El entorno deportivo
El entorno deportivo encierra los diferentes factores que influyen en la gestión de un equipo deportivo.
facultad de ciencias del deporte · dirección general para ciencias del deporte
mié. 14 de abr. 2021
0

El entorno deportivo desde el punto de vista administrativo nos ofrece un panorama mucho más amplio. Más que solo un organizador, el gestor deportivo debe conocer su campo de acción y a cada uno de los actores del mismo. Esta conexión con sus colaboradores le permitirá tener un mayor control sobre la gestión de cada paso y tarea del equipo. Pero detrás de ello hay un trasfondo mucho más amplio donde el profesional debe actuar en medida de la situación que se presente, y se le llama entorno deportivo.

Contexto del entorno deportivo

El sistema deportivo de un Estado se determina, en gran medida, por la forma en que se instrumenta por parte de los poderes públicos. Es indudable que el deporte es un mecanismo de bienestar social de los ciudadanos a nivel profesional, amateur y popular, siendo, por tanto, uno de los motivos por los que se incorpora en el sistema educativo.

Es por ello que cada Estado interviene, con mayor o menor intensidad, “desde limitarse a promocionar el asociacionismo deportivo privado, hasta crear y sostener complejas estructuras públicas al servicio de la práctica y la promoción del deporte” (Terol, 2013). Como se puede entrever, la intervención pública en la estructura del deporte en España es destacable por su alto grado de intensidad.

Solo hay que acudir a las competencias de las Comunidades Autónomas en esta materia y ver cómo se materializa, a nivel estatal, a través del Consejo Superior de Deportes, un organismo adscrito al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, pues es necesario comprender su estructura, ya que es uno de los pilares del entorno deportivo español.

Todo ello, así como el concepto de deporte “constitucionalizado” (que se tratará en la presente lección) acota el marco general del deporte en el ordenamiento jurídico español caracterizado, como se viene indicando, como un modelo intervencionista, contrario, por ejemplo, al modelo privatista suizo, donde, por cierto, se asientan la mayor parte de las federaciones deportivas internacionales.

¿Qué es el derecho deportivo?

No se puede negar la importancia del deporte en la sociedad contemporánea . Se manifiesta en la economía, en el ámbito de la comunicación, en la política, la educación, así como en la rutina de los ciudadanos. En la mayor parte de las situaciones está presente, de algún modo u otro, el derecho y no es descabellado pensar que el deporte es uno de ellos.

Las controversias que surjan en materia deportiva deben ser objeto de regulación y en eso se basa el mundo del derecho deportivo, en solucionar los conflictos deportivos. Sea en un contrato entre un deportista profesional y un club, bien la reclamación de una indemnización en materia laboral de un deportista profesional, los derechos de imagen de determinados deportistas, la cláusula de rescisión de un futbolista, la determinación de una sanción por el consumo de sustancias no permitidas en el deporte, entre otras situaciones regulables en derecho.

Todo esto hace que favorezca la aparición de una especialización jurídica y singular en el deporte. Cabe resaltar que el deporte y el derecho deportivo están, consecuentemente, en plena actualidad. Pero, como sostiene Palomar (2013), “el carácter interdisciplinar del Derecho Deportivo ha mermado la progresión y su explosión científica”. De esto se deduce que estudiar derecho deportivo es, sin duda, estudiar derecho en general. Todas las disciplinas jurídicas están relacionadas con el deporte, por lo que su estudio es de alguna manera, ilimitado.

Concepto de derecho deportivo

El conjunto de normas jurídicas de derecho público, privado y social que regulan la conducta del hombre con relación a la organización y práctica del deporte, así como los sujetos que se vinculan – estructura y organización – y que, además, dan origen y fijan el alcance y contenido de las relaciones jurídico-deportivas que surgen entre las personas en sociedad.

Martínez (s.f.)

De esta definición se extrae que es un derecho objetivo y subjetivo; con relaciones jurídicas bilaterales e, incluso, trilaterales; contiene derecho público y privado; es especial y dinámico; nacional e internacional; y, por último, es multidisciplinario (De la Iglesia, 2006) e interdisciplinario. Pero, ¿existe como disciplina jurídica autónoma? Cardenal (1996) afirmó que “el deporte, como la mayoría de las actividades humanas, da lugar a relaciones entre determinados sujetos; relaciones que en muchos casos son jurídicas”.

Lo destacable, como se ha adelantado en la cuestión anterior, es la presencia de derecho público y privado lo que hace que, en muchos casos, se enfrenten. Efectivamente, el deporte tiene una importancia creciente e influye en la realidad social de los ciudadanos, por lo que es necesaria la intervención pública a través de la administración del Estado. Sin embargo, no solo afecta a la realidad pública, sino que se completa con la intervención de agentes privados como pueden ser las federaciones deportivas españolas (Palomar, 2013).

El régimen jurídico del deporte se concretará, por tanto, en la existencia de ámbitos estrictamente privados, que se regirán por las normas de derecho privado y otros ámbitos, expresamente señalados en la Ley, que entran en la esfera jurídico-pública, y a los que habrá que aplicar las normas de derecho administrativo. Normas que tendrán ciertas especificidades por la realidad concreta de la que se trata el deporte.

Derecho deportivo como rama judicial

En conclusión, hay quien considera que sí “existe un Derecho deportivo como rama diferenciada dentro del Derecho y se aplica tanto a las relaciones jurídicas de los entes participantes en las competiciones como a las relaciones de dichos entes en la competición misma” (Cardenal, 1996).

Sin embargo, otros caracterizan el derecho del deporte negando su autonomía jurídica, puesto que no se identifica con ninguna rama preexistente, aunque se nutre de cada una de ellas, a pesar de haber creado en su aplicación principios propios (como puede ser el principio pro competitione, para salvaguardar la esencia del deporte: la competición, entre otros).

Antecedentes históricos del derecho deportivo

El deporte en el mundo antiguo

Los antecedentes del derecho deportivo y del deporte, en general, se encuentran en las sociedades del mundo antiguo. Donde el mismo era concebido con base en la idea de agón, de competición, de victoria individual; siendo esta una idea que se extendía a todos los órdenes de la vida “desde la hazaña guerrera, la victoria bélica, la más lograda creación artística, musical, poética o dramática. La educación de los jóvenes, las actividades sociales convivales, o las que transcurren en el ágora, en la arena política o en los tribunales”. Motivo por el cual los deportes de equipo quedaban relegados a mero entretenimiento de jóvenes (Martínez, 2016, p.11).

Como breve apunte de interés, las competiciones deportivas parece que se tienen en consideración desde el texto literario más antiguo. Esto es, la Ilíada de Homero, y, más en particular, aparecen en el libro 23, donde; Se narran los juegos que Aquiles organizó con ocasión de los funerales de su amigo Patroclo, donde los héroes griegos se habrían enfrentado en carreras de carro, pedestres, boxeo, lucha o levantamiento de pesas; apareciendo aquí otro de los elementos que caracterizó estas competiciones.

Al menos en su origen, su conexión con el culto religioso, si bien, este último elemento fue progresivamente desapareciendo, sobre todo en época romana, donde los ludi athletici pasaron a ser concebidos más con base en la idea de mero espectáculo (Martínez, 2016, 12).

Sea como fuere, no se necesita adentrarse tanto en el tiempo para poder llegar al pasado más cercano del sistema deportivo y entender, de una vez por todas, tanto los principios de la intervención pública del deporte en España como las estructuras presentes.

La capacitación del profesional en deporte

En la actualidad las diferentes carreras profesionales se hacen más exigentes, creando la necesidad de especialización en quien ejerce esta labor. Áreas como la gestión y administración, sea cual sea su aplicación, requieren de alta preparación. Sin embargo, un profesional del deporte puede especializarse en un ámbito como este, teniendo como ventaja sus conocimientos en el área.

TECH Universidad Tecnológica brinda la oportunidad a los profesionales de este campo de especializarse de manera óptima y rápida. En su Facultad de Ciencias del Deporte pueden hallarse diversas especializaciones tales como el Máster en Neuroeducación y Educación Física y el Máster en Nutrición Clínica en la Actividad Física y en el Deporte. Sin embargo, ninguna de ellas resulta tan cercana a la temática revisada en el presente artículo como el Máster en Gestión Deportiva. En tan solo un año y de la mano de expertos, el profesional dominará el área sin problema alguno.

Artículos relacionados

1 /

Compartir