Anatomía renal
Para el profesional de la salud es importante conocer la anatomía renal, ya que de esto mismo depende un diagnóstico adecuado.
facultad de enfermería · diálisis
lun. 01 de feb. 2021
0

La anatomía renal es un sistema conformado principalmente por los riñones. Estos son dos órganos retroperitoneales situados en la parte posterior del abdomen, a ambos lados de la columna vertebral (entre las dos últimas vértebras dorsales y las tres primeras lumbares). Estos no son idénticos (el izquierdo es generalmente algo más voluminoso y está unos 2 cm más elevados, el derecho ocupa una posición más caudal). Este sistema que hace parte vital de nuestro cuerpo, es constantemente revisado por el personal profesional de la salud, con el fin de que todo se encuentre funcionando de manera correcta y en orden.

El peso oscila entre 125 y 170 g en el varón adulto, y entre 115 y 155 g en la mujer. En la edad adulta miden aproximadamente 12 cm de longitud, de 5 a 7,5 cm de ancho y 3 cm de grosor (Figura 1). En su cara medial o cóncava presenta una hendidura, llamada hileo, por la que pasan al seno renal la pelvis renal, la arteria y las venas renales, los vasos linfáticos y un plexo nervioso. El órgano está rodeado por una cápsula fibrosa resistente y lisa.

En sus polos superiores se encuentran las glándulas suprarrenales que son las encargadas de producir aldosterona, sintetizar corticosteroides (principalmente cortisol), catecolaminas (sobre todo adrenalina y noradrenalina) y andrógenos (sobre todo testosterona).

Regiones en la anatomía renal

Al hemiseccionar un riñón longitudinalmente, se pueden apreciar dos regiones distintas:

  • Médula Renal: formada por las Pirámides de Malpigi (de 8 a 18 masas cónicas estriadas). La base de cada una se sitúa en el límite corticomedular, y su vértice se dirige a hacia la pelvis renal y forma una papila. En la punta de cada papila hay de 10 a 25 pequeñas aberturas que representan los extremos distales de los tubos colectores (de Bellini).
  • Corteza Renal: con un grosor aproximado de 1 cm, recubre la base de cada pirámide renal y desciende entre ellas para constituir las columnas renales de Bertín. Contiene todos los glomérulos, túbulos proximales y distales. Recibe el 90% del flujo renal y es donde se produce la filtración, reabsorción activa y secreción. Las Columnas de Bertín son prolongaciones de la corteza renal que rodean las Pirámides de Malpigi y están formadas por vasos sanguíneos y conductos urinarios.

El cáliz renal trasporta la orina desde la pirámide renal de la corteza a la pelvis del riñón para su excreción a través de los uréteres.

La funcionalidad de los riñones

La unidad funcional y estructural del riñón es la Nefrona y son las estructuras encargadas de producir orina. En cada riñón hay aproximadamente 1.200.000 Nefronas. Las Nefronas están formadas por:

  • Corpúsculo Renal o de Malpigi: Formado por el glomérulo (lugar donde se produce la filtración originando la orina primitiva) y la Cápsula de Bowman que envuelve el glomérulo y también participa en la filtración.
  • Sistema Tubular: Compuesto por el Túbulo Contorneado Proximal, Asa de Henle, Túbulo Contorneado Distal y Túbulo Colector (en Cálices Renales). En los túbulos se produce la reabsorción y excreción de metabolitos y/o electrolitos y se concentra la orina primitiva.

Tipos de nefronas según la anatomía renal

Las Nefronas no se regeneran y se estima que a partir de los 40 años se pierden un 10% cada año. Existen dos tipos de Nefronas:

  • Corticales: Son aquellas que solo llegan a la médula externa. Reciben el 90% del flujo sanguíneo renal y suponen el 85% del total de nefronas.
  • Yuxtamedulares: Sus asas de Henle llegan hasta la médula interna y son las encargadas de concentrar la orina.

La irrigación del riñón supone el 20% del Gasto Cardíaco. El riñón recibe aproximadamente 1000 ml/min de sangre. La arteria renal surge de la aorta abdominal, y se divide justo antes de penetrar en el parénquima del riñón. La rama principal anterior se divide en cuatro arterias segmentadas, que irrigan el polo superior renal, los segmentos superior y medio de la cara anterior y el polo inferior completo.

La rama principal posterior irriga el resto del riñón. Estas arterias segmentarias son terminales y no existen anastomosis entre sus ramas, en consecuencia, la obstrucción de un vaso arterial da lugar a isquemia completa y a un infarto del tejido en su área de distribución.

En el seno renal, la división de las arterias segmentarias da lugar a las arterias interlobulares (en igual número que pirámides renales). Estas se extienden hacia la corteza a lo largo de las columnas de Bertín. A partir de estas surgen las arterias arciformes, de las que nacen los vasos que se encargan de irrigar la corteza y la médula, las arterias interlobulillares.

Anatomía del riñón

Las arteriolas aferentes que surgen de las ramas más pequeñas de las arterias interlobulillares, se dirigen hacia los glomérulos. La red capilar de cada glomérulo se conecta a la circulación capilar posglomerular a través de las arteriolas eferentes. Las venas superficiales drenan la región próxima a la superficie del riñón. Las venas interlobulillares, cercanas a las correspondientes arterias, drenan la corteza.

A medida que convergen se unen a ella vasos que proceden de los radios y venas medulares que regresan de la médula en forma de haces vasculares. A diferencia de lo que ocurre con el sistema arterial, que carece de vías colaterales, los vasos venosos se anastomosan a diferentes niveles. La convergencia de venas arciformes e interlobulares da lugar a la formación de numerosos troncos principales. Estos se unen para constituir la vena renal que finalmente desemboca en la vena cava inferior.

La regulación de la circulación renal depende de las variaciones de la resistencia causadas por la constricción o relajación del músculo liso vascular. La inervación del riñón surge sobre todo del plexo celíaco. Con una aportación adicional desde el nervio esplácnico mayor, el plexo intermesentérico y el plexo hipogástrico superior. Las fibras nerviosas simpáticas posganglionares normalmente siguen la misma distribución que los vasos arteriales a lo largo de la corteza y la banda externa de la médula externa.

Los vasos linfáticos intrarrenales se encuentran inmersos en el tejido conjuntivo laxo periarterial que rodea a las arterias renales y se distribuyen fundamentalmente por la corteza siguiendo las arterias interlobulillares y arciformes.

El profesional en el ámbito renal

Se destaca el hecho de que es necesario que el profesional que se dedica de lleno a esta área debe estar completamente capacitado para desempeñar de manera adecuada su labor. Para ello, es necesario que el mismo este en constante búsqueda del conocimiento, logrando así el punto de ser un especialista y experto en el área.

TECH Universidad Tecnológica es actualmente la universidad virtual más grande del mundo. Por esta razón y en representación de esta área profesional tan importante, creó la Facultad de Enfermería. Esto se debe a la constante demanda laboral en áreas específicas que existe para los profesionales capacitados. En esta facultad se pueden destacar programas educativos enfocados en la excelencia y los altos estándares educativos como es el claro ejemplo del Máster en Enfermería Escolar, enfocado en la salud y el bienestar el los centros educativos, o el Máster en Cuidados Paliativos para Enfermería dedicado enteramente al cuidado de aquellas personas que requieren de cuidados especiales debido a diversas situaciones.

En cualquier caso, existen muchas opciones de capacitación adecuada para estos profesionales. Con respecto a la temática revisada en el presente artículo, el Máster en Enfermería Nefrológica y Diálisis se enfoca precisamente en brindar herramientas más optimas de capacitación a los profesionales de la salud en esta área. A través de 10 módulos el profesional recibirá acompañamiento por expertos y dominará este tema por completo.

Artículos relacionados

1 /

Compartir