La importancia de la actitud del director como líder
La importancia de la actitud del director como líder es la base del accionar de esta figura profesional y de la percepción de sus seguidores.
facultad de educación · dirección general para educación
vie. 01 de oct. 2021
0

La actitud del director como líder resulta sumamente crucial para lograr que la gestión del centro educativo sea efectiva; es decir, para que la gerencia y la administración adecuada de recursos humanos y económicos, tiempo, ambiente e infraestructura logre el resultado esperado, que los estudiantes aprendan más y que ese aprendizaje les sirva para la vida.

Es por este motivo, por el que la dirección escolar debe estar comprometida con el logro de los objetivos del centro educativo, y con la generación de condiciones enfocadas en la mejora de los aprendizajes de los estudiantes. ¿Cuáles son las características de la dirección escolar efectiva? Para que la dirección escolar de un centro educativo sea efectiva, debe cumplir con las siguientes características:

  • Tener claridad de propósito: saber qué pretende alcanzar y adonde quiere llegar; por medio de un Proyecto Educativo y un Plan de objetivos curriculares del centro educativo.
  • Ser participativa: involucrar a docentes, padres de familia y estudiantes, tomando en cuenta sus potencialidades en la implementación, monitoreo, evaluación del Proyecto, y proporcionar espacios para lograr consensos que mejoren las condiciones para el aprendizaje.
  • Ser efectiva: la razón de ser de todo centro educativo es lograr que los estudiantes aprendan, las competencias que les permitan desenvolverse con mayores probabilidades de éxito en la vida.

Funciones del director

En los términos en los que se está hablando, el/la directora/a se convierte en gerente del centro educativo, y tiene como funciones principales planificar, organizar, dirigir, administrar, monitorear, evaluar y dar seguimiento, así como rendir cuentas a la comunidad educativa. Un/ una director/a-gerente efectiva/a será aquel/aquella que:

  • Lidera los procesos de elaboración o revisión de su proyecto educativo con la participación de los diferentes sectores de la comunidad educativa, pero además debe tomar decisiones sobre la planificación didáctica.
  • Promueve un clima de cooperación, impulsando un modelo de toma de decisiones de carácter consultivo y participativo.
  • Se interesa por mejorar continuamente la comunicación que genere un clima institucional que favorezca el aprendizaje de los estudiantes.
  • Delega, tanto las funciones como el poder con responsabilidad para tomar decisiones enfocadas en el logro de los objetivos institucionales, pedagógicas, así como vincular los intereses profesionales con los objetivos escolares.
  • Ejerce un liderazgo con propósito y centrado en la visión y misión de su centro educativo, el cual es reconocido por su comunidad educativa.
  • Busca mecanismos y estrategias para que los miembros de la comunidad educativa se comprometan con la evaluación y rendición de cuentas de los procesos pedagógicos y de gestión, de forma que los resultados obtenidos contribuyan a impulsar planes escolares encaminados a la mejora continua de los aprendizajes de los estudiantes.
  • Organiza a la comunidad educativa, así como el tiempo, la información, los recursos materiales y financieros en función de la mejora continua del aprendizaje de los estudiantes.

El concepto de liderazgo

Como ya se ha estudiado, gestionar es, en esencia, sacarle todo el partido posible a lo que ya se tiene o se puede disponer. Sin embargo, liderar es ir más lejos, es sustentar una dinámica más rica y creadora con la organización y con el grupo. Es implicar, crear colaboración, buscar la satisfacción de los miembros, innovar y mejorar continuamente. El liderazgo se conceptualiza como una función, una cualidad y una propiedad que reside en el grupo y que dinamiza la organización. En definitiva (Lorenzo Delgado, 1996) el liderazgo es:

  • Una función. Por eso se habla más de liderazgo que de líder.
  • Es estratégica para toda la organización: condiciona ritmos de trabajo, crea impulsos, orienta energías de todos hacia metas determinadas, construye una visión de la organización.
  • Es compartida, en el sentido de que se distribuye y se derrama por todas las líneas organizativas: equipo directivo, coordinadores, jefes de seminario, tutores…
  • Se ejerce colegiada y colaborativamente.
  • Se inserta en la cultura. Es uno más de los valores que constituyen la cultura de esa organización.
  • Reside en el grupo, pero en su ejercicio influyen factores y cualidades personales, como la exactitud en la percepción de papeles y situaciones, la formación personal, las expectativas generales, los valores que se encarnan…

El liderazgo, pues, se presenta hoy como una función de influencia que resulta de la confluencia dinámica de las siguientes variables:

  • El líder o líderes del grupo con sus características.
  • El grupo de seguidores y el tipo de relaciones que mantienen con el líder. En síntesis, se podría definir el liderazgo como la función de dinamización de un grupo o de una organización para generar su propio crecimiento en función de una misión o proyecto compartido.

El/la director/a como líder

Un/a director/a debe ser competente como líder, y a la vez tener un alto nivel de estudios y conocimientos pedagógicos, experiencia, y ser humano, con un desarrollo de la inteligencia emocional ¿Qué capacidades debería tener un/a director/a de una institución educativa para ser considerado líder?

  • Ser ejemplo, tener una moral, ética, digno de un maestro y ser reconocido por toda la comunidad educativa, inspirando respeto.
  • Ser capaz de mover o motivar a sus administrados, tener seguidores comprometidos voluntariamente y toman parte con la acción y ejecutan trabajos con un objetivo bueno y común.
  • Capacidad para contribuir en mejorar las relaciones interpersonales con una inteligencia emocional en la interacción director-Maestro-Estudiantes-Padres de Familia.
  • Capacidad de Mejorar el Clima Institucional.
  • Ser un buen estratega y tener un pensamiento divergente.
  • Propiciar una comunicación horizontal, fluida y asertiva.
  • Ser Creativo, innovador y visionario.
  • Capacidad de escucha y del trabajo en equipo, delegando funciones para un fin institucional.

Para Goleman y Boyatzis (2002) el liderazgo es una competencia del/la directora/a. Estos autores proponen su modelo de competencias, diversificándolas en tres tipos:

  • Competencias de conocimiento, dominio personal.
  • Las competencias de gestión de relaciones.
  • Competencias cognitivas.

Entre las propias de la gestión de relaciones figura el liderazgo como refleja la siguiente síntesis:

  • Empatía: Capacidad de escucha y comprensión de las preocupaciones, intereses y sentimientos de los otros.
  • Liderazgo inspirador: Capacidad para ejercer el papel de líder de un grupo o equipo y de generar ilusión y compromiso entre sus miembros.
  • Conocimiento organizacional: Capacidad para comprender y utilizar la dinámica existente en las organizaciones.
  • Gestión del conflicto: Capacidad para negociar y resolver desacuerdos.
  • Trabajo en equipo y colaboración: Ser capaces de trabajar con los demás en la consecución de una meta común.

Tipos de liderazgo educativo

El liderazgo existe siempre y cuando el resto lo aceptan como tal. La percepción de los demás al respecto es fundamental. Existen, prosigue diciendo, cuatro tipos básicos de liderazgo:

  • Perfil orientado a resultados y a objetivos. Con la finalidad de conseguir un mayor rendimiento de su organización. Suele conllevar, como ventaja, un rendimiento superior a otro líder, pero, si no está bien medido, puede acarrear riesgos, como la falta de ilusión de los trabajadores.
  • Perfil de realidad y análisis. En este caso, el líder tiene una gran competencia técnica y convence a todos mediante los resultados obtenidos.
  • Perfil de redes y opciones. Es un estilo de equipos, para que emerjan posibilidades y opciones.
  • Perfil innovador. Permite delegar trabajo y pensamiento crítico e innovador a grupos ya maduros, que saben trabajar en equipos y por objetivos.

El director educativo en su papel de líder

El director en las entidades educativas es una figura que debe infundir respeto y admiración, sin embargo, lograr esto en muchos casos puede ser complicado. Trabajar en la imagen propia y en las relaciones públicas es un proceso largo, que requiere de apoyo en muchos casos. Es por ello que los profesionales enfocados en esta campo buscan la especialización como su mejor elección.

TECH Universidad Tecnológica se ha posicionado como la mayor universidad virtual del mundo. Esto se debe a su gran portafolio educativo, enfocado en la alta calidad y la excelencia educativa. En el caso de su Facultad de Educación se pueden encontrar programas como el Máster en Educación Católica y el Máster en Neuroeducación y Educación Física. Cabe destacar que, para el profesional que busca dominar el campo de la dirección y la gestión, sin lugar a duda su decisión debería inclinarse por el Máster en Dirección y Gestión de Centros Educativos.

Artículos relacionados

1 /

Compartir