Actividad física, ejercicio físico y salud
La actividad física, el ejercicio físico y la salud hacen parte de la forma más sana de vivir para el ser humano.
facultad de ciencias del deporte · entrenamiento personal
mié. 02 de jun. 2021
0

La actividad física, el ejercicio físico y la salud son bases para una buena y larga vida. A pesar de que son prácticas que no resultan complejas en la mayoría de los casos, se hace necesaria que el profesional regule de y vigile de cerca el desarrollo del mismo. Esto se debe a que no todos los organismos resultan iguales. Además que dependiendo de su estilo de vida antes de comenzar estas rutinas, debe aplicarse progresivamente.

Diferencias entre actividad física, ejercicio físico y condición física

¿Qué es la actividad física (AF)?

La AF se define como cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos, con el consiguiente consumo de energía. Ahora bien, dentro de este concepto no se incluye solamente actividades de índole deportiva. Se encuentran incluidas todas las actividades realizadas al trabajar, jugar y viajar, las tareas domésticas y también las actividades recreativas.

Sin embargo, esta definición solo contempla aquellas variables fisiológicas en cuanto al gasto de energía y variables biomecánicas. Las mismas que son asociadas al movimiento corporal, pero deja exentos elementos asociados a lo social y psicológico del sujeto. Es por esto que se adiciona que cualquier AF constituye también una conducta que se lleva a cabo en un contexto cultural específico.

Las danzas, los juegos, las actividades de la vida diaria (caminar, barrer, manualidades de la cocina, etc.), clases grupales aeróbicas, deportes, actividades a la naturaleza (rafting, trekking, escalada), prácticas orientales (tai chi, yoga, aikido) son consideradas AF realizadas por un sujeto y deben ser diferenciadas del concepto de EF.

¿Qué es el ejercicio físico (EF)?

El término AF no es sinónimo de EF. El EF es una subcategoría de AF, pero se diferencia de esta en el hecho que sea estructurada, repetitiva. Está sujeta a una planificación que tiene como objetivo primordial mejorar o mantener uno o más componentes de la condición física del sujeto.

De esta manera es fácil darse cuenta de que hay un abismo entre ambos términos. Ir a trotar libremente es un ejemplo de AF, pero ir a trotar 30 minutos en total con intervalos de 5 minutos al 80 por ciento de tu frecuencia cardiaca máxima e intervalos de 1 minuto al 60 por ciento de tu frecuencia cardíaca máxima y pausas de recuperación de 1 minuto pasivas durante tres días, es un ejemplo básico de EF. El EF se debe dosificar acorde al comportamiento de la carga interna del sujeto.

Se planifica a corto y largo plazo con objetivos propuestos y pruebas físicas y/o estructurales determinadas. Por sobre todas las cosas se debe ser individualizada en función de las características propias del alumno/paciente y el contexto de la enfermedad que está atravesando. Prácticamente todas las enfermedades tienen dos tipos de tratamientos, el farmacológico (prescrito únicamente por el médico) y el no farmacológico. En este útlimo, se incluye la fisioterapia, la rehabilitación, la nutrición, la psicología y obviamente el ejercicio físico terapéutico.

¿Qué se debe tener en claro acá? Que se va a trabajar con sujetos medicados, por lo cual hay que conocer qué efectos producen los medicamentos prescriptos por el personal médico. Esto con el objetivo de no provocar un perjuicio en la salud del alumno/paciente sino un beneficio. ¿Hay que estudiar farmacología entonces? No, pero sí conocer al menos los efectos de cada medicamento.

¿Qué es la condición física?

Es el bienestar fisiológico que le permite a un sujeto llevar adelante sin problema alguno las actividades de la vida diaria (AVD). Tener la condición física de base para poder ir al supermercado y traer las compras, poder ordenar la casa, cortar el pasto, desplazarse caminando a diferentes destinos razonablemente cercanos, poder subir escaleras y no morir en el intento.

Si puede hacer todo esto, es porque tiene una condición física buena de base. ¿Le parece poco? Dígale a un sujeto que padece alguna enfermedad pulmonar obstructiva crónica que haga todo esto. Verá cómo lo resuelve o pídale a un sujeto recién operado por una obstrucción aguda en una de sus arterias coronarias que lo ayude. Si no busqué algún sujeto con obesidad y verá si se agita o no después de hacer estas AVD.

Un punto importante es no comparar el trabajo físico que puede llevar adelante un sujeto sin enfermedades con uno que si las padece. Son dos mundos diferentes y cada enfermedad es un continente con sus propias particularidades. Acá no hay recetas de EF ni sesiones mágicas, pero sí debe haber mucho control diario sobre la carga interna y externa para que permitan dosificar correctamente las sesiones de EF, evaluaciones periódicas, comunicación con el equipo interdisciplinario y mucho (mucho) sentido común.

¿Cómo se relacionan entre ellas?

Ya explicados los conceptos de AF, EF y condición física queda ver de qué manera se relacionan entre ellos. Pues bien, cualquier tipo de AF podrá mejorar la condición física del alumno/paciente, pero durante un periodo corto de tiempo. La AF, por su característica en la falta de dosificación y control de las cargas de trabajo físico, es mucho más fructífero en cuanto al mantenimiento de la condición física, pero si lo que se desea es mejorarla progresivamente se deberá recurrir a la programación de un plan de EF.

Con base en esto, y lo que ha expresado en los párrafos anteriores, no se debe dejar a libre albedrío la dosificación del programa de EF considerando que solo por poner números de series, pausas y demás especificaciones que hacen a la planificación se obtendrá el objetivo propuesto. Si la dosificación del EF es acorde a las respuestas de los alumnos/pacientes y se respetan los tiempos de recuperación con una dieta acorde a sus requerimientos la condición física mejorará sin problemas.

Por último, un punto a destacar es que no se debe ver la práctica de la AF como algo menor o como algo que no influya sobre la salud de los sujetos, ¡nada más equivocado! La AF tiene un montón de beneficios en lo psicológico y social para los alumnos/pacientes como se ha mencionado en las clases anteriores. Lo ideal sería realizar una combinación de EF (dosificado) y AF (general o lúdica) en cada una de las clases, pero sin perder el objetivo de la planificación del ejercicio terapéutico.

AF y deporte en adultos en la república argentina

Entre el año 2009 y 2012 la Secretaria de Deporte de la Nación llevó a cabo un trabajo de Encuesta Nacional de AF y deporte (ENAFyD) en la población argentina. El objetivo de dicha encuesta fue identificar y describir el estado de situación de la AF y deportiva para disponer así de información nacional, regional y provincial calificada, con la cual optimizar la gestión de los diferentes programas y proyectos del Plan Nacional de Deporte Social que aseguren la inclusión y permanencia de todos los habitantes en actividades físicas y deportivas.

La investigación incluye una muestra efectiva de 34.732 personas mayores de 18 años, que viven en ciudades de más de 5.000 habitantes en todo el territorio nacional. Los resultados obtenidos muestran que un 50,6 por ciento de los adultos, mayores de 18 años, no ha realizado AF o deportiva en los últimos 30 días, siendo esta diferencia más marcada en los varones. Así, en los varones es marcada la caída en la práctica a medida que avanza la edad (68,8 por ciento a 41,2 por ciento). En las mujeres es menos significativa (45,8 por ciento a 40,7 por ciento).

Indagados por los motivos que los llevaban a practicar AF también se observaron diferencias entre cada género, mientras que para las mujeres la motivación principal para realizar un plan de EF es por razones de salud (45,8 por ciento) en los varones es principalmente por gusto o por diversión (55,3 por ciento) y tan solo un 29,4 por ciento de los encuestados considera el cuidado de la salud como motivador para realizar AF.

La especialización del profesional

En TECH Universidad Tecnológica se desarrolla un portafolio educativo enfocado en la excelencia del profesional. Por esto su Facultad de Ciencias del Deporte pone a disposición programas tales como la Maestría en Medicina Hiperbárica en la Actividad Física y en el Deporte y la Maestría en Nutrición Genómica y de Precisión. Sin embargo, para el profesional enfocado en el deporte y su estricta relación con la salud, no cabe duda que su mejor opción será la Maestría en Entrenamiento Personal Terapéutico.

Artículos relacionados

1 /

Compartir