemente afectadas.
  • El enfoque de género en los Centros de atención a personas en situación de dependencia.

Ámbito 5. Entorno físico e integración en la comunidad

  • Diseños amigables que permitan confort y bienestar.
  • Personalizar y hacer de la habitación un espacio propio.
  • La apertura del centro a la comunidad.

Atención fisioterapéutica

El fisioterapeuta profesional se ve enfrentado, en su práctica clínica, a numerosas situaciones que requieren de los conocimientos específicos en el abordaje de los diferentes casos terapéuticos como los que se ofrecen en el Máster en Diagnóstico en Fisioterapia o el Máster en Fisioterapia en el Abordaje del Daño Adquirido.

TECH Universidad Tecnológica también ha creado un programa enfocado en la intervención médica para los pacientes de la tercera edad. Es el caso del Máster en Fisioterapia en Geriatría, el cual ayuda a conocer de forma amplia y completa la tecnología que se pone al servicio de esta población en específico.

Artículos relacionados

1 /

Compartir