Vigilancia de la infección nosocomial
La vigilancia de la infección nosocomial se centra en el cuidado y óptimo tratamiento de estas enfermedades mediante la observación clínica en hospitales.
facultad de enfermería · medicina interna
mar. 05 de oct. 2021
0

La vigilancia de la infección nosocomial (IN) se centra en el factor que se adquiere en el hospital como complicación de intervenciones sanitarias, tales como procedimientos invasivos, terapia intravenosa, cateterismo, prótesis y trasplantes. Se asocia también con estados de inmunosupresión de los pacientes, inducida por medicamentos o derivada de su condición de salud, que los hace más susceptibles a organismos patógenos oportunistas.

La infección nosocomial puede ocurrir por transmisión directa, por contactos entre el paciente y el personal de salud o cruzada entre pacientes; o de forma indirecta a través del agua, alimentos, sistemas de ventilación, productos sanguíneos o elementos para diagnóstico. También se conoce como infección intrahospitalaria (IIH), siendo actualmente más recomendado el término infección asociada a la atención o cuidado en salud, dada su mayor amplitud.

Se calcula que entre un 5% y 10% de los pacientes que ingresan en hospitales desarrolla una infección que no se encuentra en el periodo de incubación a su ingreso y que es secundaria a los procedimientos y tratamientos recibidos en el hospital. Las infecciones urinarias, las del sitio quirúrgico, bacteriemia y neumonías, son las causas más frecuentes de infecciones asociadas a la atención sanitaria.

Representan más de un 90% de las infecciones y las dos últimas se asocian con más de 60% de la mortalidad atribuible a este problema. Hoy en día, casi todas las infecciones nosocomiales son causadas por microorganismos comunes para la población. Estos al afectar a pacientes hospitalizados originan enfermedad más severa. Las IIH son controlables pero difícilmente erradicables. Esto significa que hay y siempre habrá, independientemente de la calidad asistencial y de la tecnología de los procedimientos; puede haber en algunos menos y en otros más dependiendo de las medidas de Prevención y Control que cada uno implante.

Inocuidad en las infecciones

Los principales afectados por este tipo de infecciones son las personas ingresadas aunque también pueden adquirirlas el personal sanitario. Además de las personas que acuden a visitar a los pacientes. No todos tienen igual riesgo para adquirirlas dado que de ello depende:

  • Factores Endógenos: Propios de cada persona, dependiendo de la edad, estado nutricional, patología/s de base que padezca; enfermedad pulmonar crónica, diabetes, insuficiencia hepática.
  • Factores Exógenos, atribuibles a la institución: como la carencia de programa de prevención y control, fallos en la educación continua del personal, insuficiente asignación de recursos, etc., o los debidos a las malas prácticas que se realizan en los procesos de recuperación de la salud de los pacientes: como sistema urinario abierto, inserción de catéteres, asistencia respiratoria mecánica, etc.

Las técnicas de asepsia y antisepsia/desinfección constituyen los pilares de la prevención de la infección hospitalaria. Asepsia, es la ausencia de microorganismos que pudiera causar la enfermedad, por medio de mecanismos de desinfección y esterilización. Antisepsia, hace referencia al empleo de sustancias químicas para inhibir o reducir el número de microorganismos de la piel, las membranas mucosas o tejidos expuestos a un nivel que no generen infección.

Desinfección, es el proceso que elimina la mayoría de los microorganismos patógenos o no excepto, las esporas, de objetos inanimados mediante métodos físicos o químicos. Esterilización, involucra los métodos físicos o químicos para eliminar toda posibilidad de vida microbiana, incluyendo esporas y bacterias muy termorresistentes.

Antisepsia

Las manos es el instrumento de trabajo que más utilizan los profesionales sanitarios. Los espacios subungueales son los que poseen una mayor carga bacteriana, seguidos por las palmas, los espacios interdigitales y el dorso. La flora bacteriana de la piel se divide en transitoria, que coloniza las capas más superficiales de la piel y es susceptible de ser eliminada con el lavado higiénico de manos y residente, que se encuentra en los estratos córneos más profundos y es menos frecuente que cause infecciones.

Los trabajadores de la salud tienen una alta incidencia de procesos inflamatorios cutáneos, hasta el 30% en alguna serie de caso que podría estar relacionado con los procesos de antisepsia. Las barreras cutáneas tienen dos líneas de defensas. La primera de ellas se localiza en el estrato córneo y previene que los microorganismos penetren en las capas más profundas de la piel.

La segunda barrera involucra procesos inmunológicos y vasculares complejos. Las manos es el instrumento de trabajo que más utilizan los profesionales sanitarios. Los espacios subungueales son los que poseen una mayor carga bacteriana, seguidos por las palmas, los espacios interdigitales y el dorso. La flora bacteriana de la piel se divide en transitoria, que coloniza las capas más superficiales de la piel y es susceptible de ser eliminada con el lavado higiénico de manos y residente, que se encuentra en los estratos córneos más profundos y es menos frecuente que cause infecciones.

Los trabajadores de la salud tienen una alta incidencia de procesos inflamatorios cutáneos, hasta el 30% en alguna serie de caso que podría estar relacionado con los procesos de antisepsia. Las barreras cutáneas tienen dos líneas de defensas. La primera de ellas se localiza en el estrato córneo y previene que los microorganismos penetren en las capas más profundas de la piel.

Medidas generales de aislamiento

Los aislamientos son barreras físicas que se interponen entre la fuente de infección (paciente infectado o colonizado) y el sujeto susceptible (otros pacientes, familiares y personal) para disminuir la posibilidad de transmisión. Según las últimas recomendaciones de la CDC hay dos tipos de precauciones de aislamiento. El primer nivel, y el más importante, corresponden a aquellas precauciones diseñadas para el cuidado de todos los pacientes en hospitales, independientemente de su diagnóstico o su presunto estado de infección.

La puesta en marcha de estas Precauciones Estándar es la estrategia fundamental para el éxito del control de la infección nosocomial. En un segundo nivel, están las precauciones diseñadas solo para el cuidado de pacientes específicos. Estas Precauciones Basadas en la Transmisión, se añaden en los pacientes que se sospecha o se sabe están infectados por microorganismos patógenos epidemiológicamente importantes con difusión por aire, gotas o contacto con piel seca o superficies contaminadas.

El aislamiento de los pacientes constituye una de las medidas básica de prevención y control de la infección intrahospitalaria, dirigida a evitar la transmisión de las enfermedades infecciosas.

Técnicas generales de aislamiento

Los profesionales, además de las precauciones estándar, utilizarán las barreras de protección recomendadas:

  • Habitación: Será individual, deberá estar equipada con un lavabo e instalación sanitaria. Si es necesario, los pacientes con la misma patología pueden compartir habitación. La puerta deberá estar cerrada para evitar contaminaciones.
  • Visitas: La entrada será restringida. La enfermera informará de las normas que deben seguir para la visita.
  • Traslado de los pacientes: Se avisará al Servicio donde vaya el paciente de la situación de aislamiento.
    • En las precauciones respiratorias el paciente llevará mascarilla y las personas que le trasladen también.
    • Solo se trasladarán en casos necesarios.
  • Muestras de laboratorio: Se colocarán en recipientes específicos según los requerimientos de laboratorio, bien cerrados para evitar derramamientos. La adopción de las precauciones estándar elimina la necesidad de utilizar una señalización especial en las muestras de los pacientes de los que se sospecha o conocen que están infectados.
  • Vajilla y cubiertos: No se deben utilizar vajilla ni cubiertos desechables. La limpieza se realizará según los procedimientos de centro hospitalario.
  • Colchones, sábanas y ropa: Los colchones se protegerán, al igual que en el resto de casos con una funda impermeable ha fluido pero transpirable. Las sábanas se recogerán sin sacudirlas y la ropa que precisen los pacientes será la misma que utilice el resto de pacientes. Ambas cosas, al retirarla, se depositará en la bolsa específica para la ropa infectada.

Las enfermedades infecciosas en enfermería

En enfermería se pueden hallar diferentes afecciones a la salud que pueden resultar en verdaderos desafíos para el profesional de este campo. Por esta razón, es crucial que el especialista en este área tenga plena seguridad y el conocimiento necesario para aplicar sus esfuerzos allí. Por ello, muchos optan por la capacitación como un método adecuado para mejorar sus conocimientos rápidamente.

En TECH Universidad Tecnológica se desarrollan a diario algunos de los mejores programas educativos de la actualidad. Lo anterior se ha logrado de la mano de expertos en el campo. En el caso de su Facultad de Enfermería, se pueden hallar programas tales como el Máster en Enfermería en el Servicio de Neumología y el Máster en Enfermería Nefrológica y Diálisis. Sin embargo, para aquellos profesionales que buscan dominar temáticas como la relacionada en el presente artículo, no cabe duda que su mejor elección será el Máster en Enfermería en Medicina Interna.

Artículos relacionados

1 /

Compartir