La fuerza en el desarrollo de las habilidades
La fuerza en el desarrollo de las habilidades resulta una de las partes más importantes, ya que esta es la base del entrenamiento.
facultad de ciencias del deporte · entrenamiento de fuerza
mié. 16 de jun. 2021
0

Las habilidades con las que cuenta el ser humano resultan innumerables. A diario podemos ver la exigencia de las mismas tanto en nuestros propios cuerpos, como en los deportes de alta exigencia. Sin embargo la fuerza en el desarrollo de las habilidades juega un papel crucial, mayor aún de lo que se pensaría. Por esta razón se hace importante que el entrenador profesional tenga pleno conocimiento acerca de como este factor afecta el desarrollo del ser humano.

Las habilidades en desarrollo

Todos los deportes de pista y campo implican una serie de acciones (habilidades o skills) para que los atletas interactúen en el juego a fin de cumplir con el propósito del deporte. Tradicionalmente, la Educación Física menciona a estas habilidades como habilidades motrices básicas, que no son ni más ni menos que patrones de movimiento que se adquieren a lo largo de la evolución para interactuar en diferentes entornos. Se puede hacer una clasificación de estas habilidades motrices básicas como se ve a continuación:

  1. Habilidades manipulativas
  2. Las habilidades locomotivas
  3. Habilidades de estabilidad

Las habilidades manipulativas se caracterizan por la capacidad de imprimir fuerza a los objetos o personas para recibir y amortiguar la misma de los objetos y personas con quienes se interactúan. Las habilidades locomotivas son toda progresión de un punto a otro del entorno que utilice como medio único el movimiento corporal, total o parcial.

Estas habilidades se caracterizan porque en ellas se presenta el desplazamiento del cuerpo de un lugar a otro en el espacio y, en su desarrollo, se interrelacionan los diferentes elementos espaciales: direcciones, planos y ejes. Las habilidades de estabilidad, son habilidades motrices, en las que se trata de mantener una estabilidad del equilibrio estático y dinámico ante una situación o tarea motriz propuesta. El equilibrio se logra por medio de un adecuado ajuste postural que resuelva eficazmente el problema planteado. Su característica principal es el manejo y dominio del cuerpo en el espacio, pero no se realiza ninguna locomoción.

Leyes del movimiento

El británico Isaac Newton planteó tres leyes del movimiento que permiten entender la relación de la fuerza y el movimiento. En particular, lo primero que se debe entender es la relación de la fuerza con el desarrollo de las habilidades para posteriormente mencionar su importancia. La primera ley o ley de inercia menciona que cualquier cuerpo u objeto continuará en su estado de reposo o de movimiento uniforme, es decir, a velocidad y dirección constante, a no ser que actúe una fuerza externa en él.

A partir de esta ley se deduce que para poder mover o frenar un objeto, como bien pueden ser elementos deportivos: bate, raqueta, pelota, etc., o el cuerpo, es necesario aplicar fuerza. La segunda ley o ley de aceleración, menciona que cuando se aplica una fuerza externa a un cuerpo, se produce un cambio en el movimiento uniforme o en el estado de reposo. El cambio de movimiento, también llamado impulso, es proporcional a la fuerza que actúa sobre el objeto e inversamente proporcional a su masa y a la dirección en la que actúa dicha fuerza.

La cantidad de fuerza que se aplique y la dirección en la que se aplique determinarán hacia dónde será el movimiento y su velocidad. La tercera ley o ley de acción y reacción enuncia que para toda acción en movimiento hay una reacción igual y en sentido opuesto. Por lo tanto, teniendo en cuenta la dirección hacia la que se quiere realizar un movimiento, se debe aplicar fuerza en sentido opuesto.

Importancia de la fuerza en el desarrollo de los skills

Los skills específicos no son más que combinaciones de dos habilidades básicas con un propósito específico para el juego, por ejemplo, correr y lanzar la pelota en balonmano. Se podría definir a la fuerza como la capacidad del cuerpo para aplicar tensión contra una fuente externa de resistencia. Esa resistencia externa puede ser:

  • El suelo
  • Un oponente
  • La gravedad
  • El balón
  • Un elemento deportivo (raqueta de tenis, hierro de golf, bate, etc.)
  • El viento
  • El agua (en caso de los deportes acuáticos)
  • Una sobrecarga (barras, discos, mancuernas)

Durante una habilidad locomotiva, por ejemplo, correr, saltar, frenar la gravedad actúa sobre el cuerpo y tira de él hacia abajo. El sistema lucha contra estas y otras fuerzas aplicando fuerza contra el suelo para poder moverse. Depende de cuán bien lo haga (calidad técnica), cuánta fuerza le aplique (fuerza aplicada) y en cuánto tiempo lo haga (tasa de desarrollo de la fuerza), será el resultado de dicha habilidad.

La literatura científica muestra que existe una poderosa relación entre la fuerza muscular y las habilidades, como, por ejemplo, en los saltos verticales, horizontales, esprines y movimientos de agilidad. A partir de aquí, se entiende que la fuerza juega un rol fundamental en el movimiento y puntualmente en los skills.

Cualquier manifestación deportiva tiene sustentos en dichas habilidades; la eficiencia y performance con la que ellas se desarrollen dependen de la capacidad del atleta para aplicar y manifestar su fuerza.

Tasa de desarrollo de la fuerza

En el deporte, la capacidad de producir fuerza con rapidez es posiblemente un rasgo más deseable que la producción de fuerza maxima. Los movimientos deportivos ocurren en un marco temporal que no permite tiempo indefinido para aplicar la fuerza. Específicamente, muchas acciones deportivas requieren breves tiempos de aplicación de fuerza, menos de 200 ms, por esta razón, la tasa de desarrollo de la fuerza (RFD) por sus siglas en ingles de rate of force development (velocidad a la que se expresa la fuerza en un movimiento deportivo) es una medida muy útil de la capacidad explosiva del atleta.

Normalmente, los tiempos de contracción de 50-250 ms están asociados con Saltos, carreras de velocidad y movimientos de cambio de dirección. Con contracciones cortas, es poco probable que se puedan desarrollar fuerzas máximas, y se ha informado que puede tomar menos de 300 ms para generar fuerzas máximas.

¿Cómo se mejora la RFD?

Los estudios realizados al respecto indican que la mejor forma es atacando la curva F-V en sus diferentes partes, en donde se utilizarían cargas pesadas para aumentar el extremo de la curva, relacionado con la alta aplicación de fuerza de manera absoluta, y movimientos balísticos con cargas moderadas y livianas para aumentar la velocidad de aplicación de esta fuerza. Mientras más entrenado sea el sujeto necesitará una mayor cantidad de ejercicios balísticos o con cargas livianas para la mejora del RFD, mientras que, en sujetos desentrenados trabajando con cargas pesadas se mejoraría de manera significativa la curva.

Impulso

El tiempo en el que un atleta está aplicando fuerza contra el terreno se conoce como tiempo de contacto con el suelo. El producto del tiempo que se aplica la fuerza contra el suelo y la cantidad de fuerza aplicada se denomina impulso:

Impulso = tiempo de aplicación de la fuerza x cantidad de fuerza aplicada

Los cambios en el impulso causan cambios en la cantidad de movimiento del atleta y, por tanto, en su capacidad para acelerar o desacelerar un patrón motor.

Beneficios del entrenamiento de la fuerza orientado a los skills

El entrenamiento de esta cualidad física trae múltiples beneficios de cara a mejorar los skills. Cabe hacer una aclaración importante aquí, considerando que no cualquier entrenamiento de fuerza mejorará los skills y para ello se tienen que dar una serie de condiciones, las cuales son mencionadas por Yuri Verkhoshansky en el principio de correspondencia dinámica. Todo movimiento deportivo es específico y está dirigido a una meta. Por tanto, la fuerza desarrollada en la ejecución de cada movimiento es también específica y encaminada a un objetivo.

No hay que hablar de fuerza en general sino solo en el contexto de la tarea relevante. Para que un ejercicio o método responda a este principio, debe cumplir con los siguientes parámetros:

  • Amplitud y dirección del movimiento: relacionado con las características espaciales del movimiento respecto del sector anatómico adyacente.
  • Zona de acentuación de la producción de fuerza: relacionado con la modificación que sufre el esfuerzo muscular a lo largo de la ejecución de un movimiento dado según sus características, las que hacen que la fuerza máxima se manifieste en el instante más apropiado.

El especialista en el entrenamiento de fuerza

En TECH Universidad Tecnológica actualmente se desarrolla un amplio portafolio educativo enfocado en el éxito profesional. Dentro del mismo se pueden hallar programas con énfasis en la mayor demanda laboral del mercado actual, como son la Maestría en Entrenamiento Personal Terapéutico y la Maestría en Prevención y Readaptación de Lesiones Deportivas. Por otra parte, para el profesional que busca enfocarse en el entrenamiento exhaustivo, su mejor elección para complementar sus estudios será la Maestría en Entrenamiento y Programación de la Fuerza para el Rendimiento Deportivo.

Artículos relacionados

1 /

Compartir