Funciones de la enfermera de urgencias y emergencias
Las funciones de la enfermera de urgencias y emergencias llegan a ser bastantes, y más aún si debe atender a su labor dentro del mismo evento.
facultad de enfermería · urgencias y emergencias en enfermería
jue. 26 de ago. 2021
0

La profesión de la enfermería, a través de la historia, se ha caracterizado por su capacidad para responder a los cambios que la sociedad ha ido experimentando. Consecuentemente, a las necesidades de cuidados que la población y el sistema sanitario han ido demandando. Las funciones de la enfermera de urgencias y emergencias son variadas y amplias; es por ello que la misma debe conocer por completo acerca de diversos campos de la salud.

Por ello, la formación en Enfermería de Urgencias y Emergencias, debido a la demanda social y del entorno, es el primer paso para el desarrollo de profesionales cualificados para prestar cuidados de calidad a las personas que necesiten estas atenciones. Además de constituir un importante reto para las instituciones educativas y sanitarias; las cuales deben adaptar las estrategias a cubrir las demandas de salud de la población.

Los cambios acaecidos en los patrones sociales, culturales y económicos en el país en las últimas décadas han generado transformaciones en los estilos de vida. Además de las condiciones medioambientales, valores y creencias, etc., que han influido negativamente en el nivel de salud de la población. El desarrollo industrial, el alto índice de paro, el estrés o el sedentarismo, entre otros factores desencadenantes, están propiciando el aumento y la aparición de enfermedades y patologías agudas y crónico degenerativas, favorecidas por los nuevos hábitos.

Para dar respuesta a las necesidades que en materia de salud presenten los usuarios/clientes, es preciso planificar adecuadamente. Además de poner en práctica los cuidados de enfermería, con una base de conocimientos no solo de las personas y de los factores relativos a la salud; sino también de las alteraciones fisiopatológicas.

Marco legal a nivel educativo

El modelo educativo para las enseñanzas de enfermería en España se basa en la estructura establecida en la legislación vigente. Así, las enseñanzas universitarias conducentes a la obtención de títulos de carácter oficial y validez en todo el territorio nacional se estructurarán en tres ciclos, denominados respectivamente Grado, Máster y Doctorado.

Esto de acuerdo con lo establecido en el artículo 37 de la Ley Orgánica 6/2001, de 21 de diciembre, de Universidades, en su nueva redacción dada por la Ley Orgánica 4/2007, de 12 de abril, por la que, se modifica la anterior, y en lo dispuesto en el Real Decreto 1393/2007, de 29 de octubre, por el que, se establece la ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales.

Las enseñanzas, en el ámbito de la enfermería se complementan con las especialidades de enfermería. Esto según lo regulado en el Real Decreto 450/2005, de 22 de abril, sobre especialidades de enfermería; derrogado recientemente por el Real Decreto 639/2014, de 25 de julio. Por el que se regula la troncalidad, la re-especialización troncal y las áreas de capacitación específica.

La legislación de la Unión Europea regula la formación del enfermero responsable de los cuidados generales. Esto a través de la Directiva 2013/55/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de noviembre de 2013 (por la que se modifica la directiva 2005/36/ CE) relativa al reconocimiento de cualificaciones profesionales. En esta directiva se establecen las bases de la formación teórica y clínica y el programa de dichas enseñanzas.

La capacitación del profesional

La educación de enfermero responsable de cuidados generales garantizará que el profesional en cuestión haya adquirido los conocimientos y capacidades siguientes:

  • Amplios conocimientos de las ciencias en las que se basa la enfermería general. Incluida una comprensión suficiente de la estructura, funciones fisiológicas y comportamiento de las personas. Sean estás tanto sanas como enfermas, y de la relación existente entre el estado de salud y el entorno físico y social del ser humano.
  • Conocimiento de la naturaleza y de la ética de la profesión, así como de los principios generales de la salud y de la enfermería.
  • Experiencia clínica adecuada; experiencia que se seleccionará por su valor formativo, y se adquirirá bajo la supervisión de personal de enfermería cualificado. Además de en lugares donde el número de personal cualificado y de equipos sean adecuados para los cuidados de enfermería al paciente.
  • Capacidad para participar en la formación práctica del personal sanitario y experiencia de trabajo con ese personal.
  • Experiencia de trabajo con miembros de otras profesiones del sector sanitario.

Competencias


Los títulos de formación de enfermero responsable de cuidados generales acreditarán que el profesional en cuestión se encuentra, como mínimo, en condiciones de aplicar las siguientes competencias, independientemente de que la formación se haya adquirido en una universidad, un centro de enseñanza superior de nivel reconocido como equivalente, una escuela profesional o mediante programas de formación profesional en enfermería:

  • Competencia para diagnosticar de forma independiente los cuidados de enfermería necesarios utilizando, para ello, los conocimientos teóricos y clínicos, y para programar, organizar y administrar cuidados de enfermería al tratar a los pacientes sobre la base de los conocimientos y las capacidades adquiridos. Esto con el fin de mejorar la práctica profesional.
  • La competencia para colaborar de forma eficaz con otros actores del sector sanitario, incluida la participación en la formación práctica del personal sanitario sobre la base de los conocimientos y las capacidades adquiridos.
  • Competencia para responsabilizar a las personas, las familias y los grupos de unos hábitos de vida sanos y de los cuidados de la propia salud sobre la base de los conocimientos y las capacidades adquiridos.
  • Competencia para, de forma independiente, tomar medidas inmediatas para mantener la vida y aplicar medidas en situaciones de crisis y catástrofe.
  • La competencia para, de forma independiente, dar consejo e indicaciones y prestar apoyo a las personas que necesitan cuidados y a sus allegados.
  • Competencia que lo haga capaz de garantizar la calidad médica y evaluarlos.
  • La competencia para establecer una comunicación profesional completa y cooperar con miembros de otras profesiones del sector.
  • Competencia para analizar la calidad de los cuidados y mejorar su propia práctica profesional como enfermero.

La regulación en España

En España, con la nueva ordenación de las enseñanzas y para el ejercicio como profesional enfermero generalista, se requiere de la posesión del correspondiente título oficial de grado. La obtención de este título de grado en enfermería requiere de la adquisición de una serie de competencias por parte del estudiante de enfermería, según lo establecido en la orden del Ministerio de Ciencia e Innovación, CIN/2134/2008, de 3 de julio, por la que, se establecen los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habiliten para el ejercicio de la profesión de Enfermero.

A partir de estas competencias, la formación del enfermero especialista incorporará competencias que permitan la profundización en las áreas de conocimientos específicas de cada especialidad de enfermería y, por lo tanto, desarrollen los aspectos generales de la formación básica del enfermero. Los nuevos planes de estudio de enfermería incorporan nuevas competencias, que igualmente deberán ser ampliamente desarrolladas a través de la especialización. Ejemplo de ello, podría ser, lo relacionado con la indicación y uso de productos sanitarios y medicamentos.

Concretamente la formación básica del enfermero, según la orden del Ministerio de Ciencia e Innovación, CIN/2134/2008, se tienen que contemplar las siguientes competencias relacionadas con estos aspectos:

  • Conocer la indicación y el uso de productos sanitarios vinculados a los cuidados de enfermería.
  • Conocer los diferentes grupos de fármacos, los principios de su autorización, indicación y uso y los mecanismos de acción de estos.
  • Utilización de los medicamentos, evaluando los beneficios esperados y los riesgos asociados y/o efectos derivados de su administración y consumo.

Por tanto, si ya están contempladas en las competencias del enfermero generalista, deberán desarrollarse en mayor medida en el ámbito de cada especialidad.

La pronta atención profesional

Gran parte de la población a nivel mundial ha debido pasar por una experiencia traumática en donde su salud se haya visto comprometida. Entre accidentes de autos, desastres naturales, diseños estructurales y arquitectónicos peligrosos, entre muchos otros, los factores de riesgo siempre están presentes. Por esta razón, se ha hecho necesaria la presencia de profesionales de la salud cada vez con una mayor creciente necesidad.

TECH Universidad Tecnológica conoce las necesidades de los diversos campos laborales existentes. Es por ello que cada uno de los programas que oferta están diseñados respondiendo a una necesidad puntual. Tal es el caso de su Facultad de Enfermería con especializaciones tales como el Máster en Enfermería en el Servicio de Reproducción Asistida y el Máster en Enfermería Laboral. Por otra parte, para aquellos profesionales que buscan ejercer su profesión y esfuerzos intelectuales en el campo de las urgencias, no cabe duda que su mejor opción educativa será el Máster en Enfermería de Urgencias, Emergencias y Catástrofes.

Artículos relacionados

1 /

Compartir