Introducción al aparato digestivo
Una introducción al aparato digestivo es necesaria para conocer las afecciones más comunes que se presentan en el mismo.
facultad de enfermería · digestivo
jue. 11 de feb. 2021
0

Antes de comenzar a ver una introducción al aparato digestivo es necesario revisar ciertos puntos clave. Estos se conforman por la información relevante y como se utiliza en el ámbito salud. Los profesionales del servicio de enfermería en aparato digestivo realizan exhaustivas investigaciones al respecto para dar tratamiento a diferentes enfermedades. Un sistema tan complejo requiere de supervisión y control cuando el mismo presenta problemas de cualquier tipo.

Las heces son el resultado del complejo proceso de la digestión de los alimentos. Forman parte de nuestra vida. Debemos mirarlas sin pudor, y ver qué es lo que está pasando en nuestro interior. Tenemos que aceptar que todos los seres vivos tenemos la necesidad de eliminar los desechos que nuestro organismo produce.

Nuestras heces pueden revelar y dar mucha información sobre nuestro estado actual de salud. Por escatológico que pueda sonar en ocasiones, debemos de aceptar que todos eliminamos y vamos al baño. No hay que avergonzarse ni esconderse; lo innatural y peligroso sería no poder evacuar. Es importante saber cómo son las heces de nuestros pacientes y cómo debemos describirlas y registrarlas.

Estas actuaciones harán que mejore el proceso de cuidados, y con ello la recuperación de los pacientes a nuestro cargo. Por todo ello, en esta unidad nos propusimos como objetivo proporcionar la información necesaria y un esquema de actuación para un mejor manejo del control de las deposiciones.

Introducción al aparato digestivo: Escala de heces de Bristol. Tipos de deposiciones

Para identificar y utilizar un lenguaje único en la descripción de las heces podemos usar la escala de heces de brístol. Se trata de una trata de una herramienta que nos permite clasificar en siete grupos la forma de las heces humanas. La forma de las heces dependerá del tiempo que pasan en el colon; las más grumosas se relacionan con un tránsito más prolongado.

Dependiendo del tipo de heces nos indicarán que el paciente sufre estreñimiento o diarrea, o por el contrario presenta un patrón de eliminación ideal o normal. Esta escala fue desarrollada por Heaton y Lewis en la Universidad de Bristol, y publicada por primera vez en el año 1997 en el Diario Escandinavo de Gastroentorología. A su vez, esta tabla la podríamos estratificar en 3 subgrupos: Estreñimiento, Heces Ideales y Diarrea.

Estreñimiento

El estreñimiento se conforma básicamente por tres clases o tipos:

  • 1. Trozos duros, separados. Son conocidas como “heces caprinas”. Son difíciles de excretar. Indican un tránsito colónico lento, y pueden apuntar a signos de deshidratación y/o afectación de la flora bacteriana.
  • 2. Con forma de salchicha, pero con bultos. Al igual que las de tipo 1, nos indican un síntoma de tránsito lento por el aparato digestivo.
  • 3. Como una salchicha, pero con rajaduras o grietas en la superficie. Normalmente de consistencia dura. En este caso el tránsito es más rápido que en los otros dos tipos anteriores. Algunos especialistas consideran a este tipo de heces dentro de las “heces ideales”.

Heces ideales

  • En forma de salchicha suave y lisa. Tiene forma de viborita o culebrilla. Fáciles de excretar. Propias de las dietas equilibradas. Denotan una buena alimentación e hidratación.
  • Se presentan en pedazos blandos, con bordes definidos. Pasan fácilmente por el tracto digestivo y se excretan fácilmente. Suelen aparecer después de las principales comidas del día.

Diarrea

  • Pedazos blandos con bordes deshechos, no definidos. Consistencia pastosa. Tránsito rápido. Pueden indicar alguna patología digestiva, intolerancia alimentaria, estrés, exceso de cafeína.
  • De aspecto aguado, sin trozos sólidos. Al igual que el tipo anterior, este tipo de heces pueden indicar alguna patología o de presencia de sustancias tóxicas en el tracto digestivo.

Clasificación de heces. Normales vs patológicas

En el apartado anterior hemos visto cómo podemos usar la Escala de Brístol para identificar el tipo heces. Pero independientemente de ello podemos hacer una segunda clasificación:

  • Normales. Heces marrones sin presencia de sangre, ni parásitos.
  • Patológicas. Heces de color verde, negras, amarillas, blancas, rojas… Indicarán que algo pasa en nuestro cuerpo.

Heces normales

El color marrón de las heces se produce por las sales biliares que el hígado secreta. La BILIS es una sustancia producida por el hígado, la cual contiene pigmentos biliares como la biliverdina o la bilirrubina. Durante la digestión de los alimentos la bilirrubina se convierte en estercobilina, pigmento de color marrón responsable de la coloración de las heces.

Una vez que hemos identificado que las heces tienen un color marrón, deberemos de recurrir a la Escala de Brístol para asegurarnos que no hay indicios de alteración en el tracto digestivo.

Heces patológicas

Cuando padecemos alguna patología gastrointestinal pueden presentarse heces de diversos colores, olores y consistencias. Si seguimos el indicativo color, podemos encontrarnos con:

  • Heces verdosas. Debido a que el proceso de digestión se ha producido tan rápido que al expulsar la bilis, esta no ha sufrido modificación alguna… o dicha de otra forma… a la biliverdina no le da tiempo a convertirse en bilirrubina, y esta a su vez en estercobilina.
  • Heces amarillas. Este tipo de deposiciones son típicas de una infección parasitaria como la Giardiasis. Suelen presentarse como deposiciones diarreicas de color amarillo. Puede contagiarse en la práctica de relaciones sexuales a través del ano. También pueden producirse por diversas causas como una colangitis, colecistitis, hepatitis, mala absorción de nutrientes o por Síndrome de Gilbert (Producida por brotes de ictericia e hiperbilirrubinemia. Suele ocurrir cuando hay un exceso de bilirrubina en sangre).
  • Heces acólicas. Como hemos indicado anteriormente, el color marrón de las heces se produce por las sales biliares que el hígado secreta. Si hay alguna afectación a nivel hepático, en el que la producción o flujo de bilis hacia el exterior estuviesen alterados, podrían presentarse heces de coloración blanca o arcillosa. Este tipo de heces suele presentarse en hepatitis de origen viral, hepatitis alcohólicas, colangitis esclerosantes, tumoraciones en el hígado, del sistema biliar o del páncreas, quistes biliares, cirrosis, cálculos biliares, o estenosis de las vías biliares.
  • Heces rojas. Aparecen cuando se produce una hemorragia digestiva en fase activa. En el siguiente apartado ampliamos esta información.
  • Heces negras. Nos pueden indicar que el paciente ha tenido una hemorragia digestiva, pero que en ese mismo momento ya no está de forma activa. Las heces negras también pueden aparecer en personas con tratamientos con hierro.

Introducción al aparato digestivo: el profesional

Siempre se han presentado diversas enfermedades con respecto al sistema digestivo y por eso mismo se realizan arduos estudios con respecto al mismo. Para ello el cuerpo de profesionales dedican gran parte de sus recursos intelectuales a la constante capacitación e investigación sobre estas enfermedades y afecciones. Esto puede ser complementado con capacitación constante y la especialización.

Los profesionales de hoy en día buscan constantemente conocimiento, y por ello surge TECH universidad Tecnológica. Dentro de sus facultades podemos encontrar la Facultad de Enfermería, en la cual el profesional hallará especializaciones tales como la Maestría en Enfermería Escolar o la Maestría en Nutrición Clínica en Enfermería.

Todas ellos forman complementos para la carrera intelectual del profesional, pero hay una especialización dedicada principalmente a la temática de este artículo. La Maestría en Enfermería en el Servicio de Aparato Digestivo se dedica de lleno a esta área y sus enfermedades, ampliando sin límites el conocimiento del profesional de este ámbito.

Artículos relacionados

1 /

Compartir