Determinantes de la salud en la población trabajadora
Los determinantes de la salud en la población trabajadora agrupan diversos factores de afección al bienestar de este grupo poblacional.
facultad de enfermería · salud laboral
mié. 25 de ago. 2021
0

Los determinantes de salud, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) son el “conjunto de factores personales, sociales, políticos y ambientales que determinan el estado de salud de los individuos y las poblaciones”. Los determinantes de la salud en la población trabajadora explican la mayor parte de las inequidades sanitarias. Estas son las diferencias injustas y evitables observadas en y entre los países en lo que respecta a la situación sanitaria.

En respuesta a la creciente preocupación suscitada por esas inequidades persistentes y cada vez mayores, la Organización Mundial de la Salud estableció en 2005 la Comisión sobre Determinantes Sociales de la Salud. Esto para que ofreciera asesoramiento respecto a la manera de mitigarlas. En el informe final de la Comisión, publicado en agosto de 2008, se proponen tres recomendaciones generales:

  • Mejorar las condiciones de vida cotidianas.
  • Luchar contra la distribución desigual del poder, el dinero y los recursos.
  • Medición y análisis del problema.

Pautas de la OMS

Así mismo, la OMS en su reunión de mayo de 2009 instó a las principales autoridades de los países miembros a reducir las inequidades sanitarias y lo solicita según las siguientes pautas:

  1. A que luchen contra las inequidades sanitarias en los países y entre estos, mediante el compromiso político. Esto sobre el principio fundamental de interés nacional de «subsanar las desigualdades en una generación», según corresponda. Además de que coordinen y gestionen las acciones intersectoriales en pro de la salud con el fin de incorporar la equidad sanitaria en todas las políticas. Si corresponde, mediante la aplicación de instrumentos para cuantificar el impacto en la salud y en la equidad sanitaria.
  2. A que desarrollen y apliquen objetivos y estrategias para mejorar la salud pública, centrándose en las inequidades sanitarias.
  3. Que tengan en cuenta la equidad sanitaria en todas las políticas nacionales relativas a los determinantes sociales de la salud, y consideren la posibilidad de establecer políticas de protección social integrales y universales y de fortalecerlas que prevean el fomento de la salud, la prevención de la morbilidad y la atención sanitaria, promuevan la disponibilidad y el acceso universales a los bienes y servicios esenciales para la salud y el bienestar.
  4. A que velen por el diálogo y la cooperación entre los sectores pertinentes con miras a integrar las consideraciones sanitarias. Esto en las políticas públicas pertinentes y a que aumenten la acción intersectorial.
  5. Que aumenten la sensibilización entre los proveedores públicos y privados de asistencia sanitaria sobre el modo de tener en cuenta los determinantes sociales cuando prestan servicios de salud a sus pacientes.
  6. A que contribuyan a la mejora de las condiciones de vida cotidianas que favorecen la salud y el bienestar social a lo largo de toda la vida.

Los factores sociales

Puede parecer evidente, pero contiene importantes implicaciones; gran parte de los factores sobrepasan la escala individual. Es decir, que, si se quiere saber por qué una persona enferma y otra no, es imprescindible ver qué está ocurriendo a su alrededor. En un presente de enormes conocimientos bioquímicos, de cirugía puntera, de consultas especializadas, medicinas alternativas y mucha información digital, se olvida un porcentaje muy grande de las razones por las cuales la gente pierde la salud. Hace ya más de medio siglo que conceptos como “social” empezaron a entrar tímidamente en las definiciones de salud y de sus causas.

Desde entonces los modelos causales de las enfermedades han cambiado mucho. El modelo de Lalonde (1974), descrito en su informe “A new perspective on the health of Canadians”, es una de las primeras y más conocidas perspectivas biopsicosociales en cuanto a la enfermedad. En este modelo se habla de 4 grupos de determinantes de la salud: • Medio ambiente: físico (contaminación, urbanismo, acceso al agua potable) y sociocultural.

  • Estilos de vida: actividad física, alimentación, conductas adictivas.
  • Sistema sanitario: accesibilidad, precio, listas de espera, calidad de atención.
  • Biología humana: carga genética, envejecimiento, desarrollo.

Algunos años después, se valoró el gasto dedicado por las administraciones en la modificación de los distintos determinantes de salud con respecto a su influencia relativa en la mortalidad de la población, observando una mala adecuación de los mismos. Aunque este informe supuso un traslado del foco de acción fuera de los centros sanitarios, fue criticado por no incorporar los determinantes sociales y considerar los estilos de vida como decisiones individuales. Este hecho pone de manifiesto que, la planificación que realizaron a la hora de realizar la distribución de los gastos no tuvo en consideración los determinantes sociales.

Los primeros años de vida

El desarrollo físico, social, emocional y cognitivo en la primera infancia determina de forma decisiva las oportunidades en la vida de una persona y las posibilidades de gozar de buena salud. El desarrollo cerebral es muy sensible a las influencias externas y sus efectos son permanentes. Una buena alimentación, un entorno seguro, salubre y protector son esenciales para el desarrollo positivo del niño o la niña.

Entornos saludables

La gestión y planificación urbana es un desafío al que enfrenta con la creciente urbanización del territorio y el mayor porcentaje de población viviendo en las ciudades. La urbanización está modificando los problemas de salud de la población, afectando especialmente a aquellas personas con menor nivel económico, favoreciendo las enfermedades no transmisibles (cardiovasculares, pulmonares), los traumatismos por accidente, causas violentas y la mortalidad derivada de catástrofes ecológicas.

La planificación y el diseño de los espacios urbanos tienen consecuencias importantes en la equidad sanitaria, pues influyen en el comportamiento y la seguridad. El transporte es un reto urbanístico con una importancia especial, ya que afecta a la salud de múltiples formas (accidentes, sedentarismo, contaminación etc.).

Medio ambiente

Muchos productos tóxicos han sido identificados como causantes de enfermedades diversas (enfermedades intersticiales pulmonares, cáncer pulmonar, nasal, de vejiga, alteraciones del desarrollo psicomotor, entre otros) y algunos de ellos han sido prohibidos en muchos países. Sin embargo, en materia de salud siempre se van por detrás de la introducción en el mercado de nuevas sustancias.

Trabajo

La organización social del trabajo, las condiciones laborales, las relaciones sociales y las formas de gestión influyen en la salud. Existe una correlación entre los problemas de salud y la precariedad del empleo. Una falta de sensación de control del propio trabajo está relacionada con ausencias laborales por enfermedad, riesgo cardiovascular y dolor muscular. Además, las malas condiciones de trabajo pueden exponer al individuo a toda una serie de riesgos físicos para la salud (traumatismos, lumbalgia). El estrés en el trabajo eleva el riesgo de enfermedad.

Las personas que tienen un mayor control sobre su trabajo están más sanas. En términos generales se sabe que es mejor para la salud tener un trabajo que no tenerlo. Pero la organización social del trabajo, los estilos de gestión y las relaciones sociales en el lugar de trabajo son igualmente importantes para la salud. La evidencia demuestra que el estrés en el lugar de trabajo es una de las principales causas que contribuyen a marcar esas grandes diferencias del estatus social en la salud, el absentismo laboral y la muerte prematura.

Varios estudios europeos realizados sobre los lugares de trabajo demuestran que la salud de las personas se resiente cuando tienen escasas oportunidades de utilizar sus habilidades y poca autoridad para tomar decisiones. Ajustado según edad, género, duración del seguimiento, desequilibrio entre el esfuerzo y la recompensa, categoría laboral, factores de riesgos coronarios y disposición psicológica negativa.

La salud en el trabajo en la actualidad

Hoy en día la salud laboral se ha convertido en un tópico de alta relevancia. Esto se debe también a que la misma se encuentra regulada bajo estrictas leyes; sin embargo, esta no es la única razón que haga este tema de algo importante. Un trabajador saludable es un trabajador feliz, y por lo tanto más eficiente. Esta filosofía la han entendido muchas empresa, dando prioridad a su cliente interno.

TECH Universidad Tecnológica se ha centrado en dar solución a las necesidades educativas que tiene los profesionales de diversas áreas hoy en día. En el caso de su Facultad de Enfermería, se han desarrollado programas como el Máster en Salud Mental para Enfermería y el Máster en Medicina y Salud Integrativa para Enfermería. Sin embargo, para aquellos profesionales que buscan complementar sus conocimientos en el área de la salud en el trabajo, una de sus mejores opciones es el Máster en Enfermería Laboral.

Artículos relacionados

1 /

Compartir