Evaluación del aprendizaje
La evaluación del aprendizaje hace parte base del proceso de aprendizaje, ya que es aquí donde es posible conocer el nivel de aprendizaje que tuvo el alumno.
facultad de educación · innovación
vie. 10 de sep. 2021
0

En el presente artículo se abordarán los aspectos relativos a la evaluación del desempeño y del aprendizaje del alumnado. En el aprendizaje intervienen procesos cognitivos, pero si bien se habla de aprendizaje se debe hacer de memoria, puesto que sin este último no es posible el aprendizaje. La memoria está estrechamente relacionada con el aprendizaje, de hecho, no existiría el uno sin el otro; así al memorizar “algo” se aprende ese “algo”, que con posterioridad se podrá recuperar. Igualmente cuando se “desaprende” algo, se olvida y con ello se pierde la huella de memoria.

Pero el aprendizaje no es simplemente una acumulación de huellas de memoria sin ninguna conexión entre sí a modo de libro en una biblioteca; al contrario, cada vez que se forma una huella de memoria a corto plazo esta se compara con huellas similares. Esto para comprobar si se trata de una “novedad” o no con respecto a dichas huellas.

De no proporcionar ninguna información novedosa, de forma automática se considera información irrelevante, y suele “perderse” cuando llega nueva información sensorial. Por ello, resulta fácil saber con certeza lo que se hizo hace un mes si se lleva siempre la misma rutina. Se podrá deducir sin miedo a equivocarse que se estaba en el sitio “de siempre”, haciendo lo “de siempre”; pero no será posible recordarlo porque no se llegó a formar una huella de memoria a largo plazo.

En cambio, si la información de la huella de memoria a corto plazo comparada con la información registrada previamente, supone algún tipo de aportación nueva o cambio sobre la que ya había, se realizará un aprendizaje. Esto modificando las huellas de memoria a largo plazo.

Evaluaciones directas

Pero estas modificaciones y nuevos aprendizajes no solo van a provenir de nueva información proveniente del exterior; puede ser fruto de un procesamiento cognitivo superior, por ejemplo, gracias al pensamiento, mediante la reflexión o la deducción con lo que genera nuevos aprendizajes. Aunque hay autores que equiparan el aprendizaje a las huellas de memoria a corto plazo e incluso sensoriales. Esto estimando que mientras está esa información activa existe la posibilidad de consolidarse, de no ser así, se trataría de aprendizajes “fugaces”. Estos que en unos minutos se olvidarán.

Hay que tener en cuenta que porque un alumno no sea capaz de “evocar” un determinado nombre, dato o fecha, no quiere decir que no lo sepa. Puede identificarlo correctamente de entre una lista de posibles nombres, datos o fechas. Uno de los factores fundamentales en la educación es el aprendizaje, y por lo tanto memorizar.

Aunque esto no se circunscriba a cifras, fechas y datos, sino que incluya también el aprendizaje de las habilidades motoras. El docente deberá realizar la evaluación adecuada de estos puntos. Esto para conocer si el nivel de desempeño del alumno se corresponde con el del resto de sus compañeros o existe algún retraso. Como cualquier otra capacidad, la memoria se puede desarrollar extendiendo sus posibilidades con el entrenamiento adecuado.

Teniendo en cuenta que los problemas más comunes entre los menores no son precisamente de memoria, sino con respecto a los sentidos, la percepción o la atención, incluso a problemas motivacionales, todos los cuales van a tener una incidencia directa negativa en las huellas de memoria. Por lo tanto va a dificultar la recuperación posterior.

Inconvenientes en el aprendizaje

En el caso de los problemas atencionales como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, el pequeño no va a poder tener una ejecución satisfactoria en cuanto a la memoria, debido a que es incapaz de mantener durante mucho tiempo la atención focalizada en aquello que el profesor trata de explicar y, por lo tanto, si no consolida la huella de memoria, luego no podrá recuperarla.

Al respecto se ha observado cómo adaptando el material para que este sea llamativo y atrayente, de forma que mantenga el mayor tiempo posible la atención del menor, a través de este medio se ha conseguido obtener niveles similares de aprendizaje, en comparación con el resto de los compañeros de clase.

Algo equivalente a lo que sucede con la motivación, ya sea que los alumnos tengan o no problemas como el trastorno negativista desafiante, cuando el material no es suficientemente “atractivo” o la forma de impartir la clase es monótona y hasta “aburrida”, estos rápidamente perderán el interés por aquello que escuchan y no atenderán lo suficiente para crear huellas de memoria, con lo que al final de la clase si se le pregunta a cualquiera de los alumnos sobre “¿De qué ha ido la clase?”, difícilmente van a saber contestar más que sobre generalidades de la asignatura.

En este caso la intervención no debería ser tanto sobre los propios alumnos sino sobre el profesor y la técnica de enseñanza empleada, puesto que se ha observado cómo cambiando los métodos tradicionales a otros más dinámicos, incluso introduciendo las nuevas tecnologías en clase, es suficiente para “despertar” el interés de los alumnos, aumentando su motivación por la asignatura y con ello el aprendizaje posterior.

Herramientas para el docente

Sobre la forma de trabajar la memoria en clase, esta se va ejercitando a medida que los alumnos deben de recordar algo aprendido el día o la semana anterior, siendo las preguntas del docente suficiente para determinar el nivel de aprendizaje. La evaluación del conocimiento puede ser con preguntas abiertas que facilitan el desarrollo de la memoria evocativa, o mediante preguntas tipo test de varias opciones, donde se potencia la memoria de reconocimiento.

Ambas son formas diferentes de recuperar las huellas de memoria, una con “claves” y otra sin ellas, que van a ayudar a acceder a la memoria y con ello exponer lo que realmente sabe el alumno. Son diversos los instrumentos con que cuenta el docente a la hora de realizar la evaluación del aprendizaje de los alumnos, ya sea a través de pruebas orales o escritas.

Evaluación verbal

Existen diversas modalidades en la evaluación verbal:

  • Exposición de un tema, ya sea previamente preparado o improvisado.
  • Debate, en donde se expresan conocimientos y opiniones, el cual puede ser individual o grupal.
  • Entrevista con el profesor, la cual puede ser estructurada con respuestas cerradas o semiestructurada, donde se le da más libertad de respuesta al alumno.
  • Objetivos, estos pueden ser explicados al inicio de clase y comprobados si han sido entendidos durante la misma.
  • Comentarios de textos, vídeos u otro material, donde el alumno pueda exponer lo que ha aprendido.

Evaluación escrita

Igualmente, con respecto a la evaluación escrita:

  • Pruebas de redacción o ensayo, donde el alumno tiene “libertad” para expresar mediante una redacción uno de los temas abordados.
  • Resolución de problemas, donde el alumno debe aplicar sus conocimientos para encontrar la solución a un problema presentado.
  • Identificar y categorizar ejemplos, donde se facilita el recuerdo de evocación o de reconocimiento, a la vez que se expone el nivel de aprendizaje del alumno.
  • Las pruebas objetivas, mediante preguntas, busca evaluar gran cantidad de los aspectos tratados, obteniendo una puntuación final numérica, que representa el nivel de conocimiento adquirido.
  • Preguntas breves y variadas sobre diversos temas, será respondido de forma breve.
  • Mapa conceptual, el cual permite organizar el conocimiento aprendido y estructurarlo.
  • Diario de clase, donde reflejar las anécdotas o hechos significativos acontecidos en el aula.
  • Análisis del cuaderno del alumno, empleado para la evaluación continua, donde se comprueba el trabajo realizado según los criterios establecidos.

La evaluación como factor básico

Dentro del campo educativo, el profesional debe conocer a cabalidad como efectuar un estudio y análisis del proceso de éxito de su estudio. Esto le permite conocer los puntos fuertes y las debilidades que puede tener al alumnado a su cargo. Por esta razón es de vital importancia que el mismo domine de forma adecuada estas herramientas, además, que conozca como aplicarlas de manera adecuada.

TECH Universidad Tecnológica se ha centrado en capacitar a los mejores profesionales en más de 20 países alrededor del mundo. Esto le ha permitido situarse como la mayor universidad virtual del mundo. Dentro de la misma es posible hallar una Facultad de Educación, donde se ofertan programas de alta demanda laboral como el Máster en Terapia Vocal y el Máster en la Formación del Profesor de Economía y Empresa en Educación Secundaria. Sin embargo, para aquellos profesionales que buscan dominar las nuevas tecnologías aplicadas en el terreno de la educación, su mejor elección será el Máster en Digital Teaching and Learning.

Artículos relacionados

1 /

Compartir