La mayor facultad de enfermería del mundo”

¿qué quieres aprender?

cursos destacados

1 /

docentes

1 /

Cursos en Cuidado de Heridas

La Universidad TECH cuenta con la mayor Facultad de Enfermería del mundo porque incorpora dentro de sus programas de posgrado un variado catálogo educativo, entre ellos los Cursos en Cuidado de Heridas: un compendio de diplomados, maestrías y especializaciones dirigidos a los profesionales en Enfermería. Esta especialidad médica está relacionada con el cuidado antes, durante y después de las operaciones quirúrgicas y que, por consiguiente, ocasionan una herida. Se denomina cirugía a la práctica que implica la manipulación mecánica de las estructuras anatómicas con un fin médico, bien sea diagnóstico, terapéutico o pronóstico, según la Organización Mundial de la Salud.

Bioseguridad de la enfermería quirúrgica

Entre más de 5.000 programas formativos, con presencia en 23 países hispanohablantes, TECH también incluye en sus Cursos de Cuidado de Heridas el aprendizaje de la bioseguridad en entornos quirúrgicos. La razón es que el material, los equipos, el contacto con agentes biológicos externos y la buena praxis en los procedimientos de enfermería son factores que condicionan la salud del paciente. Por lo tanto, este tipo de intervenciones requieren, por ejemplo, una técnica de anestesia específica o un bisturí con las medidas precisas para un corte en el cráneo que el enfermero o enfermera tendrán que conocer con antelación para ejecutar con absoluta seguridad.

Una educación en heridas certificada

Con el soporte del mejor claustro docente –más de 3.000 docentes en ejercicio de referencia en su campo académico– TECH Universidad Tecnológica ha formado a más de 500.000 estudiantes. Entre estos se encuentran profesionales en Enfermería capacitados para el Cuidado de Heridas. Estos graduados son enfermeros que cumplen funciones dentro de los centros hospitalarios en relación con la atención adecuada de una herida para prevenir la infección y reducir el tiempo de la cicatrización. Para lograrlo, se apoyan en medicamentos o vendajes que permiten proteger la herida de microbios, cubrir la herida para que las suturas o las grapas no se enreden en la ropa, absorber cualquier líquido que se filtre de la herida o evitar sangrados e inflamaciones debido el roce constante. Así mismo, el equipo médico especializado podrá identificar un código de colores que informa respecto a la salud de las heridas: rojas, limpias; amarillas, tejido esfacelo o muerto; y negras, tejido necrótico, es decir, una infección peligrosa.