Financiación y provisión sanitaria
La financiación y provisión sanitaria hace parte de la correcta planeación para contar con las herramientas adecuadas para el desarrollo de los procedimientos en la enfermería.
facultad de enfermería · dermatología en enfermería
mar. 07 de jun. 2022
0

Cuando se habla de actores del sistema sanitario, se hace referencia a distintos colectivos que adoptan roles diferentes, en función de su participación y papel en el mismo. En este sentido, se contempla a aquellos que influyen en la determinación de la financiación y provisión sanitaria, además del volumen de ingresos económicos a ser percibidos por el prestador y aquellos que influyen en la cantidad de recursos disponibles para financiar el sistema de salud. La literatura de la economía de la salud suele identificar tres actores importantes en la financiación sanitaria:

  • El pagador o financiador (que en el sistema público español es el servicio de salud regional o la comunidad autónoma), que financia la provisión de servicios y establece la forma y nivel de pago a los prestadores.
  • Los prestadores o proveedores de servicios de salud, que suelen ser los servicios de salud con sus profesionales de la salud, en sus instituciones, y que toman decisiones sobre los tratamientos y cómo realizar la prestación (protocolos de tratamientos, pruebas y fármacos a usar, ingreso, etc.). En el sistema de salud español tienen una influencia indirecta para marcar el presupuesto, según su volumen de actividad, su perfil y volumen de prescripción, que llega a ser muy relevante.
  • Los usuarios o pacientes. Son actores que influyen indirectamente en la financiación sanitaria en España. Lo hacen a través de aportar un volumen de pacientes al sistema, y según las características de estos, como la edad, la frecuentación y la morbilidad: aspectos que condicionan la cantidad de recursos que serán necesarios para atenderlos. En algunos casos, en los que el proveedor se financie per cápita, su número es el principal factor de financiación, que se suele ajustar por edad y morbilidad.

Principales actores del sistema de salud y sus interrelaciones

En los sistemas sanitarios modelo sistema nacional de salud, como el español, en los cuales la gestión de las instituciones sanitarias es mayoritariamente pública de gestión directa, la distancia entre el financiador y proveedor es menor. Estos llegan a ser el mismo: la administración o poderes públicos, aunque, en realidad, el financiador último es el ciudadano con sus impuestos, aunque no esté enfermo.

A cambio, este obtiene un sistema sanitario que le cubrirá en caso de necesidad, sin casi esfuerzo económico extra por su parte. El financiador, el gobierno de la comunidad autónoma, a la vez, suele gestionar y tener la propiedad del órgano prestador de los servicios (servicio de salud). Además de nombrar, también, a los órganos gestores del servicio de salud y de las instituciones sanitarias, marcando su dinámica y rumbo.

Como se ha dicho, en el caso de España y en aquellos sistemas basados en impuestos, el financiador es, en última instancia, el ciudadano y las empresas. Esto a través de los impuestos que recauda el estado. Sin embargo, a pesar de proveer el dinero para ello, en los modelos sistema de salud, los ciudadanos y empresas suelen tener poca influencia en cómo se organiza y gestiona el servicio de salud.

El Estado, en España, descentraliza parte de la recaudación a las comunidades autónomas. Mismas que, en este caso, al tener las competencias de gestión de la sanidad transferidas, son los financiadores directos. Es decir, en la actualidad el dinero para financiar la sanidad en este país sale de la caja pagadora de cada comunidad autónoma. Misma que financia su servicio regional de salud.

Tipos de financiación

En este sentido, es posible distinguir modelos de financiación de la oferta y de la demanda. La diferencia radica en que, mientras en el segundo el dinero sigue al paciente (que es el que suele expresar la demanda), en el primero sigue al médico, la institución o la cama hospitalaria (que son quienes generan la oferta). Los clásicos modelos de financiación de la oferta son la financiación presupuestaria. Esta suele coincidir con pago salarial a los profesionales, y la financiación capitativa. Aunque pague al profesional por salario o acto, la financiación de la institución depende de la población asignada que tiene la obligación de atender, la cartera de servicios que tiene que ofertar y las características de la población, normalmente edad y morbilidad.

En general, los modos de financiación y pago también están relacionados con el tipo de modelo de sistema de salud; ya sea sistema nacional de salud financiado a través de impuesto o sistemas de salud basados en seguridad social. Estos últimos siendo financiados por cuotas de los trabajadores y las empresas. Cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes:

  • Si se financia por presupuesto de base histórica (en función del gasto anterior), es menos complejo. Sin embargo, la tendencia es aumentarlo cada ejercicio presupuestario, para tener más recursos e infraestructuras, aunque no aumente la demanda asistencial.
  • Si la institución se financia según un presupuesto de base poblacional o capitativa (per cápita), la tendencia será a mejorar la salud de las personas que entran en la cápita y disminuir los riesgos en el mismo.
  • Otra tendencia es a ajustar la cartera de servicios y los pacientes. Esto para no gastar de más, tratando de derivar los casos de mayor gasto, lo que se ha llamado selección adversa.

Financiación de los sistemas de salud

Los sistemas de salud son caros. Proteger y mantener la salud cuesta mucho dinero, y, por tanto, necesitan fuentes de financiación estables y potentes. Los sistemas de salud se pueden financiar básicamente de las siguientes aportaciones dinerarias:

  1. Dinero público procedente de los impuestos generales.
  2. Dinero público proveniente de impuestos especiales (tabaco, alcohol y otros).
  3. El dinero público procedente de las cuotas a la seguridad social, aportadas por los trabajadores.
  4. Dinero de empresas derivado directamente de cuotas a la seguridad social o seguros médicos, para sufragar gastos sanitarios para los trabajadores.
  5. El dinero privado de pago directo de los usuarios, que pagan una parte de la asistencia o productos sanitarios. Esto en función de la intensidad de uso o cuál sea el producto (copagos y tickets moderadores).
  6. Dinero privado de personas que pagan un seguro médico, ya sea público o privado.
  7. El dinero privado de pago por servicios completos y concretos, ya sea a la sanidad pública o privada.

Los sistemas de salud públicos modelo Beverige, como el español, se suelen financiar la mayor parte con 1, y algo con 2, 3, 4 y 5. Muy poco con el resto. Por otro lado, en los sistemas de salud modelo Bismark de seguros de salud, la financiación principal es a través de 3 y 4; y, también, aunque menos, a través de 5. En menor medida a través de 1,2,6 y 7.

Adecuación de espacios en salud

Una de las principales funciones del profesional en salud es mantener sus espacios adecuados con el fin de brindar una atención adecuada y pronta. Esto conforma diferentes características, siendo una de las más importantes el alistamiento y el correcto uso de las herramientas para cada uno de los procesos. El conocimiento de que elementos será utilizados en cada procedimiento le permitirá tener una gran ventaja al experto en cualquier situación.

TECH Universidad Tecnológica actualmente desarrolla un amplio portafolio educativo enfocado en la alta calidad educativa y la educación integral. Caso ejemplo de ello sucede en su Facultad de Enfermería, donde se encuentran posgrados tales como el Máster en Enfermería Nefrológica y Diálisis y el Máster en Enfermería en el Servicio de Aparato Digestivo. Sin embargo, para aquellos interesados en complementar su educación base en el ámbito de la administración de la salud, no cabe duda que una de sus mejores elecciones será tomar el Máster en Dirección y Gestión en Enfermería.

Artículos relacionados

1 /

Compartir