Decisiones en el tratamiento renal sustitutivo
Las decisiones en el tratamiento renal sustitutivo deben ser tomadas en conjunto por el paciente, la familia y el profesional.
facultad de enfermería
lun. 22 de nov. 2021
0

La enfermedad renal crónica (ERC) es una enfermedad progresiva, con una duración variable desde que se diagnostica hasta que el paciente necesita suplir la función renal con alguna de las formas existentes para ello: trasplante renal o terapia renal sustitutiva (TRS) a través de hemodiálisis (HD) o diálisis peritoneal (DP). Tanto la HD como la DP son terapias para suplir la función depurativa, no supliendo las funciones ni endocrinas ni metabólicas de los riñones afectados. Las decisiones en el tratamiento renal sustitutivo juegan entonces un papel crucial en ello, ya que de esto dependerá el cursp del tratamiento.

El trasplante renal es la manera más óptima de tratamiento de la ERC, siendo la terapia de elección para la mayoría de las causas, ya que mejora la calidad de vida y la supervivencia frente a la diálisis, permite prescindir de la dependencia a un monitor de diálisis varios días por semana en el caso de la HD o diario en el caso de la DP y de las dietas rigurosas, y es el tratamiento más económico.

Medido en coste-eficiencia, el trasplante frente a la diálisis se amortiza a los dos años. Con el avance de la ERC, el paciente debe enfrentarse por un lado a los efectos que la enfermedad produce en su vida (síntomas, comorbilidades, tratamiento) y por otro lado a un momento clave que es la elección de la TRS, elección que condicionará sus maneras y estilos de vida de ese momento en adelante.

Regulación legal

La Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y obligaciones en materia de información y documentación clínica, establece que el paciente tiene derecho a ser informado sobre todas las posibles opciones de tratamiento para poder decidir el que mejor se adapte a su estilo y preferencia de vida. Son principios básicos de esta Ley los siguientes:

  • La dignidad de la persona humana, el respeto a la autonomía de su voluntad y a su intimidad orientarán toda actividad encaminada a obtener, utilizar, archivar, custodiar y trasmitir la información y la documentación clínica.
  • Toda actuación en el ámbito de la sanidad requiere, con carácter general, el previo consentimiento de los pacientes o usuarios. El consentimiento, que debe obtenerse después de que el paciente reciba una información adecuada, se hará por escrito en los supuestos previstos por la Ley.
  • El paciente o usuario tiene derecho a decidir libremente, posteriormente de recibir la información adecuada, entre las opciones clínicas disponibles.
  • Todo paciente o usuario tiene derecho a negarse al tratamiento, excepto en los casos determinados por la Ley. Su negativa al tratamiento constará por escrito.
  • Los pacientes o usuarios tienen el deber de facilitar los datos sobre su estado físico o sobre su salud de manera leal y verdadera, así como de colaborar en su obtención, especialmente cuando sean necesarios por razones de interés público o con motivo de la asistencia sanitaria.
  • Todo profesional que interviene en la actividad asistencial está obligado no solo a la correcta prestación de sus técnicas, sino al cumplimiento de los deberes de información y documentación clínica, y al respeto de las decisiones adoptadas libre y voluntariamente por el paciente.

Elección de la TRS

Como ya se ha comentado, el trasplante renal anticipado es la forma más óptima de TRS antes de que el paciente necesite tratamiento con diálisis. Esto, ya que mejora los resultados en término de supervivencia y proporciona una mayor calidad de vida al paciente receptor; pero en la mayoría de las ocasiones este procedimiento no se lleva a cabo, bien por la no idoneidad del paciente receptor, bien por la falta de donante e incompatibilidad ABO y pruebas cruzadas positivas. A pesar de esto, el trasplante renal anticipado ha experimentado un auge en nuestro país; habiendo pasado en números absolutos de 77 en el año 2006 a 315 en el año 2015.

Cuando la ERC avanza a estadio 5 (FG < 15/ml/ min/1.73 m2), no es posible el trasplante anticipado y mientras llega un órgano de donante cadáver (en pacientes en los que está indicado), el paciente necesita suplir la función renal en el organismo con algunas de las dos formas existentes: HD y DP.

De manera generalizada se admite que un 70-80% de los pacientes que inician TRS podrían ser candidatos tanto a HD domiciliaria y hospitalaria como a DP. Sin embargo, y según los datos disponibles el porcentaje de pacientes que inician HD es muy superior al que lo hace en DP. Y esto a pesar de que se puede decir que la técnica de DP ofrece algunas ventajas que han sido demostradas frente a la HD6:

  • Mantenimiento de la función renal residual.
  • Menor mortalidad que la HD en los primeros 1-2 años.
  • Menor morbilidad: infecciones de catéteres venosos centrales, neumonía y endocarditis mayores en HD que en DP.
  • Tratamiento idóneo pretrasplante.
  • Menor coste: 44% más barata que la HD.
  • Satisfacción: libre elección, flexibilidad, calidad de vida, autonomía.
  • Preserva el capital vascular.

Decisiones en el tratamiento renal sustitutivo: herramientas de ayuda a la toma de decisión

Las herramientas de ayuda para la toma de decisiones (HATD) constituyen unos instrumentos tanto para el uso clínico como de los propios pacientes; estas se definen como instrumentos enfocados a realizar una toma de decisiones específicas que afecta a la salud de pacientes concretos. Estas HATD no debe sustituir la información que el paciente debe recibir por parte del equipo que le atiende, pero con ellas se consigue un aumento del conocimiento sobre todos los aspectos del tratamiento y les permite anticipar con mayor claridad cómo influirá la decisión que tomen sobre sus vidas.

Se crea el término toma de decisiones compartidas como aquellas decisiones que se toman de forma conjunta entre el equipo médico y el paciente, una vez que el paciente dispone de la información necesaria. La información ofrecida con estas HATD presenta varias ventajas; por un lado, el paciente se lleva esta información a casa y con esto se consigue que sea asimilado en un ambiente relajado y acompañado por los suyos. Por otro lado, las posibles opciones de tratamiento son explicadas de manera sencilla y fácilmente comprensibles para el paciente y su familia. Así, eliminando palabras demasiado técnicas y las prisas que a menudo acompañan estas explicaciones en el ambiente hospitalario.

Otras intervenciones, como las realizadas con materiales educativos o las que se apoyan en opciones recomendadas, como las Guías de Práctica Clínica, deben diferenciarse de las HATD, ya que parten de una perspectiva más amplia, ayudando a las personas a entender su diagnóstico, tratamiento y atención. Esto en términos generales, pero no necesariamente los ayudan a participar en la toma de decisiones.

Tratamiento de pacientes con enfermedades reales

El paciente renal resulta tan delicado como cualquier otro que tenga su vida en riesgo. El profesional de enfermería debe conocer la sintomatología y las características de este tipo de pacientes. Para ello se requiere de una amplia experiencia además de una preparación académica extensa que afine sus habilidades para aplicarlas en campo. La manera más rápida de acelerar este proceso y de mantener sus conocimientos actualizados resulta la especialización profesional.

TECH Universidad Tecnológica se ha posicionado actualmente como la mayor universidad virtual del mundo. Esto se ha logrado gracias al diseño de un amplio portafolio educativo enfocado en la excelencia profesional. Caso ejemplo de ello es su Facultad de Enfermería, donde se desarrollan programas tales como el Máster en Vacunas en Enfermería y el Máster en Investigación en Enfermería. A pesar de ser excelentes opciones para el profesional sí interés principal está enfocado en las enfermedades renales su mejor elección será optar por el Máster en Enfermería Nefrológica y Diálisis.

Artículos relacionados

1 /

Compartir