El rol de la lengua materna en la educación bilingüe
El rol de la lengua materna en la educación bilingüe es crucial debido a que esta será la base para el aprendizaje de un nuevo idioma.
facultad de educación · enseñanza de idiomas
mié. 28 de jul. 2021
0

En la educación bilingüe intervienen diferentes factores que ejercen una poderosa influencia en la adquisición, desarrollo, consolidación, mantenimiento y empoderamiento de la segunda lengua, así como en el desarrollo, mantenimiento y empoderamiento de la lengua materna y, por ende, en el aprendizaje. El rol de la lengua materna en la educación bilingüe puede favorecer el aprendizaje, no solo de estas lenguas, sino de las distintas materias instrumentales, contenidos curriculares y del conocimiento y reconocimiento de ambas culturas.

No se debe perder de vista que también existen factores que dificultan todo este proceso. En concreto, el valor que recibe la lengua materna es uno de los factores que puede influir positiva o negativamente en la adquisición de una segunda lengua, sobre todo por las connotaciones que acompañan habitualmente al sentimiento provocado hacia aquello que para los niños y las niñas es sumamente importante, su familia. Como bien explica Cummins (2001), los movimientos sociales provocados por la globalización tienen importantes implicaciones en la educación.

Esta movilidad de la población, causada por muy diversos motivos, el caudal de personas que circulan de un país a otro, tiene consecuencias lingüísticas, “raciales”, religiosas y culturales en la escuela.

Esto ha generado que algunos grupos políticos promuevan políticas educativas abiertamente racistas en relación con los inmigrantes. Además de las comunidades culturalmente diversas, y que otros busquen la manera de “resolver el problema” de la diversidad y su integración en las escuelas y la sociedad. Preocupados porque la diversidad amenace la identidad de la sociedad de acogida, ven pocas consecuencias positivas para la sociedad de acogida. Promueven políticas educativas de asimilación de la sociedad dominante.

El aprendizaje de nuevos idiomas

La “asimilación” es parecida en muchos aspectos a la “exclusión”. Ambas se orientan a que desaparezca el problema: si no hay diversidad, no hay problema. Se disuade a los estudiantes de mantener sus lenguas maternas y si conservan su cultura y su lengua son vistos como menos capaces. El mensaje es: para ser aceptados por el profesorado y la sociedad, tienen que renunciar a cualquier lealtad a su lengua y cultura de origen.

Cuando los niños y las niñas se encuentran en la situación de tener que elegir entre lo que es importante para su familia; además de sus valores, sus costumbres, su lengua, siempre eligen aquello que les significa afectivamente. Por lo anterior, renunciar a ello deriva en unas consecuencias terribles tanto para el alumnado que se encuentra en esa situación, como para sus familias. La ley de educación (Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa (LOMCE) enuncia en los principios del Capítulo I:

  • La calidad de la educación para todo el alumnado, independientemente de sus condiciones y circunstancias.
  • La equidad, que garantice la igualdad de oportunidades para el pleno desarrollo de la personalidad a través de la educación, la inclusión educativa, la igualdad de derechos y oportunidades que ayuden a superar cualquier discriminación y la accesibilidad universal a la educación, y que actúe como elemento compensador de las desigualdades personales, culturales, económicas y sociales, con especial atención a las que se deriven de cualquier tipo de discapacidad.

Por ello, si deben renunciar a su identidad cultural, se están violando sus derechos. Si se hace, intencional o inadvertidamente, al destruir el lenguaje de los niños (L1) e inducir a la ruptura de su relación con los padres y abuelos. Se contradice la esencia misma de la educación.

La adquisición del lenguaje en un contexto bilingüe

La adquisición del lenguaje es un proceso natural, espontáneo, no planificado, sometido a estímulos, envuelto en exposición intensa y constante. Es una construcción social que permite adquirir las habilidades comunicativas en situaciones descontextualizadas tras haberse desarrollado previamente en situaciones contextualizadas. Para que se realice la adquisición es necesaria una exposición permanente a la lengua y modelos a imitar. La compresión lingüística es previa a la producción; la cultura y la lengua son inseparables y se retroalimentan.

Los factores socioeducativos y socioculturales influyen en el entorno lingüístico y en el proceso de aprendizaje. El aprendizaje de una lengua suele ser un proceso consciente en un entorno formal, en ocasiones académico con un enfoque planificado (Arregi, 2008). Las estrategias de enseñanza que se utilicen tienen que basarse en el marco que aporta tanto la adquisición como el aprendizaje de una lengua. Es decir, facilitar que se asimilen el entorno escolar para el aprendizaje de la L2 y el ambiente natural de adquisición de la L1. Esto en cuanto a que se dé una comunicación real en una situación comunicativa real:

  • Debe darse en situaciones contextualizadas.
  • Permitir exposición intensiva.
  • Debe generarse la necesidad de querer comunicarse.
  • El inicio del proceso debe estar apoyado por estrategias comunicativas no lingüísticas y ligadas al contexto.

La competencia lingüística se va desarrollando a partir del deseo de comunicar; por ello cuando un niño se niega a comunicarse en una de las lenguas dentro de un contexto bilingüe, los adultos deben seguir hablando. Es fundamental crear más oportunidades para usar la lengua, logrando así que aumente la necesidad y la motivación para usarla.

El rol de la lengua materna en la educación bilingüe: SAAL

Para el aprendizaje de una nueva lengua se siguen los patrones utilizados previamente. Los mismos que se usaron para el aprendizaje de la lengua materna, por ello, el Sistema de Apoyo de la Adquisición del Lenguaje (SAAL) permite usar la experiencia para acceder fácilmente a la segunda lengua (Blanco, 2007). El SAAL consta de cuatro etapas que deben superarse para ir de la comunicación prelingüística a la comunicación lingüística: destacar, sustituir, jugar y generalizar.

  • Destacar: “para el interlocutor adulto se hace factible realzar aquellos rasgos del mundo que para el niño ya son destacados y que tienen una forma gramatical básica o simple” (Bruner, 1990). El adulto, tras la observación del entorno comunicativo del alumnado, le ayuda realzando los aspectos de la realidad que giran en torno a él.
  • Sustituir: “estimulando y modelando sustitutos lexicográficos y fraseológicos para los recursos gesticulares y vocales necesarios para efectuar diversas funciones comunicativas” (Bruner, 1990). El adulto crea expresiones que suplen o reemplazan los gestos del alumnado y los suyos propios, para que surja el deseo de comunicación.
  • Jugar: “el formato de los juegos está particularmente formado por ‘hechos’ estipulados o constitutivos que son creados por el lenguaje y luego recreados en la demanda por medio del lenguaje” (Bruner, 1990). El juego como espacio lúdico es el momento ideal para aprender a usar el lenguaje.
  • Generalizar: “una vez que la madre y el niño entran en formatos rutinarios se ponen en juego varios procesos psicológicos y lingüísticos que se generalizan de un formato a otro” (Bruner, 1990). Los formatos poseen elementos en común que posibilitan crear reglas de comportamiento y actuación. El lenguaje se convierte en una forma de comunicarse, de compartir, de construir realidades.

La formación del educador profesional

TECH Universidad Tecnológica se centra en el profesional moderno, que busca siempre un valor agregado detrás de cada acción. Por ello, sus programas se han establecido como los más completos del mercado, ofertando educación con altos estándares de calidad. Tal es el caso de su Facultad de Educación, donde se pueden hallar especializaciones tales como el Máster en Tecnología Educativa y Competencias Digitales y el Máster en Neuroeducación y Educación Física. Sin embargo, para aquellos profesionales que buscan especializarse en el lenguaje y el aprendizaje de una segunda lengua, no cabe duda que su mejor elección será el Máster en Educación Bilingüe en Infantil y Primaria.

Artículos relacionados

1 /

Compartir