Anatomía de los órganos reproductores femeninos
La anatomía de los órganos reproductores femeninos es de vital importancia para la reproducción de manera adecuada.
facultad de enfermería · reproducción asistida para enfermería
jue. 13 de may. 2021
0

El estudio de la anatomía de los órganos reproductores femeninos es complejo debido a que está compuesto de varias estructuras. Desde el punto de vista de la reproducción asistida (RA) el interés está focalizado en los denominados genitales externos e internos, que se desglosarán más adelante, pero merece la pena mencionar también cuatro componentes esenciales relacionados con el aparato genital femenino: las mamas, la pelvis ósea, la vejiga y el perineo.

Mamas

Las glándulas mamarias son órganos únicos de los mamíferos y tienen la función específica de producir el sustento de las crías tras el alumbramiento, es decir, de sintetizar leche para alimentar a la progenie. Las glándulas mamarias son, desde un punto de vista histológico, glándulas sebáceas modificadas y están localizadas en la fascia superficial anterior de la pared torácica.

En una visión histológica más amplia la mama está compuesta por entre 12 y 20 lóbulos de tejido glandular secretor que desembocan en los conductos galactóforos que atraviesan la mama. Estos conductos desembocan en los ductos, que transportan la leche hasta el pezón. La composición de las mamas cambia a lo largo de la vida de la mujer, así como durante el ciclo menstrual, de manera que los cambios hormonales dan lugar a cambios en la estructura de la mama.

Por ejemplo, los estrógenos favorecen la proliferación de los ductos y la progesterona junto con la prolactina facilitan la alveogénesis y la diferenciación alveolar de los lóbulos para la producción de leche. De la misma manera, una mama joven está formada por más tejido glandular que va siendo reemplazado por grasa con la edad.

Pelvis ósea

Su importancia para la reproducción radica en que es el sostén y protección de los órganos sexuales femeninos internos. La pelvis se localiza en la parte inferior del tronco y está formada por dos huesos coxales, el sacro y el cóccix. Ambos se unen en la parte anterior para formar la sínfisis púbica y se articulan en la parte posterior con el sacro en la unión sacro-ilíaca. De forma general, la pelvis se divide en pelvis mayor (o pelvis falsa) y pelvis menor (o pelvis verdadera), ambas separadas por la línea terminalis. La denominada pelvis verdadera es la que contiene los órganos sexuales femeninos internos.

Vejiga urinaria

La vejiga urinaria es el órgano en el que se almacena la orina filtrada que proviene de los riñones y que es vehiculizada por los uréteres. Es un órgano único compuesto por tres capas musculares que forman el músculo detrusor. Se sitúa extraperitonealmente en la parte central de la pelvis y está en contacto con la sínfisis púbica, en la parte anterior de la pelvis verdadera. La parte superior de la vejiga está en contacto con el peritoneo y en la parte inferior se comunica con la uretra, acabando en el meato uretral localizado en la vulva.

Perineo

Es la porción de tronco localizada entre los muslos y las nalgas que se extiende desde el cóccix hasta el pubis. Tiene forma romboidal y puede dividirse en triángulo urogenital (el anterior) y el triángulo anogenital (el posterior). Esta estructura está formada por varios músculos, como el transverso superficial del perineo, bulbocavernoso y esfínter externo del ano.

Genitales femeninos externos

Los genitales femeninos se dividen en dos categorías dependiendo de su posición con respecto al cuerpo. Así, se distinguen los genitales femeninos externos y los genitales femeninos internos. Los genitales femeninos externos se caracterizan por localizarse externamente y se conocen habitualmente como vulva. La inervación de los genitales externos es a través del nervio pudendo y la irrigación se lleva a cabo por la arteria pudenda interna y sus ramas.

Vulva

La vulva es el conjunto de los genitales femeninos externos. Se localiza en la zona pélvica anterior entre las ramas isquipúbicas, en la zona perineal. Los músculos de la vulva son el perineal transverso superficial, el bulbocavernoso y el isquiocavernoso y se encuentran superficiales a la fascia del diafragma urogenital . La vulva está formada por: monte de venus, labios mayores, labios menores, vestíbulo de la vagina, clítoris y por los bulbos del vestíbulo.

Monte de Venus

El monte de venus es una prominencia adiposa que está situada en la sínfisis del pubis. Contiene folículos pilosos y en la pubertad aflora el vello por la acción de las hormonas con el propósito, entre otros, de proporcionar protección frente a infecciones.

Labios mayores

Son dos pliegues de piel longitudinales a la vagina que envuelven, en algunos casos, el resto de los componentes de la vulva. Van desde el monte de venus hasta su fusión en el cuerpo perineal. Los labios mayores están compuestos por tejido adiposo y contienen folículos pilosos y glándulas sebáceas y sudoríparas.

Labios menores

Dentro de los labios mayores se encuentran los labios menores, que son pliegues estrechos de piel que pueden tener un tamaño y anchura diferente en cada mujer. Los labios menores se fusionan en la parte superior en el frenillo del clítoris y en la parte inferior con los labios mayores y el cuerpo perineal. Al igual que los labios mayores los menores contienen glándulas sebáceas y sudoríparas, pero no poseen folículos pilosos.

Vestíbulo de la vagina

El vestíbulo se encuentra entre los labios menores. En la parte superior está limitado por el clítoris y en la parte inferior por el cuerpo del perineo. En el vestíbulo se localizan el orificio de entrada a la vagina y el meato urinario.

El meato urinario se encuentra a unos 2 cm del clítoris y a ambos lados desembocan las glándulas de Skene, que son glándulas parauretrales. En el vestíbulo vaginal también desembocan las glándulas de Bartholino (glándulas vestibulares mayores), las responsables de la lubricación en caso de excitación sexual.

Clítoris

El clítoris es una estructura multiplanar que se localiza debajo de los labios menores, del tejido adiposo y del tejido vascular. Tiene una estructura compleja y está formada por componentes externos (una punta no eréctil y el glande) y por componentes internos (el cuerpo, las cruras y los bulbos del vestíbulo). Se pliega hacia atrás como un boomerang y rodea parcialmente a la uretra. Los componentes internos están en contacto con las paredes vaginales laterales distales. El cuerpo del clítoris está unido a la sínfisis púbica por el ligamento suspensorio.

Bulbos del vestíbulo

Los bulbos del vestíbulo son un conjunto de venas en forma de masa alargada con capacidad eréctil que se localiza a ambos lados del orificio vaginal. Finaliza en la parte superior en el glande del clítoris, con el que está conectado, y en la parte inferior en la mitad del orificio vaginal.

La anatomía de los órganos reproductores femeninos en enfermería

Para el profesional en enfermería se hace vital y necesaria la especialización. Esto permite que el mismo pueda desarrollar acciones puntuales que aporten en gran parte a un área determinada. Por esta razón, muchos de los profesionales de este campo optan por la capacitación constante mediante diferentes opciones educativas.

En TECH Universidad Tecnológica se desarrollan especializaciones enfocadas en el éxito laboral. Por esta razón su Facultad de Enfermería oferta programas como el Máster en Enfermería Laboral y el Máster en Salud Mental para Enfermería. Sin embargo, para aquellos profesionales que busquen dedicar sus esfuerzos profesionales e intelectuales al ámbito reproductivo, no cabe duda que la mejor opción para él es el Máster en Enfermería en el Servicio de Reproducción Asistida.

Artículos relacionados

1 /

Compartir