Aprendizaje cooperativo
El aprendizaje cooperativo permite generar trabajo en equipo mediante la creación de grupos colaborativos donde todos los individuos trabajan por un bien común.
facultad de educación · educación universitaria
mar. 19 de oct. 2021
0

El aprendizaje cooperativo es un método de aprendizaje basado en el trabajo en equipo de los estudiantes. Incluye diversas y numerosas técnicas en las que los alumnos trabajan conjuntamente para lograr determinados objetivos comunes de los que son responsables todos los miembros del equipo. Antes de avanzar en la definición del concepto de aprendizaje cooperativo, puede ser interesante hacer mención también al aprendizaje colaborativo. Esto puesto que son muchos autores los que no hacen una clara diferencia entre estos conceptos y los utilizan como sinónimos.

No obstante, otros autores si emplean estos términos de forma diferente. Zañartu (2000), afirma que la diferencia básica es que el aprendizaje cooperativo necesita de mucha estructuración para la realización de la actividad. Lo anterior por parte del docente mientras que el aprendizaje colaborativo, necesita de mucha más autonomía del grupo y muy poca estructuración de la tarea por parte del profesor.

En palabras de Panitz (2001), en el aprendizaje colaborativo los alumnos son quienes diseñan su estructura de interacciones y mantienen el control sobre las diferentes decisiones que repercuten en su aprendizaje, mientras que, en el aprendizaje cooperativo, es el profesor quien diseña y mantiene casi por completo el control en la estructura de interacciones y de los resultados que se han de obtener.

Siguiendo a estos autores, la diferencia entre los dos tipos de aprendizaje es el grado de estructura de la tarea y de las interacciones entre los alumnos. Kagan (1994), sostiene que el aprendizaje cooperativo “se refiere a una serie de estrategias instruccionales que incluyen a la interacción cooperativa de estudiante a estudiante, sobre algún tema, como una parte integral del proceso de aprendizaje”.

Desarrollo histórico

Johnson & Johnson (1991), destacan que el aprendizaje cooperativo “es el uso instructivo de grupos pequeños para que los estudiantes trabajen juntos y aprovechen al máximo el aprendizaje propio y el que se produce en la interrelación”. Estos autores definen que cooperar significa trabajar juntos para lograr objetivos compartidos. También destacan que dentro de las actividades cooperativas los estudiantes buscan los resultados que son beneficiosos para ellos mismos y para los otros miembros del grupo.

En las dos definiciones presentadas los autores destacan la interacción que tiene lugar entre los estudiantes para el logro de los objetivos previstos. Johnson & Johnson (1991), destacan que el aprendizaje cooperativo “es el uso instructivo de grupos pequeños para que los estudiantes trabajen juntos y aprovechen al máximo el aprendizaje propio y el que se produce en la interrelación”.

Estos autores definen que cooperar significa trabajar juntos para lograr objetivos compartidos y también destacan que dentro de las actividades cooperativas los estudiantes buscan los resultados que son beneficiosos para ellos mismos y para los otros miembros del grupo. En las dos definiciones presentadas los autores destacan la interacción que tiene lugar entre los estudiantes para el logro de los objetivos previstos. Y, en una situación de aprendizaje cooperativo el grupo de alumnos tiene que trabajar conjuntamente. Esto debido a que se lograrán los objetivos si, y solo sí, cada miembro del equipo consigue los suyos.

El equipo necesita el conocimiento y el trabajo de todos los miembros. En esta situación de aprendizaje, se buscan los beneficios para el conjunto del grupo, que lo son, también, para sí mismos. La recompensa recibida por el alumno, en el aprendizaje cooperativo, es equivalente a los resultados obtenidos por el grupo.

Competencias del trabajo colaborativo

No sería adecuado, ni cierto, afirmar que siempre es más eficaz el aprendizaje cooperativo. Cualquiera de las situaciones de aprendizaje descritas anteriormente, puede resultar la más eficaz en un momento determinado. “La elección de cualquiera de estas situaciones debe depender de las habilidades y competencias que se pretenden fomentar con cada actividad de las que se proponen en clase” (Prieto, 2007).

La autora defiende que el uso de las tres situaciones de aprendizaje es necesario, ya que “los estudiantes han de aprender a trabajar de forma autónoma, a colaborar con otros y a competir”. Del mismo modo destaca que el aprendizaje cooperativo promueve una serie de valores y habilidades. Estos son muy distintos a los que fomentan los aprendizajes individual y competitivo. Afirma que “aprender cooperativamente representa una ocasión privilegiada para alcanzar objetivos de aprendizaje muy diversos, no solo referidos a los contenidos, sino también orientados al desarrollo de habilidades y destrezas interpersonales, con claros beneficios para el aprendizaje de los alumnos” (Prieto, 2007: 15).

Son, como puede apreciarse, diversas las competencias que los alumnos desarrollan cuando aplican métodos de aprendizaje basados en la cooperación. Apodaca (2006: 186) apunta las siguientes:

  • Búsqueda, selección, organización y valoración de la información.
  • Comprensión profunda de conceptos abstractos esenciales para la materia. • Adaptación y aplicación de conocimientos a situaciones reales.
  • Resolución creativa de problemas.
  • Resumir y sintetizar.
  • Expresión oral.
  • Habilidades interpersonales: desempeño de roles (liderazgo, organizador, etc.) y expresar acuerdos y desacuerdos, resolver conflictos, trabajar conjuntamente, mostrar respeto, etc.
  • Organización/gestión personal: planificación de los tiempos, distribución de tareas, etc.

Objetivos del aprendizaje cooperativo

  • Distribuir adecuadamente el éxito para proporcionarle el nivel motivacional necesario para activar el aprendizaje.
  • Superar la interacción discriminatoria proporcionando experiencias de similar estatus, es un requisito para superar los prejuicios.
  • Favorecer el establecimiento de relación de amistad, aceptación y cooperación, necesaria para superar prejuicios y desarrollar la tolerancia.
  • Favorecer una actitud más activa ante el aprendizaje.
  • Incrementar el sentido de la responsabilidad.
  • Desarrollar la capacidad de cooperación.
  • Desarrollo de las capacidades de comunicación.
  • Desarrollar las competencias intelectuales y profesionales.
  • Favorecer el proceso de crecimiento del alumno y del profesor.

Para conseguirlo, el profesorado tiene que esforzarse por desempeñar un rol: el de la persona que ayuda al alumnado a madurar; a expresarse, a comunicarse, a negociar significados, a tomar decisiones y a resolver problemas zafándose progresivamente de la excesiva dependencia de las figuras de autoridad empezando por la del propio docente.

Teoría de vygotsky

Lev Semionovich Vygotsky (1896-1934) es considerado el precursor del constructivismo social. A partir de él, se han desarrollado diversas concepciones sociales sobre el aprendizaje. Algunas de ellas amplían o modifican algunos de sus postulados, pero la esencia del enfoque constructivista social permanece. Lo fundamental del enfoque de Vygotsky consiste en considerar al individuo como el resultado del proceso histórico y social donde el lenguaje desempeña un papel esencial.

Para Vygotsky, el conocimiento es un proceso de interacción entre el sujeto y el medio, pero el medio entendido social y culturalmente, no solamente físico, como lo considera primordialmente Piaget. En Vygotsky, cinco conceptos son fundamentales: las funciones mentales, las habilidades psicológicas, la zona de desarrollo próximo, las herramientas psicológicas y la mediación. En este sentido, se explica cada uno de estos conceptos.

Para Vygotsky existen dos tipos de funciones mentales: las inferiores y las superiores. Las funciones mentales inferiores son aquellas con las que se nace, son las funciones naturales y están determinadas genéticamente. El comportamiento derivado de ellas es limitado; está condicionado por lo que se puede hacer. Las funciones mentales inferiores limitan en el comportamiento a una reacción o respuesta al ambiente, (Aquí puede verse una crítica adelantada al conductismo).

La conducta es impulsiva. Las funciones mentales superiores se adquieren y se desarrollan a través de la interacción social, puesto que el individuo se encuentra en una sociedad específica con una cultura concreta; están determinadas por la forma de ser de esa sociedad, son mediadas culturalmente. El comportamiento derivado de las funciones mentales superiores está abierto a mayores posibilidades.

El latín como base educativa

Dentro de los múltiples campos educativos existentes, el lenguaje siempre se ha posicionado como uno de los más importantes. Por esta razón, es de vital importancia que la enseñanza de este campo tenga un nivel alto de relevancia dentro de las aulas, y en la educación superior. Para desarrollar habilidades en esta área educativa, el profesional deberá ajustar su perfil mediante la capacitación constante.

TECH Universidad Tecnológica se ha centrado en la actualidad en el diseño y aplicación de programas de alta calidad enfocados a los profesionales. En el caso de su Facultad de Educación destacan programas como el Máster en Educación Bilingüe en Infantil y Primaria y el Máster en Flipped Classroom. Por otra parte, para aquellos profesionales que buscan dominar el campo de la enseñanza en la cultura, no cabe duda que su mejor elección será el Máster en enseñanza del latín y cultura clásica.

Artículos relacionados

1 /

Compartir