Modelos y sistemas sanitarios en México
Los modelos y sistemas sanitarios en México hacen parte de los servicios de salud ofrecidos y ofertados por parte del estado en el país latinoamericano.
facultad de enfermería · enfermeria escolar
jue. 09 de sep. 2021
0

El sistema de modelos y sistemas sanitarios en México comprende dos sectores, el público y el privado. Dentro del sector público se encuentran: Instituciones de seguridad social [Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Petróleos Mexicanos (PEMEX), Secretaría de la Defensa (SEDENA), Secretaría de Marina (SEMAR) y otros] y las instituciones y programas que atienden a la población sin seguridad social [Secretaría de Salud (SSa), Servicios Estatales de Salud (SESA), Programa IMSS-Oportunidades (IMSS-O), Seguro Popular (SP)]. El sector privado comprende; compañías aseguradoras y prestadores de servicios que trabajan en farmacias, consultorios, clínicas y hospitales privados. Esto incluyendo a los prestadores de servicios de medicina alternativa.

Clasificación del sistema de salud

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) “Los sistemas de salud deben proporcionar a toda la población el acceso a servicios sanitarios necesarios, incluida la prevención, la promoción, el tratamiento y la rehabilitación de calidad. Además de garantizar que el uso de estos servicios no exponga al usuario a dificultades financieras”.

Además, señala que “el acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud implican que todas las personas y las comunidades tengan acceso, sin discriminación alguna, a servicios integrales de salud. Estos deben ser adecuados, oportunos, de calidad, determinados a nivel nacional, de acuerdo con las necesidades. Así como a medicamentos de calidad, seguros, eficaces y asequibles. Esto a la vez que se asegura que el uso de esos servicios no expone a los usuarios a dificultades financieras; en particular los grupos en situación de vulnerabilidad”.

El acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud requieren la definición e implementación de políticas y acciones con un enfoque multisectorial. Esto para abordar los determinantes sociales de la salud y fomentar el compromiso de toda la sociedad para promover la salud y el bienestar. El acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud son el fundamento de un sistema de salud equitativo.

La cobertura universal se construye a partir del acceso universal, oportuno y efectivo, a los servicios. Sin acceso universal, oportuno y efectivo, la cobertura universal se convierte en una meta inalcanzable. Ambos constituyen condiciones necesarias para lograr la salud y el bienestar.

Indicadores básicos en México

El aumento de la esperanza de vida y la creciente exposición a los llamados riesgos emergentes. Mismos relacionados en su mayoría con estilos de vida poco saludables, han modificado el cuadro de las principales causas de muerte. México presenta una transición epidemiológica que se caracteriza por el predominio, cada vez mayor, de las enfermedades no transmisibles y las lesiones. A mitad del siglo pasado, alrededor de 50% de los decesos en el país se debían a infecciones comunes. Además de problemas reproductivos y padecimientos asociados a la desnutrición.

Hoy estas enfermedades concentran menos del 15% de los decesos. Mientras que los padecimientos no transmisibles y las lesiones son responsables de poco menos del 75% y 11% de las muertes en el país, respectivamente. En 1940, la principal causa de muerte en México eran las infecciones gastrointestinales. Hoy ya no constituyen una causa importante de defunción en la población general. En contraste, la diabetes mellitus no apareció dentro del cuadro de principales causas de muerte hasta 1990. Hoy, es la principal causa de defunción en hombres y mujeres en todo el país; su prevalencia en adultos es de 14.4%, una de las más altas del mundo.

Estructura y cobertura

De acuerdo con el artículo 4° de la Constitución Política de México, la protección de la salud es un derecho de todos los mexicanos. Sin embargo, no todos han podido ejercer de manera efectiva este derecho. El sistema mexicano de salud ofrece beneficios en salud muy diferentes, dependiendo de la población de que se trate. En el país hay tres distintos grupos de beneficiarios de las instituciones de salud:

  • Los trabajadores asalariados, los jubilados y sus familias.
  • Los autoempleados, trabajadores del sector informal, desempleados y personas que se encuentran fuera del mercado de trabajo y sus familias.
  • La población con capacidad de pago.

Los trabajadores del sector formal de la economía, activos y jubilados y sus familias, son los beneficiarios de las instituciones de seguridad social que cubren a 48.3 millones de personas. El IMSS cubre a más del 80% de esta población y la atiende en sus propias unidades con sus propios médicos y enfermeras. El ISSSTE da cobertura a otro 18% de la población asegurada, también en unidades y con recursos humanos propios.

Por su parte, los servicios médicos para los empleados de PEMEX, SEDEÑA y SEMAR, en conjunto, se encargan de proveer de servicios de salud al 1% de la población con seguridad social en clínicas y hospitales de PEMEX y las Fuerzas Armadas, y con médicos y enfermeras propios.

El segundo grupo de usuarios incluye a los autoempleados, los trabajadores del sector informal de la economía, los desempleados y las personas que se encuentran fuera del mercado de trabajo, así como sus familiares y dependientes. Se trata de la población no asalariada, que debe distinguirse de la población que trabaja en el sector informal de la economía, que es solo una parte de aquel universo.

Antecedentes de la salud

Tradicionalmente, este sector de la población había recurrido, para resolver sus necesidades de salud, a los servicios de la SSa, los SESA y el IMSS-O, y recibía servicios sobre una base asistencial. En la primavera de 2003, el congreso aprobó una reforma a la Ley General de Salud que dio origen al Sistema de Protección Social en Salud (SPSS) y su brazo operativo, el SPS.

Este seguro entró en operación el 1 de enero de 2004 y cubrió, en un lapso de siete años, a los mexicanos que habían quedado excluidos de la seguridad social convencional. Junto con sus familias, estos mexicanos representaban aproximadamente a la mitad de la población del país. En 2008, el SPS contaba con más de 27 millones de afiliados.

El IMSS cuenta con un régimen obligatorio que protege a la mayoría de sus afiliados y un régimen voluntario. El régimen obligatorio comprende cinco ramos básicos de protección social: seguro de enfermedad y maternidad, seguro de riesgos de trabajo, seguro de invalidez y vida, seguro de retiro y vejez, prestaciones sociales y seguro de guardería y otros. El seguro de enfermedades y maternidad garantiza atención médica, quirúrgica, farmacéutica y hospitalaria desde el primero hasta el tercer nivel, ayuda para lactancia y subsidios por incapacidades temporales.

Las personas no asalariadas pueden establecer un convenio voluntario con el IMSS a fin de obtener parte de los beneficios médicos del seguro de enfermedades y maternidad. Los afiliados al ISSSTE, que son todos empleados del gobierno y sus familias, y los pensionados y jubilados, cuentan con un conjunto de beneficios similares a los que ofrece el IMSS. Su seguro de salud garantiza el acceso a servicios de medicina preventiva, maternidad, atención médica, quirúrgica, hospitalaria, farmacéutica y de rehabilitación física y mental.

La enfermería desde la dirección

En la enfermería, la existencia de un líder adecuado es vital en la estructura organizacional. Para la elección de este líder es necesario que el mismo cuente, además de los conocimientos base en salud, con habilidades en gestión y administración óptimas. Las mismas en muchos casos son adquiridas y no natas, como todo el mundo lo cree. Para ello, el profesional toma diversas capacitaciones que le permiten complementar su educación base.

TECH Universidad Tecnológica es una institución virtual, dedicada precisamente al ámbito de la especialización profesional. Por ello, dentro de su portafolio educativo es normal encontrar programas como el Máster en Enfermería Legal y Forense y el Máster en Dirección y Monitorización de Ensayos Clínicos para Enfermería. Por otra parte, para aquellos profesionales que buscan enfocar sus esfuerzos profesionales en el ámbito revisado en el presente artículo, no cabe duda que su mejor elección será el Máster en Dirección y Gestión en Enfermería.

Artículos relacionados

1 /

Compartir