Nomenclatura botánica
La nomenclatura botánica se ha encargado de dar un nombre y un grupo a cada una de las plantas del mundo.
facultad de farmacia · fitoterapia en farmacia
jue. 27 de may. 2021
0

La diversidad de los seres vivos es enorme, además, es discontinua. Esto debido a la separación filogenética, morfológica, fisiológica, bioquímica y molecular que marca los distintos grupos naturales. Cualquier esfuerzo por comprenderla y utilizarla pasa necesariamente por un proceso de organización y de ordenación, y posterior denominación de los grupos y organismos. La nomenclatura botánica o forma de los nombres para referirse tanto a los grupos como a los organismos específicos es tan importante como la clasificación de los mismos. Esto debido a que es la herramienta universal básica y primaria para que la humanidad conozca y reconozca a los seres vivos.

Ante la dificultad de comunicación que supone el uso de los nombres vulgares o vernáculos, surge la necesidad de establecer un criterio universal para nombrar a todas las especies. Así nace el nombre científico, basado en el sistema binomial de Linneo. Este fue usado para denominar las especies y que se rige por el Código Internacional de Nomenclatura Botánica.

Conceptos

Para una mejor comprensión del presente tema hay que entender, conocer y diferenciar los siguientes conceptos:

  • Vegetales: grupo artificial que tradicionalmente engloba a los organismos que estudia la ciencia Botánica y que pertenecen a diversos reinos.
  • Planta: organismo que se incluye en el Reino Planta.
  • Planta medicinal: vegetal que, en uno o más de sus partes u órganos, contiene sustancias que pueden ser utilizadas con fines terapéuticos. Además de preventivos o que son precursores para la semisíntesis químico-farmacéutica. Las partes u órganos activas son las drogas de la planta medicinal.
  • Especie: se puede definir desde un punto de vista biológico o desde un punto de vista taxonómico.
  • Especie biológica: es el conjunto de individuos con características estructurales y funcionales semejantes, que se reproducen entre ellos y originan una descendencia fértil.
  • Taxonomía (especie): es la unidad de clasificación apropiada que ha sido delimitada por un biólogo experto utilizando toda la información disponible. Representa la unidad básica de clasificación.
  • Sistemática: disciplina biológica que clasifica y ordena las especies en función de su historia evolutiva.
  • Taxonomía: disciplina que se ocupa de los principios, métodos y fines de la clasificación de los organismos. Todo ello para obtener la ordenación jerarquizada y sistemática de los grupos.

Principios básicos

La diversidad de los seres vivos es casi infinita, lo que supone una fuente de recursos casi inabarcable. Para hacer uso del potencial natural, son necesarias la organización y ordenación de los organismos. Entre ellos, aquellos que son llamados vegetales que han surgido como consecuencia de procesos evolutivos.

La sistemática dedica su esfuerzo a establecer los criterios de diferenciación entre los grupos de organismos. Además de ordenarlos en un sistema de clasificación que refleje sus relaciones evolutivas, basado en unidades de clasificación. Cualquiera de las unidades de clasificación recibe el nombre de taxón, y la unidad natural básica y punto de partida de todos los sistemas es la especie. La especie está formada por el conjunto de organismos que presentan características fenéticas o no estables, marcadas genéticamente, y que les proporciona diferencias respecto de otros grupos de organismos.

Los individuos que forman una especie son capaces, en un proceso de reproducción sexual, de cruzarse libremente entre sí y de generar descendencia fértil con caracteres semejantes a los de los progenitores. En el caso de los vegetales, cada especie no siempre presenta barreras reproductivas que impiden o limitan el cruzamiento con los de otras especies o la generación de descendencia fértil. Algunas especies presentan gran variabilidad, pero esa variabilidad es continua y no responde a ningún patrón geográfico o ecológico.

Otras presentan también gran variabilidad, pero es posible encontrar discontinuidades en esa variabilidad relacionadas con algún patrón geográfico o ecológico, sin que se hayan establecido barreras reproductivas entre los diferentes grupos. Quizás esta especie se encuentre en un proceso evolutivo de diferenciación, aún no completado.

Grupos específicos

En muchos casos se pueden definir categorías infra específicas que facilitan la interpretación y la denominación de la variabilidad observada. La categoría infra específica más utilizada en la actualidad es la subespecie. Siempre, con el objetivo último de una clasificación jerárquica final, las especies deben agruparse en categorías supra específicas que sucesivamente reúnen a todos los organismos de la categoría inferior.

Así, inmediatamente por encima de la especie está el género, en el cual se integran las especies que comparten mayor número de características. Los géneros comunes se agrupan en familias. Las familias más semejantes se reúnen en órdenes y estos, en clases. Finalmente, la división es la categoría taxonómica en que se sitúan las clases más parecidas. Todas las divisiones forman parte de un reino, en el caso de las plantas el reino Plantae.

Nomenclatura botánica

La necesidad de una denominación aceptada por la comunidad científica, universal, precisa y sin posibilidad de error para cada taxón, especialmente para cada especie, da origen al uso del nombre científico. La nomenclatura botánica permite reconocer las categorías taxonómicas, así, todos los nombres de aquellas categorías superiores al género derivan del nombre de un género al cual se añade un sufijo que indica el tipo de categoría.

La división utiliza el sufijo -phyta; la clase, el sufijo -opsida; el orden, el sufijo -ales, y la familia, el sufijo -aceae. Si es necesario, pueden incorporarse nuevas categorías entre las ya existentes utilizando el prefijo sub- sobre la categoría inmediatamente superior.

El nombre científico de la especie

Las plantas han recibido a lo largo de la historia un nombre vernáculo o nombre común, pero este puede variar de unas regiones a otras, de unas culturas a otras y de unos ámbitos lingüísticos a otros, por lo que no existía una denominación universal para cada especie y, por tanto, la comunicación era difícil o imposible. Para resolver esa situación, Carl Linnaeus, conocido como Linneo, creó y desarrolló un sistema binomial que permitía referirse a cualquier especie de planta con una combinación de dos palabras.

El sistema sería perfecto siempre que no se diera el mismo nombre a dos especies distintas y evitase que el uso de diferentes lenguas pudiera hacer incomprensibles algunos nombres a las personas que las desconocieran, de esta forma estableció que las dos palabras de la combinación binomial o binomen serían latinas o latinizadas. Desde la implementación del sistema de Linneo hasta la actualidad, uno de los objetivos de la nomenclatura botánica ha sido estabilizar los nombres y establecer normas para que cada especie recibiera la denominación adecuada, evitando duplicidades nominales.

Cualquier combinación binomial está compuesta por dos palabras: la denominación genérica seguida del epíteto específico. La denominación genérica se escribe en forma sustantiva, con la primera letra en mayúscula. El epíteto específico se escribe en forma adjetiva y siempre con minúscula. El origen del nombre genérico con frecuencia se toma de la denominación latina del grupo de plantas al cual se refiere, o de la latinización de los nombres vernáculos de las plantas en sus lugares de origen.

También es muy frecuente la dedicatoria de los nombres a botánicos, reyes, personajes ilustres, científicos, etc. Con todo, esto no es obligatorio y cualquier palabra que elija el autor de la propuesta, siempre latinizada, puede ser correcta.

El farmacéutico y el conocimiento en botánica

Para el profesional moderno se ha hecho necesario ampliar su con conocimiento más allá de su área inmediata de acción. Esto permite que el mismo ejecute de manera efectiva su labor sea cual sea su campo. Sin embargo, lo mismo también requiere de una mayor y constante capacitación. Por ello el profesional busca cada día nuevas maneras de ampliar estos conocimientos.

Para TECH Universidad Tecnológica es de vital importancia que su alumnado tenga pleno conocimiento práctico para desarrollar su labor de manera adecuada. Por ello su Facultad de Farmacia se ha enfocado en establecer parámetros de alta calidad en sus programas. Tal es el caso de programas tales como la Maestría en Dirección y Gestión de la Oficina de Farmacia y la Maestría en Infectología Clínica y Terapéutica Antibiótica para Farmacia. Sin embargo, para el profesional enfocado en el área de la medicina alternativa con claras connotaciones hacia la herboristería, la Maestría en Avances en Fitoterapia Aplicada para Farmacia es la más indicada para él.

Artículos relacionados

1 /

Compartir