Uso de antimicrobianos
El uso de antimicrobianos hace parte de los diferentes fármacos que pueden ser utilizados para combatir una afección o enfermedad.
facultad de farmacia · infectología para farmacia
lun. 06 de sep. 2021
0

El uso de antimicrobianos se compone de sustancias químicas sintetizadas parcial o totalmente en un laboratorio. Estas son capaces de inhibir el crecimiento o destruir microorganismos. La acción de estos agentes puede ser antibacteriana, antifúngica, antivírica y antiparasitaria. Pueden ser de uso tópico o sistémico y administrase por vía oral, inhalatoria o parenteral. Los agentes antimicrobianos más utilizados en la práctica clínica son los antibióticos. En la elección del fármaco antimicrobiano más adecuado para el tratamiento de una infección intervienen varios factores:

  • Debe conocerse la identidad del microorganismo causante de la infección o al menos llegar a una suposición razonable sobre su identidad. Esto en función de la información clínica disponible.
  • La información sobre la susceptibilidad del microorganismo causante de la infección debe ser lo más exacta posible.
  • Deben considerarse una serie de factores específicos del paciente que está siendo tratado.

Los antibióticos

Constituyen el descubrimiento más importante para la humanidad y son los agentes que han logrado mayor impacto en la práctica clínica. Esto al disminuir la morbimortalidad de las infecciones graves adquiridas en la comunidad y en el hospital. La adecuación del tratamiento antibiótico empírico es de gran relevancia en la mejor evolución del proceso infeccioso y un mal uso de los antibióticos está condicionando que actualmente el porcentaje de resistencias se haya incrementado significativamente tanto a nivel hospitalario como en la comunidad.

Es necesario hacer un uso prudente y adecuado de los antibióticos, siendo fundamental mejorar la elección del tratamiento empírico más adecuado, de mayor eficacia y disminuir el desarrollo de resistencias bacterianas. Para lograr estos objetivos se han creado comités de infección donde participan especialistas clínicos en infecciosas, microbiólogos y farmacólogos que desarrollan protocolos de política de antibióticos basada en distintos aspectos clínicos, microbiológicos, farmacológicos y terapéuticos que se mencionan a continuación.

Aspectos clínicos

La realización correcta de una detallada historia clínica y el conocimiento del tipo de paciente es fundamental para la adecuada elección de un tratamiento antibiótico empírico.

  1. El diagnóstico clínico correcto de infección bacteriana.
  2. La gravedad clínica inicial: Medición de las constantes hemodinámicas y situación general.
  3. El tipo de paciente: Edad, hábitos, profesión, residencia, viajes, contacto con animales… , así como la situación basal del paciente.
  4. Detección del foco de infección: Realización de sedimento de orina, radiografía tórax, ecografía abdominal, ecocardiografía, TAC… según las manifestaciones clínicas.
  5. Conocimiento de antecedentes clínicos: Cirugías previas, portador de prótesis, catéteres venosos, estancia en UCI, uso previo de antibióticos (tipo y duración del tratamiento).
  6. Valoración de las funciones vitales en relación con el proceso infeccioso: Hacer estudio analítico con hemograma, VSG, bioquímica general, proteína C-reactiva, procalcitonina, coagulación y gasometría.
  7. Realización de estudios microbiológicos: Muestra de hemocultivos, toma de cultivos según el tipo de infección, serología, antígenos urinarios, PCR, etc.
  8. Presencia de embarazo. Es una situación especial que condiciona la elección del antibiótico para evitar provocar efectos teratogénicos.
  9. Presencia de alergias o hipersensibilidad a algunos antibióticos.

Aspectos microbiológicos

Se requiere el conocimiento de los microorganismos más frecuentes causantes de las infecciones, según topografía y tipo de hospital, de los patrones de sensibilidad para adecuar los tratamientos empíricos. Debe limitarse el uso de antibióticos frente a los cuales la resistencia de los patógenos sea igual o superior al 20 % y estos patrones varían según hospitales, países y áreas geográficas.

  • A nivel respiratorio, los gérmenes aislados con más frecuencia son: Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae, Moraxella catharralis y Streptococcus pyogenes.
  • En nivel urinario: Escherichia coli (E. coli), Klebsiella pneumoniae y Proteus mirabilis a nivel comunitario y se unen Enterococo faecalis y Pseudomonas Aeruginosa en hospital.
  • A nivel intraabdominal: Los gérmenes anaerobios como Bacteroides Fragilis junto con E. coli.
  • En las sepsis: E. coli, Staphylococcus Epidermidis, Enterococo faecalis, Staphylococcus Aureus (S. Aureus) y Pseudomonas Aeruginosa son los microrganismos aislados con más frecuencia seguida de Candida.

Existen diversos métodos para la tipificación rápida de las bacterias patógenas en las muestras clínicas, de los cuales la tinción de Gram es el método, más sencillo, barato y útil. Puede emplearse para identificar los microorganismos de los líquidos corporales estériles (LCR, pleural, sinovial, peritoneal y orina). El Gram en el esputo también puede ser útil para identificar al microorganismo causante de la bronquitis bacteriana o la neumonía.

Los métodos inmunológicos para la detección de antígenos como el ELISA pueden ayudar a identificar de manera rápida los patógenos. La reacción en cadena de la polimerasa (PCR) se ha utilizado para identificar el ARN o el ADN de virus, bacterias y otros microorganismos en la sangre y líquidos corporales. La identificación final suele requerir técnicas de cultivo, es necesario obtener las muestras adecuadas antes de comenzar con el tratamiento antimicrobiano porque una vez iniciado los cultivos suelen ser estériles.

Aspectos farmacológicos

Su conocimiento es un complemento necesario para la elección del tratamiento antimicrobiano para lograr asegurar el cumplimiento, mayor eficacia, comodidad y disminuir la toxicidad y el coste económico. – Mecanismo y tipo de acción: Bactericida-bacteriostático. El antibiótico bactericida causa la muerte del microorganismo afectado rápidamente. El antibiótico bacteriostático causa una parada del crecimiento microbiano, la bacteria no crece en presencia del antibiótico, pero tampoco muere de forma inmediata sino lentamente en presencia del antibiótico. Si se elimina el antibiótico la bacteria puede recuperarse y volver a crecer.

  • Correlación entre concentraciones plasmáticas y tisulares, junto con la actividad in vitro.
  • Fármacos cuya acción es dosis dependiente como: Fluorquinolonas, aminoglucósidos, Azitromicina y Telitromicina. Su eficacia se basa en la concentración pico sérica que alcanza el fármaco, a mayor concentración en relación con la concentración mínima inhibitoria (CMI), mayor acción bactericida del fármaco. Para que sea eficaz, la concentración pico sérica debe ser al menos 10 veces mayor que la CMI.
  • Fármacos cuya acción es tiempo-dependiente como betalactámicos, Linezolid y Tigeciclina. La eficacia del fármaco depende del tiempo durante el cual las concentraciones plasmáticas están por encima de las CMI de los microorganismos a erradicar, es decir se relaciona con el tiempo que el fármaco, en su forma activa, está en contacto con la bacteria.
  • Vida media para elegir los intervalos terapéuticos. Algunos fármacos como Ceftriaxona, Ertapenem, aminoglucósidos, Daptomicina y las equinocandinas se administran en una sola dosis al día con buena correlación clínica-microbiológica de eficacia y menor toxicidad.
  • Duración del tratamiento. Fármacos como Azitromicina, Moxifloxacino y Levofloxacino presentan elevadas concentraciones tisulares mantenidas en el tiempo lo que facilita ciclos cortos. La duración debe ser más prolongada en los cuadros con foco de difícil acceso como endocarditis, osteomielitis, infecciones de prótesis, etc., prolongándolo varios meses.

El profesional y su lucha por el bienestar

Para el profesional en farmacia es de vital importancia conocer tanto como le sea posible acerca de la curación de diversas enfermedades. Esto le permitirá realizar una formulación y dispensación de medicamentos adecuada a cada paciente según sus necesidades. Dentro de esto el mismo deberá conocer cuando son adecuados la utilización y el uso de antimicrobianos.

TECH Universidad Tecnológica oferta actualmente un amplio portafolio educativo dedicado a los profesionales modernos y sus necesidades actuales. Dentro de su Facultad de Farmacia, por ejemplo, se pueden hallar especializaciones tales como el Máster en Elaboración y Desarrollo de Medicamentos Individualizados y el Máster en Dirección y Monitorización de Ensayos Clínicos. Por otra parte, para aquellos profesionales que buscan enfocar sus conocimientos y esfuerzos intelectuales en el combate de enfermedades infecciosas, no cabe duda que su decisión debería inclinarse por el Máster en Enfermedades Infecciosas y Tratamiento Antimicrobiano para Farmacia.

Artículos relacionados

1 /

Compartir