Definición de Paradigma
La definición de paradigma se ha modificado con el pasar de los años, ya que el sistema educativo evoluciona con el ser humano.
facultad de educación · educación infantil y primaria
lun. 18 de ene. 2021
0

No cabe ninguna duda de que la educación es el pilar fundamental sobre el que se construye una sociedad avanzada, culta, íntegra y moderna. Hablar de educación en altas capacidades está de moda, pero no debería ser una tendencia ni una costumbre. No es algo pasajero que dependa del color político, de la época histórica o de cualquier poder fáctico. Dar y recibir educación es, seguramente, la tarea más importante a la que se enfrenta el ser humano. En este artículo verá a fondo la definición de paradigma, además de en qué momento paradigmático se halla. Además de cuál es el camino o la tendencia actual, qué papel desempeñan los diferentes actores del cambio educativo y qué necesita una sociedad moderna que mira hacia el futuro.

El objetivo principal es entender el papel fundamental que juegan los alumnos más capaces. Esperando que no se conviertan en los frutos preciados del árbol de la humanidad, pero a la vez corriendo peligro dado que cuelgan de ramas frágiles y pueden romperse fácilmente. Cmo decía Carl G.Jung, discípulo de Freud, hace ya setenta años.

La definición de paradigma actualmente

La definición de paradigma educativo hace referencia a un ejemplo o modelo a seguir. Es un término introducido por el filósofo y científico Thomas Kuhn, en los años 70. Fue el quien dio significado al término al referirse a un conjunto de prácticas que configuran una disciplina científica en un período temporal concreto.

Los paradigmas en ciencia son cambiantes ya que varían las necesidades de la propia ciencia al aparecer nuevos descubrimientos o nuevos hallazgos científicos. Hernández Rojas G. estudia los paradigmas educativos desde diversos ángulos desde el punto de vista de la investigación. Se pueden ver como un conjunto de prescripciones consensuada por la comunidad científica con la finalidad de profundizar y contrastar temas con la realidad.

Un paradigma educativo es un marco pedagógico y científico de referencia para comprender, analizar y avanzar en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Abarcando los diferentes contextos e integrando a todos los agentes educativos. El paradigma educativo inclusivo por el que se apuesta, integra a todos los actores y los alumnos con altas capacidades que juegan un papel protagonista como agentes del cambio.

Desde esta perspectiva las altas capacidades son una oportunidad de aprendizajes para toda la comunidad educativa. Han de abordarse no únicamente desde la perspectiva de las necesidades educativas específicas, que acompañan a cada alumno. Deben adoptarse desde una visión integral dentro de la cual cualquier respuesta educativa ha de contemplar a todos los alumnos y su entorno.

Definición de paradigma tradicional vs. paradigma actual

En los paradigmas tradicionales la fundamentación es el método y el orden. Toda la atención se centra sobre el profesor, quien dirige y ordena el conocimiento y traza el itinerario para sus alumnos.

Los modelos tradicionales son directivos y se basan en las técnicas de la disciplina. Todo parece organizado y estructurado, con un método común para todos los alumnos, siendo el refuerzo y el castigo elementos vertebradores de la práctica educativa.

Ejemplo de esta tradición es el paradigma conductista que propone dos tipos de condicionamiento, el clásico o la asociación entre estímulo y respuesta. De manera que si se plantean los estímulos adecuados se ofrecerán las respuestas contingentes. Ello generará aprendizaje basándose las conductas en hechos observables (Watson, Thorndike y Pavlov), o el modelo operante o instrumental, más evolucionado y constituyéndose en una forma de aprendizaje asociativo que tiene que ver con el desarrollo de nuevas conductas en función de las consecuencias y no tanto en la relación directa entre estímulo y respuesta (Skinner).

Desde nuestra experiencia el conductismo funciona bien, si se aplica correctamente. El refuerzo aplicado de manera sistemática podrá modificar conductas y fomentar el aprendizaje. Además suele funcionar bien cuando se trata de hábitos, rutinas e implementación de conductas positivas frente a la extinción de las negativas. La aplicación del conductismo tiene sus ventajas desde el punto de vista psicoterapeútico y cuando se combina sistematicidad con coherencia los resultados suelen ser positivos.

Los alumnos con altas capacidades suelen beneficiarse de la aplicación de las técnicas básicas de la disciplina. Estos agradecen la predictibilidad, la rutina, el refuerzo y la coherencia, como cualquier otro niño. Quizás más aún dada su idiosincrasia, su sentido de la justicia, la hipersensibilidad y sobre-excitabilidad mostrada, entre otras características.

El paradigma tradicionalista

Sin embargo, a pesar de sus ventajas, el modelo conductista centrado en el alumno, no puede ni debe obviar procesos cognitivos, la actividad creadora y descubridora del alumno, es decir, su capacitación integral. Tradicionalmente, el enfoque basado en las calificaciones y en el rendimiento académico sigue vigente y se basa precisamente en estas premisas conductistas.

Ciertamente es un enfoque que estimula con base en recompensas y puede ser altamente estimulante y motivador, siendo la finalidad el condicionamiento con el objetivo de manipular conductas y genera competitividad, sin embargo el ser humano es más complejo y no funciona únicamente por estímulos y respuestas. El conductismo se ha basado en la práctica educativa en motivar al alumno con base en la recompensa, potenciando capacidades amnésicas, dependiendo de estímulos externos y usando el refuerzo tanto positivo como negativo con base a las calificaciones y con una relación docente-discente distante y basada en la mera instrucción.

Otro de los paradigmas tradicionales surge del enfoque cognitivista que comienza en los años setenta y que centra su interés en los procesos mentales o cognitivos superiores como son atención, percepción, memoria, razonamiento, lenguaje, etc., que configuran todos ellos lo que se conoce como inteligencia y que será el punto de partida de la corriente cognitiva.

El paradigma cognitivo

Este paradigma cognitivo es muy amplio y va desde Piaget y la psicología genética pasando por el aprendizaje significativo de Ausubel y el aprendizaje por descubrimiento de Bruner, la teoría de la Gestalt y hasta las teorías que aportan la dimensión social de lo cognitivo como la “zona de desarrollo próximo” de Vigotsky. El conocimiento sobre cómo se enseña y cómo se aprende es una herramienta invaluable para adelantar el desarrollo de capacidades cognitivas. Pero, no es suficiente si lo que se pretende es, potenciar el desarrollo humano integral.

La mente humana es compleja y debe situarse en el espacio y tiempo, ya que las estrategias cognitivas implementadas van a configurar anatómicamente el cerebro, pero si se tiene en cuenta la dimensión temporal, evidentemente, esta estructura es cambiante y por tanto se debe considerar la aplicación de lo aprendido en los diferentes contextos. Las principales aportaciones del paradigma cognitivo para la enseñanza son el uso de estrategias cognitivas que desarrollen la competencia aprender a aprender, el papel activo del alumno que pasa de ser una “tabla rasa” a protagonista de su aprendizaje, y el papel del docente que guiará dicho proceso aportando experiencias que faciliten dicho protagonismo del educando.

Paradigma aplicado

Desde el punto de vista educativo se puede encontrar que no siempre los sistemas tradicionales de transmisión del conocimiento son los ideales. Los educadores buscan nuevas maneras de enseñar, y así mismo las nuevas generaciones buscan nuevas maneras de aprender.

Es debido a esta evolución que el educador moderno debe capacitarse constantemente en tendencias y técnicas de aprendizaje innovadoras. TECH Universidad Tecnológica es la mayor universidad virtual del mundo y busca capacitar a sus profesionales de forma íntegra y completa, siempre usando las últimas tecnologías de aprendizaje. Por ello diseñó la Facultad de Educación, en donde es posible hallar especializaciones enfocadas en la excelencia, tales como la Maestría en Trastornos del Habla, Lenguaje y Comunicación y la Maestría en Cooperación Internacional para el Desarrollo de los Pueblos.

Para aquellos profesionales que deseen elegir otras áreas de acción, la Maestría en Altas Capacidades y Educación Inclusiva es la indicada para conocer acerca de estas diferencias en el aprendizaje, ideales para el educador de hoy.

Artículos relacionados

1 /

Compartir