Los agentes de socialización
Los agentes de socialización hacen parte de los diferentes parámetros que afectan el comportamiento de trabajo grupal.
facultad de educación · educación infantil y primaria
mié. 17 de nov. 2021
0

Los agentes y procesos de socialización de las personas transcurren en multitud de ambientes y se generan mediante la interacción entre un gran número de sujetos de un grupo social. Como ya se ha dicho, el proceso de inmersión dentro de la sociedad resulta complejo y todo nuevo miembro de esta debe adquirir los conocimientos y pautas necesarias para no desestabilizar el correcto funcionamiento de la misma.

Pues bien, para que esas adquisiciones se lleven a cabo de manera precisa, la propia sociedad pone a su disposición una serie de agentes socializadores que, en mayor o menor medida, actúan moldeando a sus iguales según las características y peculiaridades de ese determinado grupo social. Se entiende un agente de socialización como aquella persona o institución encargada de que una determinada sociedad funcione de manera eficiente. No todos los agentes influyen de igual manera en la vida de los sujetos.

Para empezar, estos no participan en la formación de los nuevos miembros de la sociedad al mismo tiempo. Cierto es que puede darse el caso en que así sea, pero, como se verá a continuación, cada agente adquiere importancia dentro de una temporalidad concreta a lo largo de todo el proceso de socialización. En la medida en que la sociedad se va haciendo más compleja y diferenciada, el propio proceso socializador se vuelve enrevesado y necesita, paralelamente, cumplir las funciones de homogeneizar y diferenciar a los miembros de un determinado grupo, con el único objeto de que coexistan tanto la cohesión entre los mismos, como la adaptación de los sujetos en los diferentes subgrupos conformados dentro de esa sociedad.

La familia

El inicio natural del proceso de socialización comienza con el nacimiento del niño. El primer agente con el que este se topa es el grupo familiar. A lo largo de toda la historia del ser humano, la familia ha sido el principal agente socializador. En primer lugar, porque realiza las funciones de recibimiento y acogimiento del nuevo miembro social. Y, por otro lado, porque debe facilitar las bases del comportamiento del sujeto en sociedad.

Este primer agente viene delimitado dentro de la etapa que previamente se ha determinado como proceso de socialización primaria, y aunque con la entrada del niño en la socialización secundaria, el apego a la familia suele seguir latente, no es así esa sobre protección. Como unidad social básica la familia refleja el universo sociocultural del conjunto de la sociedad, recibiendo inevitablemente su influencia al mismo tiempo que influye en él.

El objetivo central de la familia, en relación con el proceso socializador es la socialización primaria y brinda el marco referencial y de control que permite que las otras instituciones sociales puedan ejercer su acción para el cumplimiento de las funciones que, a su vez, tienen asignadas. La familia socializa a sus miembros creando en ellos un sentimiento de pertenencia al grupo, ya que en ella el niño adquiere y asimila los valores, actitudes y patrones de comportamiento. Entre las diferentes dimensiones, la familia tiene diversos ámbitos de actuación:

  • Ámbito psicológico.
  • Ámbito sociocultural.
  • El ámbito educativo.
  • Ámbito emocional.
  • El ámbito moral.
  • Ámbito espiritual.

La educación

El segundo de los agentes sociales que inciden en el sujeto es la educación llevada a cabo desde la institución escolar. Como tal, se enmarca en el proceso de socialización secundaria y es el agente principal encargado de recibir al niño tras su permanencia inicial en el núcleo familiar. La relación ámbito educativo y proceso de socialización puede ser estudiado desde diferentes perspectivas:

  • Desde el punto de vista del docente: la figura del profesor es vista, dentro de la escuela, como la encargada de aportar y facilitar al alumno las herramientas necesarias para la adquisición de contenidos útiles y necesarios para la vida en sociedad.
  • Desde el punto de vista del alumno: el acceso del niño al sistema educativo se produce a la par que el proceso de socialización secundaria. El alumno tiende a no comprender la importancia de la escolarización, pues lo que al menor le divierte es el juego. Este no concibe la idea de formación como posicionamiento dentro de la sociedad. De cómo el educando perciba esa realidad, depende en gran medida el éxito a alcanzar en su futuro.
  • Desde el punto de vista de los contenidos: como ya se ha indicado, la escuela debiera mostrar una clara tendencia hacia la adquisición de contenidos académicos útiles para la vida, sin dejar de lado el aprendizaje de valores y actitudes. Dichos contenidos deben ser abordados dentro del contexto académico y familiar pues el trabajo multidisciplinar entre familia y escuela resulta fundamental. Lo anterior, para alcanzar el éxito en el proceso de socialización de un determinado sujeto.

La relación con iguales

Si hay algo importante en la vida de un sujeto, junto con la familia, es el grupo de iguales o su círculo de amistades. Como se sabe, el niño nace en un entorno cerrado y sobre protegido por su familia. Sin embargo, a medida que va creciendo, se toma conciencia de que existe un mundo paralelo al suyo que debe ser explorado. Y así es como se evoluciona desde seres ego centristas hacia la búsqueda relacional con el grupo de individuos más próximo a usted; esto en la persecución de una alianza común que lo lleve a alcanzar los objetivos como seres sociales.

En multitud de ocasiones, los amigos de un sujeto y su propia familia, como agentes socializadores, suelen entrar en conflicto. Esto debido a la gran influencia que ejercen, sobre una persona, en ambas esferas. Esto se produce porque inicialmente, el núcleo familiar es el elemento más importante de la vida de un niño. Con el paso del tiempo, el orden de importancia entre ambos agentes se ve modificado. Así, tendiendo el niño entonces a seguir a su grupo de amistades, desvinculándose de la familia y relevándola hacia un segundo plano.

Sin embargo, esta pugna entre ambas esferas no tiene por qué acarrear un desenlace negativo para ninguno de los dos. Evidentemente, siempre y cuando la gestión por parte de la familia en esta materia sea eficiente. Suele ocurrir que, durante el periodo que abarca la etapa adolescente, el menor admire a sus amigos por encima de todas las cosas. En realidad, hay que ser conocedores del hecho de que para que se produzca un desarrollo pleno hacia la socialización del individuo, se debe pasar por esta fase. Los progenitores deben ser conscientes, sin sentirse desplazados dentro del papel que les toca desarrollar.

La pedagogía como base educativa

En el campo de la educación se deben tener en cuenta incontables parámetros que hacen parte del proceso de transmisión del conocimiento. Esto permite que el mismo sea tan efectivo como se requiere, haciendo así una labor completa por parte del profesional. Sin embargo, lograr esto no siempre resulta sencillo, y es por esta razón que se hace crucial que el profesional tenga pleno conocimiento en este campo. Para ello, la especialización académica resulta una excelente opción para complementar su educación base.

TECH Universidad Tecnológica se ha posicionado actualmente como la mayor universidad virtual del mundo. Esto se ha logrado gracias a su novedosa metodología de estudios de caso, donde el profesional pone a prueba sus conocimientos de inmediato. Caso ejemplo de ello es su Facultad de Educación, donde se desarrollan programas como el Máster en la Formación del Profesor de Dibujo y Artes Plásticas en Educación Secundaria y el Máster en Docencia Universitaria. Por otra parte, para aquellos profesionales que buscan complementar su educación en el campo de la pedagogía en la música, no cabe duda que su mejor elección será el Máster en Didáctica y Pedagogía de la Enseñanza Musical.

Artículos relacionados

1 /

Compartir